POLÍTICA INDUSTRIAL

Morata apuesta por un polígono más reducido

Tras 20 años de un proyecto desmesurado para el municipio, un estudio independiente, sufragado por el Ayuntamiento, afirma la inviabilidad de construir un complejo industrial de 33 hectáreas que costaría 20 millones de euros

nueva_zona_industrial_Morata
nueva_zona_industrial_Morata
Morata apuesta por un polígono más reducido

El Ayuntamiento de Morata de Tajuña ha decidido poner fin, tras casi 20 años, al desmesurado proyecto para la construcción del polígono industrial de La Calera de Anselmo. En su lugar, el Equipo de Gobierno ha optado por reactivar el proyecto de la zona industrial de la M-302, que nunca llegó a desarrollarse, y que se adapta mejor a las características del municipio.

33 hectáreas, o lo que es lo mismo, 330.000 metros cuadrados de instalaciones industriales con una superficie equivalente a tres cuartas partes del casco urbano. Un proyecto, el Plan Parcial de la Calera de Anselmo, de unas dimensiones colosales, que empezó a tramitarse en 1998 y que, en los últimos años, se había estancado hasta que, en el Pleno municipal del pasado 1 de diciembre, se presentó el estudio que justifica su inviabilidad, como ya avisó la Dirección General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid en diferentes informes.

Recuperar la zona industrial

El objetivo ahora es desarrollar la zona industrial de la M-302 a la altura del cementerio, reflejada como tal en el Planteamiento Urbano del año 1992, que cuenta con 20.000 metros cuadrados y que no supondría un elevando gasto de urbanización y adecuación para su uso por encontrarse junto al casco urbano.

“No vamos a seguir gastando dinero y esfuerzos en un plan que no es viable y que no se ajusta a la realidad de Morata”, explica el concejal de Urbanismo, Diego Martín, quien incide en la idea de que sólo urbanizar la Calera de Anselmo, con accesos, depuradora, agua y saneamientos, supondría casi 20 millones de euros a las arcas municipales. Una inversión que sólo se recuperaría si se consiguiese vender la mayor parte del terreno, algo muy improbable a tenor del estudio de viabilidad encargado por el Consistorio a una empresa independiente. “Sería endeudar al municipio con un proyecto que no sabemos si va a funcionar porque, además, hay polígonos cercanos, como los de Arganda o Rivas, ya consolidados, más cerca de la A-3 y que tienen muchas naves vacías”, explica Martín.

Ahora, tras 24 años de olvido, el Ayuntamiento ya ha comenzado a trabajar en el desarrollo de la zona industrial de la M-302, que pretende aglutinar “de forma realista” a las pymes locales y en nuevos proyectos que se adapten a las características del terreno de La Calera de Anselmo.