MENORES DE 30 AÑOS

Qué es el Sistema Nacional de Garantía Juvenil

A finales del pasado octubre, el Instituto Nacional de Estadística (INE) difundía unos datos optimistas en lo que respecta a paro juvenil (el que afecta a trabajadores de entre 16 y 24 años): este ha descendido en el tercer trimestre un 6,55% con respecto al trimestre anterior; y un 15,56% en relación al mismo periodo de 2015

Oficina de empleo. | Imagen de archivo.
Oficina de empleo. | Imagen de archivo.

Unos porcentajes esperanzadores que, sin embargo, continúan alarmando si se observan las cifras totales. Y es que, según los datos de la encuesta, son 647.400 los jóvenes que no logran acceder a la vida laboral activa. O dicho de otro modo: la tasa de desempleo de los jóvenes de entre 16 y 24 años es del 41,94%.

La conclusión más evidente es que las estrategias para fomentar la inclusión laboral de este sector de población están dando sus frutos, pero con una lentitud que no deja de ser preocupante. Sea como sea, el camino por recorrer (que es largo) no se puede transitar sin el sostén de los actuales programas que pretenden mejorar la situación de los jóvenes. Entre estos destaca el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, que quiere asegurar formación continua, período de prácticas y bolsa de empleo a todos los menores de 30 años.

El proyecto, que nace del acuerdo al Programa Operativo de Empleo Juvenil FSE 2014-2020, acoge numerosas estrategias, como el Plan Integral de Cualificación y Empleo (PICE). A través de este último, las Cámaras de Comercio ya han captado más de 36.000 jóvenes que ni trabajaban ni estudiaban, y que ahora reciben orientación, formación y otros recursos para facilitar su inserción en el mundo laboral. El objetivo, sin embargo, es ambicioso: alcanzar al menos las 16.600 contrataciones antes de finalizar 2018.

Aquellos interesados en beneficiarse de estas iniciativas, deben primero comprobar que cumplen una serie de requisitos para inscribirse en la Garantía Juvenil: tener entre 16 y 29 años, y disponer de nacionalidad española o ser ciudadanos de la Unión o de los Estados parte del Acuerdo Económico Europeo o Suiza que se encuentren en España en ejercicio de la libre circulación y residencia. Asimismo, aquellos que hayan trabajado o recibido acciones formativas en los treinta últimos días serán excluidos del programa. Lo mismo ocurrirá con los que hayan participado en acciones educativas en los 90 días anteriores al alta. Si se cumplen todos los requisitos, es posible realizar el registro presencial en cualquiera de las Cámaras de Comercio repartidas por el territorio nacional.

Por otro lado, en cuanto a la vinculación con las empresas, las Cámaras de Comercio actúan de intermediarias entre jóvenes cualificados y el mundo empresarial a través de ayudas a la contratación. En este sentido, existe un plan de ayudas directas de 1.500 euros a empresas que contraten, durante al menos seis meses, a un beneficiario del programa. Un aliciente que ya ha atraído a más de 2.500 entidades.