CUIDA TU PIEL

Por qué hay que hidratarse mejor en invierno

El calor de las calefacciones, el frío helador de la calle, las duchas de agua demasiado calientes, los rayos ultravioletas incidiendo doblemente sobre la nieve o el asfalto son factores demoledores para tu piel. Los expertos te dan las claves de cada clima y te aconsejan un plan de choque para protegerla

Instagram de la modelo Taylor Hill
Instagram de la modelo Taylor Hill

¿Quien no ha notado la piel tirante después de un día soportando la calefacción, o enrojecida al salir al exterior? En invierno, sufrimos un sin fin de cambios que también afectan a la microcirculación cutánea. El frío contrae los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la superficie y el calor los dilata. Como consecuencia, disminuye su resistencia y su capacidad de protegerse. “Los factores ambientales propios del invierno, tales como el frío, el viento y los cambios de temperatura bruscos, afectan intensamente a la piel, sobre todo a las que tienden a ser finas y secas. Y debemos tomar precauciones para que la piel sufra lo menos posible durante esta estación”, explica la Dra. Josefina Royo, del IML (Instituto Médico Láser de Madrid).

Baja el termo y sube la humedad ambiental

Reconócelo, en casa, en la oficina y en las tiendas, la temperatura es más alta de lo que debiera, y también el aire más seco. Hasta que nos decidamos a hacer un uso más lógico y menos anti calentamiento global de los sistemas de calefacción, nuestra piel va a seguir sufriendo los efectos de este abuso energético, derrochador e insano. Desde el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) recomiendan mantener la casa a una temperatura de 19º a 21º durante el día y entre 15º y 17º por la noche. Para humedecer el ambiente, puedes poner un humidificadores que contrarresten la pérdida de humedad del aire. Por otro lado, conviene no ducharse con agua demasiado caliente, ya que dilata los vasos sanguíneos, los lípidos naturales cutáneos se pierden, y finalmente, la piel se seca y cuartea.

Dime en qué zona vives y te diré que crema usar

En nuestro país el invierno no dura mucho, pero es cierto que las subidas y bajadas del termómetro cambian con bastante brusquedad. El meteorólogo Mario Picazo ha analizado para Olay el efecto de este clima tan cambiante sobre nuestra piel.

En España experimentamos climas desde fríos y cálidos, a secos y húmedos, en un espacio geográfico relativamente pequeño. Según Picazo, “esto es debido a la ubicación de España en la latitud media del hemisferio norte y a su desigual orografía”.

Estos cambios sucesivos de temperatura minan poco a poco la resistencia de la piel y su capacidad para protegerse. “Con el paso de los años, la epidermis se vuelve más fina y sufre más con el frío, viento o radiación solar. Parece más delgada, pálida y transparente; y que sea más vulnerable a los envites de nuestro clima”.

El invierno en España se caracteriza por bruscos cambios de temperatura y humedad. Temperaturas frías en el interior y más suaves en el litoral. La nubosidad y las precipitaciones tienden a ser más frecuentes y abundantes en el norte peninsular o en zonas de montaña con vientos predominantes; mientras que hacia el sur las precipitaciones tienden a disminuir. El clima Mediterráneo domina en la mayoría de las CCAA durante el invierno y es de tipo continental, lo que implica más frío y un entorno más seco acompañado de vientos más intensos. También se suma la contaminación atmosférica producida por calefacciones, vehículos y otras fuentes. El sol. En invierno sigue habiendo suficientes horas de sol en España por lo que hay que proteger nuestra piel de los dañinos rayos solares.

Clima de montaña

Las zonas expuestas de nuestra piel resultan castigadas. El rostro y las manos son las que más suelen secarse, aunque las manos habitualmente las cubrimos con guantes y la piel no se reseca y daña tanto como la del rostro. Suele ser el más frío porque con la altitud bajan las temperaturas y el viento sopla con mayor frecuencia e intensidad. Si le sumamos el factor viento la sensación de frío se intensifica. El rostro y las manos son las zonas más castigadas y las que más suelen secarse.

Clima atlántico

Cuando el frío y el viento actúan a la vez, hay que mantener la piel limpia e hidratada día y noche para evitar que se deteriore. Además, el alto índice de humedad favorece la transpiración y la acumulación de grasa que pueden reflejar un aspecto sucio a la piel del rostro, especialmente en días de frío y viento que es cuando puede sufrir más el envite de los elementos climáticos. En invierno el clima Atlántico se caracteriza por temperaturas más frías en el interior y más suaves en sus costas. La lluvia y el viento son meteoros frecuentes.

