LAS FACTURAS DE VALENCIA

Esther Pastor carga compras domésticas a la Generalitat Valenciana

La colaboradora de Fabra firmó decenas de facturas de una tienda por alimentos como "arreglo de cocido", pollo, una tableta de chocolate o ñoras

Esther Pastor carga compras domésticas a la Generalitat Valenciana

Tomillo, fideos, chocolate, 170 gramos de chorizo de cantimpalos, o “arreglo de cocido”, son algunas de las compras que ha sufragado la Presidencia de la Generalitat Valenciana, con la firma de autorización de Esther Pastor, secretaria Autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales de Presidencia de la Generalitat y la más estrecha colaboradora de Alberto Fabra. Así lo indican decenas de facturas a las que ha tenido acceso ESTRELLA DIGITAL, en las que se pormenoriza las compras que hace la Presidencia de la Generalitat en una céntrica tienda de alimentación “delicatessen” valenciana.

Las compras se hacen a la Carnicería-Charcutería José Palmero, ubicada en la calle Serranos de la capital valenciana, a poco más de trescientos metros del Palau de la Generalitat, donde ambos, Fabra y Pastor, trabajan. Estas facturas, que suman casi 3.000 euros en compras de alimentación doméstica, corresponden al año 2012 y el primer trimestre de 2013, mucho antes por tanto de que Presidencia contratara como asesor a un cocinero albaceteño, al servicio de Alberto Fabra.

En todas las facturas a las que ha tenido acceso este periódico, manuscritas, figura como cliente “Presidencia-Generalitat valenciana” y la firma de Esther Pastor

Las compras autorizadas por Esther Pastor para la Presidencia son a todas luces domésticas y corresponden a las necesidades de despensa de una o dos personas. En ellas se incluyen encargos como 0,280 gramos de pechuga de pollo, un flan de huevo (al precio unitario de 2,69 euros más IVA), frutas, verduras, carnes o patatas fritas de la marca Duso. Todas las facturas están absolutamente pormenorizadas y obran en poder de ESTRELLA DIGITAL, y acreditan con todo lujo de detalles cada una de las compras, casi diarias y cargadas al gasto corriente de la Generalitat.

“Arreglo de cocido”

Así, por ejemplo, el 31 de diciembre de 2012 la compra que pagó la Generalitat fue de 174,74 euros más IVA, e incluyó un bote de tomillo (0,60 euros), alcachofas en conserva, espárragos de Navarra, mostaza Dijon, dos botes de confitura, frutos secos, 1,025 kilos de pechuga de pollo, 1,705 de queso blanco (ambos productos indicados para dietas de adelgazamiento), “papas” Duso y una lata de atún en aceite. Así se desgranan decenas de facturas pagadas con el conforme de Pastor, con productos caseros y variopintos como “pan Bimbo”, “longaniza fresca”, “morcilla tierna”, naranjas, “arreglo de cocido”, un yogurt griego, grisinis o una ñora.

Las compras no cesaron ni en agosto, aunque las mayores facturas corresponden a septiembre

En todas las facturas a las que ha tenido acceso este periódico, manuscritas, figura como cliente “Presidencia-Generalitat valenciana”, con el domicilio de la Plaza de Manises, y los pagos se hacen mediante transferencia. Tras el visado de entrada general al Registro de la Generalitat, figura la firma de “conforme” de la secretaria Autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales de Presidencia de la Generalitat, Esther Pastor.

Escaparate de la charcutería José Palmero.

Las compras no cesaron ni siquiera en agosto de ese año, en el periodo de vacaciones del presidente de la Generalitat. Eso sí, las compras más elevadas se concentran en el mes de septiembre. El charcutero pasó a cobro a la secretaria de Organización Autonómica, Esther Pastor, al menos tres facturas con fecha del 31 de septiembre.

En todo este volumen de facturas, dada su minuciosidad, se puede analizar la dieta de la persona o personas que fueron receptoras de las compras. Mucha fruta, verduras selectas –entre el tomate raff y el llamado “tomate valenciano”–, queso blanco, algo de embutido y mucho pollo. Solo en ocasiones se piden entrecottes o solomillos. También hay profusión de encargos de yogures (sobre todo griegos) y flanes de huevo, a un elevado precio, eso sí. Lo que no falta en la dieta de la persona receptora de la compra nunca son patatas Duso. Se trata de unas patatas fritas artesanales que se fabrican en Alberic (Valencia).

Esther Pastor fue denunciada el pasado mes de diciembre por "malversación de caudales públicos"  por el uso de habitaciones de hotel a precios mucho más elevados de los previstos por la ley de austeridad que dictó el propio presidente Fabra, y presuntamente en fechas sin agenda oficial de la Generalitat en aquellas localidades. Estos hoteles (en Madrid, Alicante o Altea) se reservaban en condiciones de habitación doble, y en algún caso también incluían servicios “business” para dos personas, como informó ESTRELLA DIGITAL hace unas semanas.