ALCANZA LAS CUATRO 'ERRES'

Ramón Bilbao completa el círculo con su nueva bodega en Rueda

Con la inauguración de su nueva bodega en la localidad vallisoletana de Rueda, Ramón Bilbao, fundada en 1924 con base en Haro, Rioja Alta, logra presencia en cuatro denominaciones de origen del sector vinícola y apuesta definitivamente por la uva verdejo

La nueva de Ramón Bilbao, en Rueda. | Foto: Carlos Lospitao.
La nueva de Ramón Bilbao, en Rueda. | Foto: Carlos Lospitao.
Ramón Bilbao completa el círculo con su nueva bodega en Rueda

La culminación del sueño de cualquier empresario dedicado al vino. Esto es lo que supone la apertura de la nueva bodega de Ramón Bilbao, en Rueda. Con esta inauguración, la joya de la corona de la compañía 'Zamora Company' logra las cuatro 'erres': Rioja, Ribera del Duero, Rias Baixas y Rueda. Su presencia en la localidad vallisoletana es una apuesta arriesgada porque es la primera experiencia de la bodega en la elaboración de verdejos, aunque el bagaje de esta bodega familiar fundada en 1924 minimiza el porcentaje de fracaso. Emilio Restoy, CEO de 'Zamora Company', confía plenamente en el proyecto y anuncia una mayor inversión en el sector del vino. "En la actualidad esta actividad supone el 35% de la compañía, pero este porcentaje aumentará en los próximos años", afirma Restoy.

El acto protocolario de apertura de las nuevas instalaciones de Ramón Bilbao en Rueda tuvo lugar el pasado lunes 11 de septiembre y al evento asistieron el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, Rodolfo Bastida, Director General y Director Técnico de Ramón Bilbao y el propio Restoy. La finca elegida para la elaboración del verdejo y del sauvignon blanc de Ramón Bilbao ha sido 'Las Amedias'. "Fue un flechazo a primera vista, un sentimiento irracional que más tarde fue confirmado con un profundo análisis profundo del suelto", afirma Bastida. 

La Bodega Ramón Bilbao, en pleno corazón de la D.O. Rueda, cuenta con unas instalaciones modernas, situadas en un paraje singular, y está rodeada de 60 hectáreas de viñedos en las que se cultivan las variedades de verdejo y sauvignon blanc con un objetivo claro: expresar los sabores y aromas típicos de las variedades de la región. La finca está ubicada a una altitud de 770 metros lo que favorece la acción del viento para ayudar a mantener la uva en perfecto estado durante todo el año y garantiza el frescor de los aromas de los vinos. "La finca nos amarró, nuestros pies parecían imantados a su suelo nada más pisarlo. Llegas a algunos sitios y es el aire que te da en la cara, el corte de los sustratos… Por supuesto influye mucho el trabajo, cómo cultives… Pero hay algo de flechazo, algo de irracional y algo de romanticismo en esta decisión", afirma Bastida.  

Lo último en tecnología

La nueva residencia es una combinación perfecta de experiencia e innovación para la elaboración de sus vinos. La bodega cuenta con una tolva suspendida dentro de la instalación para una perfecta recepción de la uva y un intercambiador en frío para evitar oxidaciones y controlar la temperatura, evitando fermentaciones espontáneas. El vino madura en diferentes continentes, como fudres de madera de roble francés, depósitos de hormigón con forma de tulipa, acero inoxidable y barricas bordelesas de roble francés, americano y húngaro; lo que permite alcanzar la complejidad aromática buscada en los vinos. También se trabaja con lías y con madera, que aportan a los vinos cremosidad y textura, refinando los aromas herbales perecederos.

IMG_20170911_112955

Interior de las instalaciones de la bodega Ramón Bilbao, en Rueda. 

A finales de 2017 o a comienzos del 2018 comenzarán a comercializarse las primeras botellas de verdejo de Ramón Bilbao de cosecha propia. Por el momento, todos los implicados en la elaboración del producto están muy contentos con los resultados. Además, la bodega ha encontrado la fórmula de una levadura única y exclusiva que aportará al caldo unos matices y características a un vino, el verdejo, muy criticado por sus estandarización. 

"El verdejo marca mucha la elaboración, pero si tienes un suelo con más calcio te sale un vino totalmente distinto a si tienes un suelo más arcilloso... Esos matices quizás por el desarrollo tan rápido de la denominación no ha dado tiempo a transmitirlos al público, pero creo que cuando crezca el interés en la región, el siguiente paso será exigir esos matices y esas diferenciaciones", explica a Estrella Digital Bastida.

Una inversión a largo plazo

Por su parte, Zamora, CEO de 'Zamora Company', entiende que inversión en el sector del vino sólo se puede realizar si el empresario tiene claro que es un negocio a largo plazo: "Ahora estamos en Rueda, que es vino blanco y que en un lenguaje común se traduce en que lo que hoy son uvas, mañana es vino. Es decir, el tiempo de espera es mucho menor que un vino tinto, que tiene un ciclo de cuatro o cinco años para recuperar lo invertido".

A pesar del riesgo, la compañía de marcas tan importantes como 'Licor 43' ha decidido apostar definitivamente por el vino. En la actualidad, esta actividad representa el 35% del total, pero en un futuro muy cercano este porcentaje aumentará. "Sin lugar a dudas que todo esto es un desafío, pero entendemos que nuestros clientes confían en nosotros también a largo plazo. Además, contamos con una marca del prestigio de Ramón Bilbao y así las cosas son mucho más fáciles", explica Zamora. 

El carácter familiar tanto de Ramón Bilbao como de la Compañía Zamora tiene sus "ventajas y desventajas", según las palabras de sus propios dirigentes, pero hay una cosa de que la que ambos están muy orgullosos, la ayuda social a las personas más necesitas. "Durante estos años, la crisis económica en España ha dado pasos a situaciones familiares criticas. Por este motivo destinamos el 2% de nuestros beneficios a obras sociales en las zonas donde contamos con presencia de nuestros productos. Contamos con grandes colaboradores que nos permiten realizar esta labor. Como persona me siento orgulloso y como empresario aún mas porque el 2% es un porcentaje muy significativo. Sobre todo, buscamos que los más pequeños de la casa no sean conscientes de las dificultades por las que pueda estar pasando la familia", explica emocionado Zamora.