Clima continental

El frío y sequedad pueden tener un efecto degenerativo sobre nuestra piel más intenso que en el clima Atlántico. Además, las horas de sol y la intensidad de la radiación ultravioleta aumenta hacia el sur y en zonas de montaña, lo que supone un mayor cuidado, protección e hidratación de la piel. En zonas donde frío, sequedad, viento y sol se unen, es clave la prevención y un posterior tratamiento que ayude a hidratar y nutrir la piel afectada.

Se caracteriza por tener temperaturas más extremas que el clima Mediterráneo del litoral. Los inviernos son más fríos y a la vez más secos, con temperaturas que con frecuencia bajan de los 0ºC. Las heladas nocturnas son frecuentes y las nevadas ocasionales, especialmente en la mitad norte de la península.

Clima mediterráneo

Experimenta episodios de viento aunque los más habituales se registran en el norte de Cataluña, Baleares, desembocadura del Ebro, y en las costas de Andalucía, Ceuta y Melilla, donde es recomendable hidratar la piel más de lo habitual para evitar la sequedad que produce la evaporación provocada por el viento. No hay que olvidar que en Murcia, Andalucía, Ceuta y Melilla, el factor radiación solar puede impactar sobre nuestra piel. Una buena prevención, protección e hidratación son fundamentales para nuestra piel.

Los inviernos son más secos y más cortos que en otras zonas. Las temperaturas son más suaves aunque en algunas zonas el viento sopla con más intensidad aumentando la sensación de frío. Los valores de radiación solar acumulada son relativamente altos incluso en invierno, sobre todo hacia el sur.

Clima subtropical

Al factor viento en invierno se suman los índices de radiación ultravioleta más elevados de toda España, lo que requiere prevención con una crema de protección solar apropiada.

Proporciona a tu piel el efecto cocoon:

1.En cualquier época del año, debes limpiar la piel del maquillaje y suciedad que se acumula en la superficie derivada del aire y la contaminación.

2.La exfoliación también es recomendable en invierno. Con ella, eliminas las células muertas, deja el rostro purificado y luminoso.

3.Previene la deshidratación cutánea con sérums y cremas hidratantes según tu tipo de piel.

4.Mima también el contorno de los ojos. Una zona muy delicaday que con frecuencia olvidamos.

5.Aplica cremas de noche que contengan nutrientes que ayuden a la piel a repararse y regenerarse mientras duermes.

6.Prueba un tratamiento de cabina fortalecedor. En la Clínica Mira+Cueto de Madrid ofrecen la Meso-reepitelización fortalecedora pre-frío para fortalecer las defensas naturales de la piel.

“Además de las fórmulas cosméticas, es preciso trabajar también desde el interior, en un plano dérmico más profundo, a través de infiltraciones de mesoterapia médico-estéticas con antioxidantes y agentes específicos, estimulantes de los propios mecanismos de auto-reparación dérmicos frente a las agresiones medio-ambientales”, explican las Dras. Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto.

Winter-ready skin:

Olay Regenerist crema de día 3 áreas de cuidado intensivo SPF 30.

Olay-Regenerist--Crema-de-día-3-areas-de-cuidado-intensivoSPF-30

Lumiére Essentielle, de Darphin, con aceites esenciales de cítricos, flores, jengibre y canela. Revitaliza, hidrata e ilumina.

lumiere essentielle Darphin

Hydracure, de Germaine de Capuccini. Su textura extra-rica y reconfortante alivia de inmediato la sensación de tirantez asociada a las pieles secas y muy secas así como a los climas fríos.

Hydracure_PielesMuySecasOClimasFrios_GermaineDeCapuccini

Manteca de cacao, de Apivita.

APIVITA_LABIAL-MANTECA-DE-CACAO

Absolue Night Precious Cells, de Lancôme. Tratamiento de Noche Reparador, dos extractos de rosa.

Absolue_Night_lancôme_HD

Ultra facial deep moisture balm, de Kiehl´s. Tratamiento hidratante para la piel seca con extracto de flor de Edelweiss.

Ultra-facial_kiehl´s

Volumizing Hand Treatment, de StriVectin.

VOLUMIZING-HAND-TREATMENT_2-Recuperado