SEGURIDAD

Vigilar el estado de los faros de tu coche

Los faros de nuestro coche son los responsables de la iluminación para ver y para que nos vean los demás. Es por ello que su deterioro puede ser un verdadero riesgo para nuestra seguridad

Vigilar el estado de los faros de tu coche

Buena iluminación para una seguridad óptima

 

Sin título.png

 

Un fallo de iluminación puede poner en peligro tu seguridad, ya que serás menos visible para los otros conductores en la carretera, sobretodo cuando frenes o cambies de dirección. Además, una mala iluminación puede ser el objeto de una multa. La policía podría inmovilizar tu coche si el defecto de iluminación es realmente peligroso dadas las condiciones climáticas o la oscuridad. El equipo de farospilotos.es, nos aconseja vigilar el estado de nuestros faros con regularidad para evitar sustos, ya que la conducción nocturna es particularmente difícil para los ojos.

Causas del mal estado de los faros

Las principales causas del desgaste de los faros son: el hielo, los impactos y la infiltración de agua y polvo. Si el espejo pierde su transparencia o incluso se rompe, los faros perderán fuerza de iluminación, y por lo tanto se reducirá la visibilidad. Los elementos de fijación también pueden estar en mal estado, lo que podría deslumbrar a otros conductores o no funcionar correctamente y por lo tanto cansar tus ojos. Por eso es importante comprobar con regularidad que las fijaciones se mantienen correctamente. También hay que vigilar las lámparas ya que en cualquier momento puede fundirse una y te puedes quedar sin iluminación en un lado de tu coche.

¿Cómo mantener tu sistema de iluminación?

Es importante limpiar los faros de tu coche de vez en cuando, ya que si están sucios, pueden llegar a perder 30% de su sistema de iluminación. Cuando una de las bombillas falla, es importante cambiar ambas bombillas con el fin de evitar las diferencias en el rendimiento de un faro a otro. Por otra parte, es necesario el uso de lámparas de excelente calidad, como las de farospilotos.es. Al reemplazar una bombilla del faro, siempre deberás prestar atención al calor de la bombilla usada: nunca toques la bombilla con los dedos, podrías quemarte.

Por último, para comprobar el ajuste de los faros delanteros, posiciona tu vehículo a 10 metros de una pared y comprueba la alineación correcta de las luces en la pared. No olvides que es  recomendable reemplazar las lámparas de los faros cada 50.000 km o cada dos años,  siempre en pares.