ROSTOV 0-1 ATLÉTICO DE MADRID

Carrasco acaba con la frustración del Atlético

El conjunto de Simeone dominó el envite, pero no abrió la lata hasta el minuto 62. El belga, que sigue de dulce, fue el encargado de derrumbar el muro ruso y mantener líder a los rojiblancos

Carrasco en el duelo ante el Rostov. | UEFA
Carrasco en el duelo ante el Rostov. | UEFA

Ni el frío ruso ha podido frenar al Atlético de Madrid. El conjunto de Simeone se mantiene al frente del Grupo, con nueve puntos tras tres jornadas. Este miércoles, pese a que esperaba la 'cenicienta', le tocó trabajar duro a los rojiblancos. Ante el escaso acierto de cara al gol, creció la impotencia y la frustración en el equipo visitante. O así fue hasta que Carrasco, en el minuto 62, consiguió decantar la balanza a favor de los suyos. 

Dominio rojiblanco

Tras refrendar el pasado sábado el momento idílico que atraviesa, el Atlético de Madrid regresó a la Champions, su competición más ansiada, con el último duelo frente al Bayern en el recuerdo. Este miércoles el rival era más tenue, pero las condiciones eran más complicadas. Un estadio más pequeño de lo habitual en Europa, y un frío propio de la lejana ciudad de Rostov. Los rojiblancos partían como claros favoritos, y pronto rubricaron esa condición.

Carrasco, eufórico tras el primer hat-trick de su carrera ante el Granada, fue el mejor en el comienzo. De un buen lanzamiento suyo nació la primera gran ocasión. Correa fue lanzado a por el rechace, pero cruzó en exceso su disparo cuando apenas habían transcurrido dos minutos de juego. Tras unos primeros minutos de imprecisión en la medular, el conjunto de Simeone se adueño del balón.

Las llegadas se sucedían, y Torres cerca anduvo de generar el primer tanto. Un buen balón de Griezmann al espacio lo aprovechó Torres, novedad en el once, para internarse en el área. El ariete encaró a Navas, y el central lo derribó después de tocar el esférico. El colegiado no vio nada punible, y el Atlético prosiguió en sus ataques para tomar ventaja cuanto antes. Carrasco, tras una buena asistencia del francés, rozó de nuevo el primer tanto del envite.

La realidad es que los rojiblancos parecían haber gastado todas sus balas en el último duelo de Liga. Alcanzada la media hora, Correa desperdició una oportunidad inmejorable tras una buena combinación en zona de tres cuartos de campo que acabó con un buen centro de Filipe Luis al argentino. Instantes después era Torres el que obligaba a Dzhanaev a intervenir.  

La frustración, la impotencia, se acrecentó en los visitantes, que en el último cuarto de hora apenas pisaron área rival. El Rostov, que apenas había disparado una vez por medio de Azmoun, comenzó a sentirse más cómodo. Ganó metros y respiró aliviado el conjunto ruso, que consiguió mantener las tablas hasta el descanso.

Carrasco rompe la muralla

Tras dos triunfos complicados, Simeone no quería ceder ante la ‘cenicienta’. Por ello, tras vislumbrar como en la reanudación su equipo apenas generaba peligro, optó por incluir a Gameiro. El sacrificado fue Correa, pese a que Carrasco tampoco había estado muy afortunado en sus acciones individuales. Sin embargo, el ‘cholo’ era consciente  del estado de gracia del belga, y le mantuvo en el campo. El extremo tardó poco en darle la razón.

Poco después de que Torres rozara el tanto con un buen cabezazo, Carrasco logró desequilibrar el marcador. Juanfran se incorporó al ataque, como casi siempre, y metió un buen balón al área. El delantero de Fuenlabrada no llegó a rematar al primer palo, pero en el segundo apareció el belga, que empujo el balón a la red para anotar el tan costoso primer tanto. 

Un final sin sufrimiento

Restaba media hora por delante, aunque entre los jugadores de Simeone primaba la idea de buscar un segundo tanto que dejara sentenciado el choque. Griezmann voló tras un buen centro de Carrasco, pero por segundo duelo consecutivo tuvo que irse de vacío. No llegó ese segundo tanto, pero el Atlético sostuvo el esférico y evitó cualquier tipo de susto del Rostov en el tramo final.

Lo más sorprendente esa última fase del encuentro fue lo tarde que movió el banquillo Simeone. Pese a presentar el mismo once que el sábado ante el Granada, y sabiendo que visitarán el Sánchez Pizjuán el próximo fin de semana, el argentino dio entrada a Saúl y Thiago en los últimos cinco minutos. Sea como fuere, el Atlético se mantiene al frente del Grupo con nueve puntos tras tres partidos.