FUERTE DISCUSIÓN

Diego Costa casi se pega con Conte en el vestuario

El español, harto de las quejas de su entrenador desde la banda, pidió el cambio en el césped y después en el vestuario le recriminó al italiano sus gestos de desaprobación

Diego Costa.
Diego Costa.

En su último partido de Liga, el Chelsea redujo la presión tras sentenciar el duelo frente al Leicester. Un comportamiento que no gusto nada a Antonio Conte, que centró sus críticas en Diego Costa. El español, que llegó a pedir la sustitución tras los gestos de su técnico, se encaró en el vestuario con el italiano. Algunos jugadores tuvieron que intervenir para evitar que la discusión pasara a mayores. Cada vez es más tensa la relación entre ambos, aunque el gran momento del ariete les obliga a entenderse.

El inicio de campaña de Diego Costa deja pocas dudas. En nueve partidos (ocho en la competición doméstica y uno en la Copa) ha contribuido a nueve goles, con siete tantos y dos asistencias. Números que le colocan como el ‘pichichi’ de la Premier, y que permiten al Chelsea ocupar la quinta plaza, a sólo tres puntos del Manchester City. El delantero se ha convertido sin duda en una pieza clave en el esquema de Antonio Conte.

Sin embargo, el técnico italiano no quiere lidiar con el fuerte carácter del futbolista español. En el último duelo ante el Leicester, el ariete dejó de presionar con el partido más que sentenciado. El entrenador ‘blue’ le recriminó esa actitud desde la banda y Costa reaccionó con gestos al banquillo, en los que solicitaba una sustitución tras observar las quejas de su mister.

El italiano no cedió a las peticiones del jugador, y la disputa se prolongó hasta el vestuario. Ahí Costa le dijo que no le volviera a señalar en público y que no le sacara si no le gustaba su manera de jugar, según informan medios ingleses. El tono de la discusión se elevó tanto, que fue necesaria la intervención de algunos jugadores para frenar lo que pudo haber derivado en una pelea.

El jugador, que siempre ha mostrado su garra sobre el césped, no comprende que Conte fijara en él la mirada. Lo cierto es que no es el primer enfrentamiento entre ambos, y visto el carácter que tienen, difícilmente será el último. De momento, el italiano está obligado a entenderse con el español, dado que éste es su único delantero centro de garantías, y el pupilo que mejor ha arrancado la temporada.