"Mobbing encubierto" en el Canal de Isabel II y despido

La trabajadora del Canal descubre que González se desentiende de la supuesta trama de malversación, acaba apartada y denunciada por su propia empresa

La apatía de Ignacio González ante lo que pasaba dentro de su empresa la dejó helada. Todo el empeño de Araceli Blanco era llegar a él para que depurase responsabilidades, pero ante la evidente falta de actuación se enfrentó directamente a los responsables.

"Ese fue mi gran error", lamenta a ESTRELLA DIGITAL. En septiembre de 2010 se dirigió al autor de la carta que desvelaba la supuesta desviación de 4,5 millones de euros procedentes de la UE a la constructora Sacyr. Era Fernando Montes, Jefe del Departamento de Construcción de Tratamiento y Regulación del Canal de Isabel II. También le envió la información por email a Víctor García, interlocutor de Sacyr con el Canal de Isabel II.

Las consecuencias: Despido y una querella criminal que interpone el Canal de Isabel II por un delito de descubrimiento y revelación de secreto y amenazas. Según narra la extrabajadora, Fernando Montes alegó que la denunciante lo amenazó con hacer pública la información si no metía a su sobrino en el Canal. Ella asegura que eso es falso, pero a partir de ahí comenzó su infierno en la empresa y dos meses más tarde estaría en la calle.

"El Director vació su ordenador. Incluso la fotocopiadora tenía llave"

"Me iba y aprovechaban para mirarme la papelera. Cuando llegaba estaba vacía", cuenta a ESTRELLA DIGITAL. Según se desprende de la denuncia, el Canal le cerró el acceso a dos programas de ordenador para que pudiera hacer el seguimiento del ‘Proyecto de refuerzo de abastecimiento de Aranjuez y su zona de influencia desde la conducción Almoguera-Algodor’, el cofinanciado por fondos europeos. Los despachos del director y la subdirectora del Departamento de Ingeniería y Construcción del Canal se cerraron con llave que todos tenían menos ella, asegura. "El Director vació su ordenador. Incluso la fotocopiadora tenía llave", narra.

"Me fueron dejando en la esquina. Mi jefe empezó a ponerme pegas por todo, me obligaba a fichar cuando en el Canal los trabajadores pasan de fichar, era un mobbing encubierto. Cometí un error y fueron a por mí. Tenía que hacer un curso en la empresa, pero entré por otra puerta y por lo tanto no fiché. Así que me castigaron con 15 días de suspensión de empleo y sueldo". Finalmente en noviembre de 2010 fue despedida.

Blanco no pasaba por su mejor momento personal: "Arrastraron mi nombre por la empresa y me dejaron tirada con una hipoteca y una madre de 90 años con cáncer de mama".

"Hasta ahora lo que he hecho –parece que mal- es poner en conocimiento de las máximas estancias de esta empresa lo que yo había encontrado"

Perdió la demanda laboral contra el Canal puesto que su abogado, "inexplicablemente", no entregó al juez los emails habidos entre el secretario personal de Ignacio González y la extrabajadora, algo que el juez interpreta como que Araceli Blanco esperó el momento que más le convino para sacar los papeles. Sin embargo, ella asegura que desde que cayó esa carta en sus manos intentó denunciar los hechos de inmediato, primero a Ignacio González a través de su secretario personal, José de la Uz Pardos, la Jefa del Gabinete de Presidencia del Canal, Isabel Cuevas, un cura amigo suyo y la catedrática amiga personal del presidente del Canal, Marisol Cendron, y después ante el fiscal mediante su abogado quien le dijo que no contara con él para meterse con la clase política.

"Hasta ahora lo que he hecho –parece que mal- es poner en conocimiento de las máximas estancias de esta empresa lo que yo había encontrado y con todo lujo de detalles para que procedieran a limpiar de corrupción". Confiaba en el PP de Madrid y en el Canal, creía que estaba en una empresa "como Dios manda", y al final la denunciante se vio despedida y enjuicida. "En fin, el mundo al revés", lamenta.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >