GASTRONOMÍA

Comer es más que alimentarse

La comida es algo que nos permite disfrutar. Una fuente de energía única que nos convierte en máquinas perfectas. Pocas necesidades son tan placenteras

Comer es más que alimentarse.
Comer es más que alimentarse.
Comer es más que alimentarse

Tanto los animales como los seres humanos tenemos una serie de necesidades básicas. Descansar, por ejemplo, es fundamental si queremos mantenernos vivos. Al igual que comer, puesto que los alimentos son los que nos proporcionan nutrientes con los que el organismo puede seguir funcionando. Sin embargo, solo los humanos somos capaces de disfrutar conscientemente de la comida, algo que nos diferencia del resto de habitantes del planeta. Y es que comer es mucho más que cubrir una necesidad. O al menos, debería serlo.

Nutrientes esenciales con sabores exquisitos

Es curioso el hecho de que podríamos hacer preparados nutritivos y seguir aportando a nuestro cuerpo lo necesario para subsistir. Sin embargo, esto eliminaría una de las piezas clave que tiene toda buena comida: los sabores y matices de cada elaboración.

Pongamos como ejemplo los alimentos con calcio. Sin este mineral, tanto nuestros huesos como los órganos y fluidos internos tendrían los días contados. Y es cierto que podríamos cubrir nuestras necesidades tan solo tomando leche o productos lácteos, de los que se puede disfrutar mucho. Aunque también se obtiene calcio de otros muchos alimentos, como los pescados, las verduras y los cereales. El resultado es un abanico de ingredientes con los que se pueden elaborar deliciosos platos y que nos aportan este y otros nutritivos componentes.

Disfrutar de la comida cuando no hay mucho tiempo

Uno de los grandes problemas del siglo XXI es la falta de tiempo. El mundo occidental nos tiene sumidos en una vorágine que hace que nos falten horas en el día. Horas que le robamos a dos cosas fundamentalmente: el sueño y la alimentación. En el segundo caso, terminamos recurriendo a comidas preparadas o precocinados, que llenan el estómago pero no son tan placenteros como sentarse a comer platos bien elaborados, sobre todo con productos frescos y de temporada.

La tecnología viene en nuestra ayuda hoy, y podemos aprovechar sus ventajas para cocinar en casa sin sentir que perdemos el tiempo. Con un procesador de alimentos y algo de imaginación, puedes comer bien y beneficiarte mucho más a la hora de comer.

El placer de conocer nuevas gastronomías

Otra de las deliciosas ventajas que tenemos como seres humanos es que alrededor del mundo cada pueblo ha desarrollado su propia gastronomía. Esto da como resultado un universo culinario de lo más interesante, que hace que comer no sea una aburrida costumbre. Desde los beneficios de la dieta mediterránea hasta los matices de la cocina oriental pasando por la comida típica de Alemania, las posibilidades que se nos presentan son infinitas. Algunos ingredientes puede que choquen a nivel cultural, pero rompiendo barreras mentales se pueden encontrar sabores sorprendentes.

Beber también forma parte de la experiencia

Si es importante comer y disfrutar de la comida, no lo es menos beber. Nuestro cuerpo tendría suficiente con tomar solamente agua, pero también es mucho más placentero disfrutar de otras bebidas, como una copa de vino que combine con los platos que estamos degustando. Hay quien incluso tiene su propia vinoteca, donde colecciona y conserva distintas botellas para según qué momentos. Vinotecas como las que se pueden encontrar en www.caveduke.com.

Comer es para el ser humano más que atender una necesidad, como has podido notar. Hay quien dice incluso que si no se sabe disfrutar de la comida, tampoco lo puede hacer de la vida. Y no deja de haber razón en estas palabras, porque se puede estar vivo sin disfrutar, pero vivir en el pleno sentido de la palabra no es posible. Y la comida nos ayuda a lograrlo.