CAMBIOS EN EL REGLAMENTO DE DESTINOS

El porcentaje de mujeres en las Fuerzas Armadas se estanca desde 2006

En la actualidad, son 15.074 efectivos que suponen el 12,5% del total, una cifra superior a la media de la OTAN, que se sitúa en el 10,8%. El Gobierno acaba de aprobar un conjunto de medidas para mejorar la conciliación de los militares

Imagen del cartel del Día de las Fuerzas Armadas 2017.
Imagen del cartel del Día de las Fuerzas Armadas 2017.
El porcentaje de mujeres en las Fuerzas Armadas se estanca desde 2006

La proporción de mujeres en las Fuerzas Armadas españolas no aumenta desde hace 11 años. El porcentaje se mantiene en el 12,5%, lo que supone un total de 15.074 militares mujeres en la actualidad, según datos del Ministerio de Defensa. La variación, respecto de 2016 es de apenas 14 mujeres menos, algo que no ha hecho cambiar el porcentaje.

La incorporación de mujeres a los ejércitos tuvo un importante tirón desde el año 2000 hasta 2006, cuando la cifra pasó del 6,6% a casi duplicarla al alcanzar el 12,5%, que se mantiene en la actualidad. El ritmo de incorporación se frenó entonces. Pese a que la cifra puede parecer no muy elevada, España se sitúa entre uno de los países con mayor nivel de igualdad de la OTAN. Las Fuerzas Armadas españolas tienen el 1,7%  más que la media de la OTAN, que se sitúa en el 10,8%, y superan a otros países como Alemania, que en 2016 tenía 9,3%, Reino Unido y Países Bajos, con el 9%, o Italia, con apenas el 3%. Sin embargo, Francia aumenta la cifra ampliamente, hasta llegar al 19%.  

La mayoría, en tropa y en el Ejército de Tierra

La escala en la que menos mujeres hay es la de suboficiales, que representan el 8% del total, seguida de las oficiales, con el 9%. El resto, el 83%, son mujeres de tropa y marinería. Además, el mayor número de mujeres se concentra en el Ejército de Tierra, donde hay 8.962, lo que supone una amplia mayoría respecto al resto de Ejércitos con el 59%. En el Ejército del Aire hay 2.792 efectivos (el 19%), una cifra ligeramente inferior en la Armada, con 2.597 (el 17%). La proporción más se encuentra en los Cuerpos Comunes, donde apenas hay 78 mujeres, el 5% del total.

Las mujeres no han conseguido alcanzar los más altos rangos militares, por una cuestión tiempo: la primera mujer se incorporó a las Fuerzas Armadas en 1988, con lo que no ha dado tiempo a que asciendan. En estos momentos, los empleos más altos alcanzados por mujeres son el de coronel en la escala de oficiales (una mujer en el Ejército de Tierra), subteniente en la de suboficiales (una mujer en la Armada) y cabo mayor en la de tropa y marinería (hay seis en total, cuatro en el Ejército de Tierra, una en la Armada y otra en el Ejército del Aire).

Además, actualmente hay 3.012 mujeres (9,8% del total) en unidades de especial operatividad, como la Legión, los paracaidistas o buques y submarinos, una proporción elevada, si se tiene en cuenta que en países como Reino Unido, no se permite la entrada de mujeres en unidades de combate hasta 2016, que en Estados Unidos no pudieron acceder a destinos en operaciones especiales hasta 2015 y que en los Países Bajos no pueden acceder a unidades de Infantería de Marina y submarinos. En España, las mujeres oficiales y suboficiales tienen garantizada la incorporación a las ‘Armas Combatientes’ desde 1989, solo un año después de que se incorporara la primera mujer al Ejército, aunque no es hasta 1999 cuando se produce la “plena incorporación”, gracias al Régimen de Personal de las FAS, con la que se garantiza la igualdad de acceso entre ambos sexos.

Otro dato destacable son las mujeres desplegadas en operaciones en el exterior, donde hay un total de 229, el 8,4%, muy por encima de la media de la OTAN, que se sitúa en el 6%. Además, España tiene una amplia experiencia en integración de la mujer en este campo y se ha convertido en referente para otros países, según Defensa. No en vano, nuestro país "ofrece su experiencia y formación" en materia de género en operaciones internacionales, con actividades con las que ha formado a unos 600 militares en el ámbito de la Unión Europea, ONU y cursos, por ejemplo, para el mando de EEUU en Africa (US AFRICOM), según explican desde Defensa.

Todos estos datos reflejarían una de las características en materia de igualdad con las que el Ministerio de Defensa define el modelo español, que considera “avanzado e igualitario”, ya que no existen cuotas, las mujeres pueden acceder a todos los cuerpos y escalas y a todos los empleos y ocupar cualquier puesto (incluyendo los de combate). Además, destacan desde el Ministerio, no existe una “brecha salarial” entre los dos sexos. Además, defienden, que desde España se ha trabajado por tener una “estructura institucional permanente”, con el Observatorio Militar para la igualdad entre  hombres y mujeres en las FAS.

Mejora de la conciliación

Sin embargo, aún quedan aspectos que no permiten la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Este viernes, el Consejo de Ministros ha aprobado un paquete de medidas para mejorar la conciliación que, en este caso, modifica el Reglamento de Destinos. Se trata de un avance para tratar de facilitar la compatibilidad de la vida personal y profesional, algo que, en muchos casos, dependerá de la aplicación por parte del mando y de las llamadas “necesidades del servicio”, según asociaciones de militares.

Estas medidas que pone en marcha el Ministerio han sido pactadas con el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas), un “consenso” que destaca un informe del Consejo de Estado. Entre otros aspectos, un matrimonio de militares podrá solicitar tener movilidad simultánea (“solicitud condicionada de vacantes”, explican fuentes del Ministerio) o se impide que dos militares con destino en la misma provincia e hijos menores de 12 años puedan ser enviados con carácter forzoso a otra provincia.

La modificación del reglamento supone, además, que se facilite la “reagrupación familiar” con la eliminación de los plazos mínimos de permanencia si el objetivo es conseguir el mismo destino que el del cónyuge. Trae consigo también otra medida relevante: la ampliación de plazos para la incorporación a nuevos destinos, que pasa a ser de 22 días en total, 37, en caso de que el traslado sea a Ceuta, Melilla, Baleares y Canarias.

Defensa trata de mejorar la situación de las mujeres que han sido víctimas de violencia de género, que podrán solicitar un cambio de destino sin obligación de pasar el mínimo de permanencia en el anterior. Además, introduce una medida contra el acoso sexual: “se podrán nombrar comisiones de servicio para acosador y víctima en distintas unidades”, explican desde el Ministerio.