LOS NEGOCIOS DE FRANCISCO JAVIER AGUILAR VIYUELA

La privatización de Gallardón benefició al marido de Cifuentes

El Supremo tumbó la ordenanza del Ayuntamiento de Madrid que ha supuesto unas pérdidas en las arcas públicas de ocho millones de euros

Cristina Cifuentes y Ana Botella. | GTRES
Cristina Cifuentes y Ana Botella. | GTRES
La privatización de Gallardón benefició al marido de Cifuentes

Privatizar para favorecer la actividad económica y crecimiento de la ciudad. Bajo este argumento externalizó el Ayuntamiento de Madrid en 2009, por entonces con el gobierno de Alberto Ruiz Gallardón, la gestión de licencias urbanísticas de actividad.

El marido de Cristina Cifuentes es vicepresidente de ‘Licencias y Certificaciones de Madrid SL

Y entre los beneficiarios de esta externalización, un nombre: Francisco Javier Aguilar Viyuela. El marido de Cristina Cifuentes es vicepresidente de ‘Licencias y Certificaciones de Madrid SL’, una de las compañías colaboradoras con el consistorio en la gestión de licencias. Como publicó este lunes ESTRELLA DIGITAL, el esposo de la Delegada del Gobierno, no está solo. Comparte consejo de administración con Rafael Verdes –hermano del abogado del ‘tamayazo’ Esteban Verdes y cuñado de la concejala del PP, Paloma García Romero- y Gonzalo Martín Borregón, compañero de negocios de la familia Rato.

Según los Requisitos Específicos de Acreditación que marca el consistorio para las ECLU, estas empresas deben disponer de procedimientos para ser informadas de cualquier posible relación directa o indirecta de su personal con la Administración municipal, pero no exige ninguna exigencia para los dueños de la empresa. Fuentes cercanas al consistorio de Ana Botella aseguran que el grupo municipal ‘popular’ prefiere no decir nada al respecto porque “es un capricho del modelo Gallardón”. Sin embargo el consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, se muestra convencido de que no existe ningún tipo de conflicto de interés o imcompatibilidad legal porque el marido de la Delegada del Gobierno tenga una empresa que dé licencias administrativas o municipales.

El Supremo tumbó en diciembre la ordenanza privatizadora del Ayuntamiento de Madrid

El concejal del Grupo socialista, Diego Cruz Torrijos, considera que el único objetivo de esta privatización es recaudatorio. Desde que el Ayuntamiento de Madrid aprobó la ordenanza de privatización, ha dejado de ingresar en sus arcas ocho millones de euros.

Una cantidad que se ha repartido entre las 25 empresas colaboradoras con el Ayuntamiento que se han creado desde la privatización de las licencias. El negocio se divide tras el fallo del Tribunal Supremo del pasado mes de diciembre que dio la razón al TSJM y anuló la ordenanza de Ruiz Gallardón que privatizaba la gestión de licencias. El consistorio de Ana Botella no se achica y prepara una nueva ordenanza en la que pretende dar al empresario las dos opciones para gestionar sus licencias; acudir al Ayuntamiento o bien, a una entidad privada.