LICENCIA PARA ILUSIONARSE

El Betis se ha ganado el derecho a soñar en grande

Tras unas temporadas marcadas por la inestabilidad, el equipo del Benito Villamarín ha recuperado la sonrisa y la ilusión de la mano de Quique Setién, el artífice del gran estado de sus pupilos. El conjunto verdiblanco vuelve a rugir y espera finalizar la temporada con grandes registros

El gran arranque liguero del Betis abre las puertas al optimismo y a la ilusión.
El gran arranque liguero del Betis abre las puertas al optimismo y a la ilusión.
El Betis se ha ganado el derecho a soñar en grande

La parroquia verdiblanca de Heliópolis se encuentra en un estado de plena felicidad y armonía. No es para menos. Después de muchos años en los que la afición del Betis ha visto a su equipo tambalearse por los terrenos de juego debido a la inestabilidad deportiva e irregularidad, por fin ha conseguido sacar la mejor de sus sonrisas y presume, aún más si cabe, de escudo y colores en el Benito Villamarín y en cada rincón de Sevilla.

El gran cambio que se ha producido en la mentalidad del equipo verdiblanco, de la mano de Quique Setién, ha hecho posible que el Betis haya recuperado la identidad que perdió en tiempos pasados y se permita el lujo de soñar a lo grande, como se merece. Son muchos aficionados verdiblancos y amantes del deporte rey los que recuerdan aquella inolvidable temporada 2004/2005 en la que el conjunto del Villamarín acabó cuarto en Liga y campeón de la Copa del Rey en el Calderón con Lorenzo Serra Ferrer al frente del equipo.

El Betis se convirtió en el primer club andaluz en disputar la Champions League gracias a una temporada de ensueño en la que se quedó a tan solo tres puntos del tercer puesto, que finalmente se adjudicó el Villarreal de Manuel Pellegrini. El gran inicio de temporada invita al equipo y a la afición a ilusionarse por cotas más altas que la permanencia en Primera. El Betis quiere ir más allá y, sin duda alguna, está en el camino adecuado.

Setién, el hombre que ha devuelto la sonrisa al Villamarín

Si echamos la vista atrás, no es comparable el arranque de la presente campaña liguera con el de la anterior. A estas alturas del campeonato el Betis se encontraba en una situación un tanto comprometida debido a los malos resultados cosechados desde el incio del mismo: tan solo logró ocho puntos de 21 posibles. La imagen del equipo en cada encuentro no era la esperada por los aficionados verdiblancos, quienes veían que el sufrimiento les iba a acompañar hasta el final de Liga.

Sin embargo, la historia ha cambiado con creces. El Betis tiene en su cuenta particular 13 puntos que le han permitido situarse en la sexta posición, que da acceso a disputar la próxima edición de la Europa League, y a tan solo dos de la máxima competición continental, la Champions. El cambio radical del juego del equipo se debe a Setién, quien ha dotado de una mayor seguridad y ambición a todos sus jugadores con los que consiguió asaltar el Santiago Bernabéu en el último minuto tras casi veinte años sin hacerlo. La victoria en el feudo madridista ha marcado un antes y un después en el conjunto verdiblanco.

La afición del Villamarín ha esperado este gran momento como agua de mayo y es por ello que desea con todo el alma que no se pierda la esencia y el gran estado tanto físico como anímico en el que se encuentran sus 'guerreros'. A pesar de que el Betis ha tardado mucho tiempo en despertar de una pesadilla que parecía interminable, ha conseguido revertir la dramática situación con sacrificio, ilusión y compromiso, tres pilares fundamentales que permitirán a los pupilos de Setién seguir dando guerra en la mejor liga de fútbol del mundo.