UN EXPERTO MÉDICO MILITAR EN RIESGOS NBQ

"Nunca debimos traer un Caso 0 a España"

"Un caso de infección nunca se mueve del sitio", explica este médico militar. "No ha habido cuarentenas y ya tenenos un Caso 1 descontrolado. Los próximos 20 días son claves", asegura

Traslado por personal militar del misionero Miguel Pajares. /Ministerio de Defensa
Traslado por personal militar del misionero Miguel Pajares. /Ministerio de Defensa

“Este es uno de los peores supuestos que se pueden dar ante una amenaza Nuclear, Bacteriológica o Química”, asegura un médico experto militar español en NBQ. “Cuando hay un caso, no hay que moverlo. Nos hemos traído a España el Caso 0. Ya tenemos el Caso 1 y está, de momento, sin control”, asegura este veterano médico, que explica que “los próximos 20 días son claves para saber si se convierte en una pandemia o hay una enorme suerte y esta profesional ha actuado al primer síntoma. Para estar en esa unidad tiene que ser muy profesional y debe haber sido concienciada a que, ante cualquier duda, al hospital a ser aislada”.

“Ahora mismo solo se puede decir que hay una Caso 1 sin control. El resto, es ponerse a rezar. Si se disemina estamos ante una pandemia”, continúa el experto en amenazas NBQ. El origen, según este profesional, es el fruto de una decisión errónea, “que va contra lo que dicen todos los manuales sobre este tipo de amenazas a la salud de la población. Traer a dos enfermos, además en la fase de máxima posibilidad de contagio, enfermos que no se pueden curar además, es jugar a la ruleta rusa”.

"Traer a dos enfermos, además en la fase de máxima posibilidad de contagio, enfermos que no se pueden curar además, es jugar a la ruleta rusa"

Según los expertos, el hospital Carlos III, no es el lugar adecuado para hospitalizar a este tipo de enfermos, “porque no tiene protección P-4”. El lugar de Madrid preparado para el tipo de aislamiento que requiere un virus como el ébola es el Centro de Investigación en sanidad Animal, BSL-4, de Valdeolmos, a 40 kilómetros de la capital, que en realidad es un laboratorio. Este laboratorio colabora además con el Centro de La Marañosa, un polígono de experimentación militar del Ministerio de Defensa, situado en el sureste de Madrid. El Carlos III, donde fueron hospitalizados los religiosos infectados por ébola, solo tiene nivel BSL-3 y BSL-3+, insuficientes, ya que la OMS recomienda nivel 4.

Las imágenes de los enfermeros que trataron a los misioneros infectados muestran que los trajes no disponían de respiración autónoma, entre otros defectos: “Son casi trajes de papel, el látex de los guantes no sirve. Y más si se están manejando vías y material tan peligroso, los desgarra en cualquier descuido”, explica este experto NBQ, que no da su nombre por su condición de militar. “Lo grave –continúa– es que tanto el Ejército, como la Policía o el mismo SAMUR disponen de esos trajes”.

Según expone, “todo el personal que intervino en los traslados tenía que haber sido sometido a cuarentena”. De hecho, el procedimiento adecuado, según los manuales NBQ, “nunca es trasladar al enfermo, sino dejarlo donde está. Atenderlo en el lugar donde está. Se puede –y estaban preparados para hacerlo– trasladar un equipo NBQ, un hospital NBQ incluso, a la zona, para tratar in situ a los misioneros infectados. Luego el personal pasa su cuarentena y, cuando está claro que no se han infectados, repatriarlos a España.

"Hay un equipo NBQ, incluso un hospital NBQ y voluntarios que podían haber tratado a los misioneros sobre el terreno"

Este experto se muestra “preocupado” por la situación, “Estamos en Europa, no disponemos de las defensas de la población africana. Somos mucho más frágiles ante una amenaza de este tipo”. “Ningún político –prosigue– va a ser capaz de actuar como dicen los manuales. Hay que aislar a todas las personas que han estado en contacto con esta mujer desde que dio el primer síntoma. Si ha sido una buena profesional habrá ido inmediatamente al hospital a que la aíslen. Si ha esperado a que le pasara la fiebre por la noche al pensar que era un catarro o una gripe, la situación puede ser peligrosa. Pero es que los políticos, ni aquí, ni en Estados Unidos, son conscientes del problema que tienen entre manos”.

En opinión de este experto militar, “todo el personal que intervino en los traslados, hasta los policías que estaban en las motos, deberían haber pasado una cuarentena. Cuánto más quienes estaban con los enfermos trabajando en el hospital. Pero es una decisión políticamente muy complicada de tomar. No hay arrestos para hacerlo, pero es lo que dicen los manuales”.

Tanto la Unidad Militar de Emergencias, como la Policía, Guardia Civil o protección civil de Madrid (SAMUR) disponen de unidades de protección NBQ que se pueden activar en cualquier momento. Uno de los mejores expertos del país, José Barberán López, dejó hace unos años la disciplina de las Fuerzas Armadas para aceptar ofertas de la sanidad privada. Del mismo modo, el Hospital Militar Gómez Ulla de Madrid (hoy Hospital Central de la Defensa), se fue “civilizando” y perdió su cualificación NBQ. Lo que parece claro es que los protocolos que se usaron para atender a los misioneros enfermos, no van a servir en el caso de esta auxiliar de enfermería infectada por el ébola.

"El supuesto que se estudia como una amenza imparable dice que un terrorista se infecta a propósito de ébola. Viaja en un avión a Berlín, Londres, París o Madrid. Allí hace vida normal, tose, escupe, se relaciona. Luego se suicida sin más. Bueno, pues eso ya es imposible de parar. Aquí tenemos a una enferma que estaba de vacaciones y no sabemos qué habrá hecho estos días. No hay más que añadir".