CONFERENCIA POLÍTICA DEL PP EN MADRID

Al PP 'hipster' tampoco le gustan las primarias

Los conservadores empiezan la discusión sobre su método para elegir a sus líderes. Lo único claro hasta el momento es que no harán primarias. Apuestan por un mecanismo diferente: un voto directo de todos los militantes en un "congreso asambleario". No se concretará hasta el Congreso Nacional de 2016

Cospedal, Rajoy y Cifuentes durante la Conferencia Política. | Europa Press
Cospedal, Rajoy y Cifuentes durante la Conferencia Política. | Europa Press
Al PP 'hipster' tampoco le gustan las primarias

Caras nuevas, algunas televisivas. Una cúpula renovada y joven -si obviamos a Cospedal y Arenas que cada vez tienen menos presencia mediática-. Nombres desconocidos, pero con otra imagen: barbas -aunque bien recortadas-, camisas sin corbatas, mangas remangadas. Un logotipo nuevo "en la línea de Apple". Tecnología de última generación. Interactividad máxima en las redes sociales. Y una puesta en escena nunca vista en ningún cónclave político. Este es el "nuevo" Partido Popular, que constantemente presume de adaptarse a los nuevo tiempos, aunque más de cara a la galería, que de manera realmente firme y comprometida. Y el ejemplo más palpable lo representa el eterno debate sobre los mecanismos internos de elecciones de los líderes.

Un debate que no sólo ha estado, sino que también se le esperaba como agua de mayo en la Conferencia Política que este viernes ha celebrado el Partido Popular en Madrid. El vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maíllo, ya había adelantado que el partido estaba dispuesto a hablar de democracia interna, pero que las primarias que habían instaurado otros partidos para elegir a sus candidatos eran "tramposas". Es más, se trataba de un término totalmente denostado para la vieja guardia -a excepción de Aguirre, que lleva años defendiéndolas-; y parece que sigue siéndolo para el "nuevo" PP que Mariano Rajoy ha presentado este viernes a su militancia.

A cambio, la cúpula ha propuesto una alternativa aún muy poco definida para elegir a su candidato a la presidencia del Gobierno y al resto de candidatos que opten a cargos electos: un mecanismo que consistiría en un voto directo de todos los militantes en un "congreso asambleario". Así lo adelantó la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, durante la inauguración del cónclave: "Nos debemos a nuestros militantes y afiliados, que deben ser también protagonistas en primera persona del futuro del partido. Y todos los populares, cuando digo todos, quiero decir todos, tenemos que ser protagonistas de forma directa por ejemplo a la hora de elegir a los presidentes provinciales, a los presidentes regionales o a nuestro presidente nacional". Y pocos minutos lo confirmó el líder de los 'populares' andaluces, Juanma Moreno, que ha sido el encargado de presentar este viernes las líneas maestras que el partido está dispuesto a debatir a este respecto. 

Ninguna de las intervenciones de este viernes podían durar más de cinco minutos. Y al partido no se le ha ocurrido otra cosa que emular al histórico '60 segundos'. En esta ocasión los micrófonos no aparecían y desaparecían. Pero casi. Mandando en el escenario, una pantalla gigante, y a la derecha, un cronómetro recordaba a los intervinientes el tiempo con el que contaban. Al dirigente andaluz no le ha hecho falta más tiempo. Tres son las ideas que ha desgranado. Primero, limitación de mandatos. El PP propone un periodo de ocho años para los ejecutivos nacional y autonómicos, "y también para los ayuntamientos, con la excepción de los municipios de menos de 20.000 habitantes por su idiosincrasia especial". Segundo, "una persona un cargo". Según Moreno, "tenemos mucho talento y muchos afiliados están llamando a la puerta para asumir responsabilidades y tenemos que abrir la puerta". Y en tercer lugar, ha recordado que los estatutos del partido señalan que los congresos del partido son "asamblearios", por lo que animó a los dirigentes y bases del partido a buscar la fórmula técnica para que los afiliados puedan votar en los congresos y hacerlos "más abiertos, directos y populares"

La idea, en definitiva, es que los militantes no voten a sus líderes a través de compromisarios, que es la fórmula utilizada hasta la fecha, sino a través de su voto directo. Pero existen dos problemas. En primer lugar, que no es más que eso, una idea. Se supone que esta es la propuesta que el partido discutirá a principios del año que viene cuando convoque el próximo Congreso Nacional, lo que significa que el candidato a las próximas elecciones será Rajoy sí o sí; y no afectará hasta los comicios de 2019. Y en segundo lugar, que no acaba de cuajar una postura relativamente consensuada a este respecto que permita confiar en que éste acabará siendo un debate serio en un futuro próximo. Y frases del tipo: "El Partido Popular es el partido más democrático de España", como las que se han podido oír este viernes por parte de algunos dirigentes; no invita a ser muy optimista a este respecto.

Lo único que ha quedado claro es que si el partido finalmente abre los procesos de elección de candidatos a sus militantes no se llamarán primarias. Eso lo ha querido dejar bien claro la secretaria general, que además de en la inauguración también ha intervenido en este debate. No se sabe qué será, pero desde luego los conservadores no harán las "trampas que hacen otros", ha llegado a decir la vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados, Dolors Monserrat. Para un importante sector del PP, las primarias que formulan el resto de partidos es una trampa porque no acaba permitiendo la confrontación al final de candidatos. Una posición que en aunque mayoritaria, en absoluto ha sido unánime. Tanto el exportavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, como la diputada crítica del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, han supuesto el contrapunto. Ambos son personas de confianza de Esperanza Aguirre y José María Aznar, y aunque no estaban presentes, sus discursos han quedado perfectamente representados. La presidenta del PP de Madrid ya había dejado claro a su llegada al cónclave que ella seguía apostando por "un militante, un voto". Otra cosa es lo que el partido finalmente permita.

El PP ha dejado claro que uno de sus principales objetivos es disputar a la izquierda su hegemonía entre votantes jóvenes. Y los jóvenes también han hablado a este respecto. Uno de ellos ha sido Javier Dorado, secretario general de Nuevas Generaciones, que ha recordado que las primarias no sólo le pertenecen a la izquierda, sino que también existen en partidos de derechas y son "un éxito". Mientras que otro de sus compañeros ha recordado las fórmulas para que las primarias no sean una "trampa": no permitir que una única persona acapare los avales; y que cualquiera que quiere presentarse como candidato tenga acceso al listado de militantes que hasta el momento es un privilegio de sólo unos pocos.