POR EMPLEADOS DE PUERTO

El vicealcalde de Alicante, de Guanyar, denuncia que ha sido agredido

Pavón ha denunciado públicamente en un comunicado que ha recibido "insultos, empujones y zancadillas" por parte de "varias personas" al término de un consejo de administración de la entidad portuaria

El vicealcalde de Alicante y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, de Guanyar, ha denunciado que trabajadores del puerto de la ciudad que participaban en una concentración le han agredido físicamente por sus diferencias en torno a la actividad de descarga de graneles al aire libre.

Pavón ha denunciado públicamente en un comunicado que ha recibido "insultos, empujones y zancadillas" por parte de "varias personas" al término de un consejo de administración de la entidad portuaria en el que se ha tratado el decreto que él mismo emitió hace casi un mes para que el puerto pida la licencia ambiental de la descarga de graneles, con la amenaza de poder paralizar la actividad.

El consejo de administración portuario, del que es miembro por su condición de vicealcalde, ha discrepado del punto de vista de Pavón y ha acordado presentar un recurso contencioso-administrativo para defender que no es a él al que corresponde pedir la licencia ambiental sino a las empresas que efectúan los trabajos.

Frente a la sede de la Autoridad Portuaria se han congregado decenas de trabajadores del puerto, la mayoría de ellos empleados de la descarga de graneles, para protestar por la iniciativa de Pavón al considerar que pone en riesgo su futuro laboral.

En la nota, Pavón ha señalado que "varias personas -si merecen esa condición- que han participado en una concentración frente a la sede de la Autoridad Portuaria con dos pancartas -una del (sindicato) ATDAPA- con lemas rechazando que la actividad portuaria produzca contaminación alguna" le "han agredido físicamente cuando tras el consejo de administración del Puerto" se ha acercado "junto al alcalde a hablar con ellos".

"Ni siquiera han querido escucharme y han considerado como una provocación que simplemente me acercara, recibiendo por su parte insultos, empujones y zancadillas, incluso, cuando me alejaba de ellos para evitar que las agresiones fueran a más", ha relatado.