IGLESIAS, AL ACECHO

El dinero divide a Ahora Madrid y facilita la purga de Carmena

Podemos ha abierto un expediente disciplinario a siete ediles del Ayuntamiento de Madrid por retrasos en sus donaciones al partido, fractura a Ahora Madrid y facilita la limpia que Manuela Carmena pretende llevar a cabo en su próximo mandato

El equipo de Ahora Madrid, al completo.
El equipo de Ahora Madrid, al completo.
El dinero divide a Ahora Madrid y facilita la purga de Carmena

Al final, todo se resume en el dinero. O al menos esto es lo que se desprende de la relación quebrada de siete ediles del Ayuntamiento de Madrid y Podemos. La formación morada ha decidido abrir un expediente disciplinario a cada uno de estos concejales de Ahora Madrid por no hacer frente a la carta financiera, que no es ni más ni menos que la donación de parte de su sueldo al partido. El Comité de Garantías reclama las cuotas de Romy Arce, Monserrat Galcerán, Celia Mayer, Guillermo Zapata, Pablo Carmona, Pablo Soto y Javier Barbero.

Sorprende que en esta lista estén precisamente los ediles más polémicos del gobierno local y los que más problemas han creado a Manuela Carmena, alcaldesa de la ciudad. El expediente no ha sentado nada bien a ninguno de los afectados e incluso Zapata ha presentado su dimisión como miembros de Podemos, partido al que estaba inscrito desde las elecciones europeas del año 2014.

De los siete 'morosos' de la formación liderada por Pablo Iglesias hay un circunstancia que une a seis de ellos: su procedencia. Curiosamente, todos los ediles implicados, menos Pablo Soto, emanan de la plataforma 'Ganemos Madrid', la rama más radical de Ahora Madrid y la que más ha criticado al rumbo político de Podemos, tras la celebración de 'Vistalegre II'.

Además, en esta lista de 'señalados' también destaca la presencia de Montserrat Galcerán, más conocida como la 'concejala okupa'. La edil defensora del movimiento 'okupa' es una persona fría, distante, autoritaria y despótica, aseguran quienes trabajan con ella en la Junta de Distrito. Afirma que a Tetuán, el distrito que preside, no llega el glamour de la Castellana, aunque ella conduce un Lexus, un coche de lujo, según afirman sus propios vecinos. A tenor de esta lista de pertenencias es poco probable que el no pagar la carta financiera de Podemos se deba a una falta de liquidez, sino más bien a una ausencia de voluntad, por su parte.

El exconcejal de Cultura, Zapata, ha sido el primer en abandonar la formación morada, pero no se descarta que durante las próximas semanas se produzcan más deserciones, porque el enfado en las filas de Ahora Madrid es mayúsculo. Ante la acusación de moroso de Podemos, el edil del consistorio madrileño decidió defenderse en las redes sociales "Cumplo escrupulosamente con la carta financiera de Ahora Madrid desde el día 1 de su nacimiento hasta hoy. Los datos son públicos", escribió Zapata en su cuenta personal de Facebook. Estas declaraciones parecen confirmar lo que era un secreto a voces: Podemos quiere tomar las riendas de Ahora Madrid y los concejales más críticos y extremistas sólo rinden pleitesía a la formación ciudadana creada paras las elecciones municipales, Ahora Madrid.

Después de recibir la comunicación del Comité de Garantías Zapata anunció su baja de la formación 'morada': "Esta mañana me he dado de baja como inscrito en Podemos y por tanto ya no haré lo que había venido haciendo hasta ahora en Podemos desde un punto de vista orgánico: participar en consultas", plasmó también en su cuenta personal de Facebook.

El problema es las explicaciones de Zapata no se corresponden con la realidad, porque según reza la carta económica de Podemos en Madrid, a la que se supedita la de Ahora Madrid, el edil debía, además de limitar su sueldo a cuatro salarios mínimos, donar la diferencia entre ese montante y el resultante de sumar tres salarios mínimos. En definitiva, el concejal del consistorio de la capital desobedeció las normas de régimen interno en el que estaba inscrito, es decir, Podemos. Tras el revuelo formado en los medios de comunicación, Zapato quiso aclarar su relación con el partido liderado por Pablo Iglesias: "Cuando Podemos decide que aquellos cargos públicos que estén inscritos deben donar yo debo decidir alguna de estas dos cosas. Considerarme un cargo público de Podemos. No considerarme un cargo público de Podemos". 

Carrera electoral

Además, Zapata no sólo se quiso defender en la red de redes, sino que también decidió lanzar un comunicado oficial con otros tres concejales que también habían sido acusados de morosidad: Barbero, Mayer y Soto. En el escrito, los ediles recalcaron que gracias a sus donaciones Ahora Madrid había conseguido 74.000 euros, cumpliendo el Código Ético del partido, y no a la estrcutura orgánica de Podemos. "Esperamos una decisión del Comité de Garantías que permita nuestra participación, al igual que la de miles de personas, en los procesos participativos abiertos por Podemos", señalaron en el comunicado.

Al final, lo que parecía ser una serie de diferencias a la hora de interpretar el código ético de ambas formaciones se ha convertido en un motivo más de ruptura entre Podemos y los concejales más críticos de Ahora Madrid. Las elecciones municipales se encuentran a la vuelta de la esquina y los partidos ya comienzan a realizar los primeros movimientos. Pablo Iglesias afirmó recientemente que le gustaría que "Carmena continuase lo que ha empezado en la capital" y aunque la exjueza era reacia a repetir candidatura, ahora se encuentra más cómoda en el sillón de mando y no descarta ninguna posibilidad. Lo que está claro es que con o sin Carmena, Podemos se ha propuesto controlar el Ayuntamiento de Madrid y torpedear a sus concejales más críticos. 

Camisetas y banderas, modo de financiación

De todos modos, las donaciones de los cargos públicos inscritos a Podemos no es la única vía de financiación de la formación morada. El partido de Iglesias tiene otras cuatro opciones de recaudación: las colaboraciones periódicos (mínimo de cinco euros), microcréditos, una tienda oficial y proyectos basados en el 'crowfounding'. De todas estas posibilidades destaca la presencia de una tienda, como si de un club de fútbol se tratara. El 'merchandansing' de la formación es muy variado; 12 pares de cordones por nueve euros, banderas con un coste de cuatro euros, bolsos feministas de tela por ocho euros, camisetas con distintos estampados que oscilan entre los nueve y los once euros y sudaderas con el logo de Unidos Podemos por 22 euros.