NUEVO PROBLEMA PARA CARMENA

Una huelga indefinida planea sobre el Ayuntamiento de Madrid

Los trabajadores municipales encargados de la atención telefónica al ciudadano sopesan la opción de ejercer su derecho a huelga si el Ayuntamiento de Madrid no cede a sus reivindicaciones, entre las que se encuentra la subrogación obligatoria

Manifestación de los trabajadores, el pasado 17 marzo.
Manifestación de los trabajadores, el pasado 17 marzo.
Una huelga indefinida planea sobre el Ayuntamiento de Madrid

La dichosa subrogación obligatoria está cerca de suponer un nuevo quebradero de cabeza al Ayuntamiento de Madrid. El consistorio prometió a su llegada la inclusión de esta condición en los pliegos de condiciones para optar a las adjudicaciones de los servicios públicos, a través de una serie de cláusulas sociales, pero la Delegación de Gobierno impugnó esta medida y posteriormente el Tribunal Superior de Justicia procedió a anularla. Este problema ha supuesto que cerca de 60 auxiliares de información hayan sido despedidos en el último mes, aunque lo peor está por llegar. Ahora, son los trabajadores de Línea Madrid, encargados de la atención telefónica al ciudadano, los que planean ir a la huelga si el equipo de gobierno actual no cede a su reivindicaciones, entre las que se encuentra la subrogación obligatoria. 

Hace algunas semanas, los empleados se reunieron con  Pablo Soto, delegado del Área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, para plantearle sus preocupaciones laborales. Con este encuentro, los teleoperadores telefónicos municipales buscaban que el Ayuntamiento de Madrid garantizara la mejora en las condiciones en el próximo pliego. Actualmente, la gestión de este servicio está en manos de la empresa Ferrovial Servicios. Los empleados denuncian que sufren unas condiciones laborales precarias y que por este motivo afirman que necesitan que el consistorio se comprometa en cambiarlas, pero se quejan de que "sólo nos dan largas".

La situación todavía no es crítica, pero en abril de 2018, momento en el que termina la concesión a Ferrovial, supondrá un colapso de este servicio si nadie lo remedia. La mano de obra en el contrato de Línea Madrid es el elemento fundamental de la prestación del servicio y por lo tanto el consistorio debería de preservar esos puestos de trabajo para garantizar que el servicio pueda seguir prestándose en las mejores condiciones. Cerca del 80% de los empleados tienen un contrato indefinido con Ferrovial y cuando terminé la concesión municipal acumularán una antigüedad de seis años.

"Como es lógico, ningún trabajador en su sano juicio en caso de que otra empresa resulte adjudicataria del servicio va a darse de baja voluntaria en Ferrovial, perder años de antigüedad e irse a una nueva empresa con una mano delante y otra detrás por lo que la ausencia del mecanismo de subrogación implicaría que Línea Madrid se quede literalmente como un solar. Por lo tanto, el nuevo pliego de Línea Madrid no solo debe incluir la cláusula de subrogación sino también el número mínimo de trabajadores necesarios para la prestación del servicio", afirman desde CCOO.

Pero la subrogación, no es la única reivindicación de estos empleados municipales. También defienden que debido a la "complejidad" de su trabajo deberían estar considerados como gestores telefónicos dentro del convenio colectivo de los 'contact center'. Este cambio llevaría consigo un aumento en los emolumentos de los empleados. Actualmente, la media salarial de los trabajadores de Línea Madrid ronda los 700 euros. 

Además, desde los sindicatos también denuncian que el gobierno municipal planea de la mano con los sindicatos de la función pública desalojar a los trabajadores externalizados de las Oficinas de Atención al Ciudadano. "Esto además de suponer un grave problema laboral inaceptable para los que prestamos nuestros servicios en dichos centros, supondría una reducción en la calidad de la atención al ciudadano especialmente al no poder el Ayuntamiento seguir prestando las atenciones de idiomas con el personal funcionario por razones obvias", afirman fuentes de CCOO.

Ronda de reuniones

Ante la negativa negociadora del consistorio, los trabajadores han iniciado una ronda de reuniones con las diferentes formaciones políticas que conforman el Pleno de Madrid para exponerles su problema y buscar una solución. El primero en recibir a estos empleados fue Ahora Madrid, aunque ya conocían la postura de uno de sus integrantes, Pablo Soto, con el que ya habían mantenido una reunión semanas atrás. A pesar de ello, decidieron entrevistarse con la marca blanca de Podemos en la capital. 

"El gobierno de Ahora Madrid está puesto en manos de Carmen Román Riechmann, una alta funcionaria que ejerce de alcaldesa en la sombra. Carmen Román ha trabajado en gobiernos tan 'progresistas' como el de Aznar, ocupa un puesto técnico por lo que lógicamente nadie le ha votado. En los gobiernos normales la asesoría jurídica, de la que se encarga la Sra Román, está puesta a disposición de las políticas del equipo de gobierno y de los concejales. En el Ayuntamiento de Madrid no. La Asesoría Jurídica trabaja de manera totalmente independiente de tal modo que se dan paradojas tales como las acaecidas en los contratos de los auxiliares de información de los distritos, en los cuales algunos han salido con subrogación y otros sin ella por razones que nadie entiende demasiado bien", afirman algunos trabajadores afiliados a CCOO.

El grupo municipal del Partido Popular defiende la subrogación obligatoria de estos empleados y para ello argumenta que no procede tratar del mismo modo al contrato de Línea Madrid al ser servicios propios administrativos esenciales del Ayuntamiento de Madrid y el hecho de que la mano de obra no continúe supondría un colapso en la atención al ciudadano. 

Por su parte, el PSOE, socio de Ahora Madrid en el ayuntamiento, han prometido llevar el asunto de la subrogación obligada a debate en el Pleno de Madrid. Pero Carlos Sánchez Mato, responsable de las finanzas del consistorio madrileño, ha defendido en la sesión ordinaria celebrada el 28 de marzo que "sólo cumplen la ley", en relación a la problemática de la subrogación. Por último, el grupo municipal de Ciudadanos  lo único que ha expresado es su postura favorable a la cláusula de la subrogación, pero siempre que esta se ajuste a la legalidad vigente.