LOS CONTROVERTIDOS USOS DE LOS ESPACIOS PÚBLICOS DE CARMENA

Independentismo, terroristas y ocupas en los recintos municipales de Madrid

La alcaldesa de Madrid ha cedido locales municipales a organizaciones terroristas y a distintas asociaciones vinculadas a Ahora Madrid. También ha permitido la celebración de actos para la celebración del Ramadán y mítines donde se cuestiona la unidad territorial de España

Manuela Carmena, alcaldesa de la Ciudad de Madrid.
Manuela Carmena, alcaldesa de la Ciudad de Madrid.
Independentismo, terroristas y ocupas en los recintos municipales de Madrid

Los espacios públicos de la capital madrileña se han convertido durante los últimos dos años y medio en un tema de discusión continuo entre el gobierno local, dirigido por Manuela Carmena, y la oposición. Visitas de exterroritas palestinos, actos a favor del secesionismo catalán, la celebración del Ramadán y cesiones a colectivos cercanos a Ahora Madrid son sólo algunos del los usos que ha realizado de estos espacios el Ayuntamiento de Madrid.  

Hasta el momento, Ahora Madrid no había tenido problemas en la cesión de locales o espacios municipales a ninguna empresa, asociación o colectivos, pero hace dos días la Justicia consiguió frenar una adjudicación denunciada por el grupo municipal del Partido Popular. El consistorio madrileño pretendía ceder un nave del 'Matadero' para un acto a favor de la autodeterminación de Cataluña, pero el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 3 de Madrid ha tumbado esta propuesta porque no cumple la función principal de los bienes municipales, que es servir a los intereses generales. 

Fue precisamente el desafío independentista catalán el último protagonista de los espacios públicos madrileños. El pasado 22 de mayo, el consistorio alquiló una sala del auditorio de la Caja Mágica al Centro Cultural Blanquerna para la organización de un acto en el que se realizó apología del independentismo. A esta celebración acudió el propio 'president' de la Genralitat, Carles Puigdemont, su vicepresidente, Oriol Junqueras, y el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva. Ya en aquel entonces la oposición intentó frenar el acto, pero al tratarse de un alquiler y no una cesión, poco pudo hacer. Por su parte, Carmena se mostró muy orgullosa de que la capital fuera el lugar elegido por Blanquerna, dependiente de la 'Generalitat, para la celebración del evento': "Me parece extraordinario y estupendo".

De todos modos, la utilización de espacios públicos para promover la secesión de Cataluña no ha sido la única temática que ha levantado ampollas entre los detractores del gobierno local. Rommy Arce, una de las concejales más polémicas del Ayuntamiento de Madrid, utilizó en febrero del año 2016 el Matadero para desarrollar unas jornadas políticas de izquierda "de alcance internacional", y con una rebaja de "amigos" en el arrendamiento: un 70% menos, según informó 'El País'. Al acto acudió lo más granado de la izquierda nacional e internacional: Ada Colau, Alberto Garzón o Yanis Varoufakis. Los mítines de la izquierda han estado muy presentes en la utilización del espacio público madrileño desde la llegada de Ahora Madrid al poder. De hecho, el Ayuntamiento reservó cerca de 45 hectáreas del Parque Tierno Galván en exclusiva para un acto de Podemos el 24 de mayo de 2016. 

Ramadán sí, Semana Santa no

La religión es otro de los temas que ha generado discusión en la utilización de los espacios públicos. El Ramadán ha adquirido una gran relevancia en la capital desde que Carmena tomó la alcaldía en mayo de 2015. De hecho, la celebración musulmana recibe la misma subvención que la Semana Santa, a pesar de que la población cristiana de la capital es mucho más representativa y numerosa. Este mismo año, el consistorio madrileño permitió que se celebrasen actos relacionados con el Ramadán en las vías públicas de Madrid. Esta decisión no fue bien recibida por otras formaciones políticas municipales como el Partido Popular, porque no entendían estos actos cuando Ahora Madrid siempre había defendido la separación entre la Iglesia y Estado.

Las recepciones de ciertas personalidades del mundo de la política en edificios públicos también han sido motivo de debate. A comienzos de 2017, Mauricio Valiente, teniente alcalde del Ayuntamiento de Madrid, recibió a Musha’ab Bashir, terrorista palestino del FPLP. Sólo unos meses después, otros miembros del Frente Popular por la Liberación de Palestina, catalogado como organización terrorista por la Unión Europea o Estados Unidos, intervinieron en la presentación del libro ‘Existir es resistir’, organizada por Ahora Madrid en el Salón de actos de Grupos Políticos Municipales del Ayuntamiento de Madrid.

Por último, la oposición también denuncia el uso abusivo de los locales municipales por parte de asociaciones cercanas a la marca blanca de Podemos en la capital española. Dentro de todas estas cesiones destaca una, la más grande y significativa, el mercado de Legazpi de 1.079 metros cuadrados. En el mes de febrero de este mismo año, el consistorio madrileño entregó las llaves de este espacio a EVA (Espacio Vecinal Arganzuela), un conglomerado de cuatro asociaciones vecinales y el colectivo 'okupa', 'La Traba'. Además, en otras zonas de la capital como Chamberí, Puente de Vallecas y San Blas el Ayuntamiento de Madrid ha realizado varias cesiones a asociaciones vecinales de reciente creación y con un pobre historial de actuaciones.