OTRO PROBLEMA

La tía de la Reina Letizia critica al Rey Felipe VI

Ha apoyado todos los mensajes que iban contra el mensaje que dio al pueblo el pasado lunes, incluidos todos los de políticos vinculados a Podemos

Henar Ortiz.
Henar Ortiz.
La tía de la Reina Letizia critica al Rey Felipe VI

Si en Cataluña hablan de familias que se rompen por el tema soberanista, en el resto de España parece que también empiezan a producirse casos similares, en los que unos atacan a otros por el simple hecho de defender esa causa o criticarla. Hasta en la Casa Real están empezando a descubrirlo en sus propias carnes. 

Y todo porque a Henar Ortiz, la hermana de Jesús Ortiz, el padre de la Reina, le ha dado por convertirse, una vez más, en un dolor de cabeza para su sobrina, al decidir aprovechar el discurso que ofreció Felipe VI el pasado martes en televisión para lanzar críticas sobre su postura ante la crisis de Cataluña.

Henar Ortiz ha rebotado algunos mensajes en su cuenta de Twitter en los que se criticaba duramente las palabras y la actitud de Felipe VI, como el de un usuario que decía: "Qué error, qué inmenso error, Majestad", y que están en la misma línea de todas las fuerzas políticas que apoyan el ilegal golpe de estado en Cataluña. 

Una vez más, la tía de la Reina doña Letizia ha demostrado que no comulga con la postura de la Casa Real ante la tensa situación que se vive en esa comunidad y tampoco ha dudado en condenar las imágenes de violencia que se pudieron ver el pasado domingo en las calles de Barcelona con los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y todos aquellos que querían seguir adelante con el referéndum ilegal convocado por el Govern catalán.

De esta manera, a Henar Ortíz no le ha importado hacerse eco de un mensaje de Iñigo Errejón ("muestras de fraternidad de un pueblo que va por delante de sus representantes y pide democracia y entendimiento") y de otros que afirman que el discurso del rey no fue "ecuánime" y que "desaprovechó una magnífica oportunidad", como el de Juan Carlos Monedero, que calificó en las redes ese mensaje real como "quizá la decisión más torpe de la monarquía desde la restauración borbónica en 1975. Tocaba amansar a la bestia".