MONTESSORI - WALDORF

Métodos de enseñanza alternativos

En los últimos años las escuelas que ofrecen pedagogías diferentes a la tradicional se están afianzando, tanto en España como en el resto del mundo, gracias a la búsqueda del desarrollo intelectual, emocional e incluso espiritual de los menores. ¿Qué ofrecen estas alternativas a la enseñanza clásica?

Métodos de enseñanza alternativos

“Es difícil evaluar si los niños aprenden más hoy en día, pues es posible que la cantidad de información del presente, reemplace la calidad de la información del pasado. Por ello, la elección de un método de enseñanza completo y que atienda a todas las necesidades de los niños y se adecúe al mundo en el que vivimos es fundamental para su correcto desarrollo", explica Alberto García Ongil, psicopedagogo y maestro en Escuela Waldorf, Asociación Madre Tierra de Cuenca.

Enseñanza a través de proyectos o cooperativas, método Montessori o Waldorf son algunas de las diferentes pedagogías, que tal y como explica García Ongil, “dan un paso más en la búsqueda de la formación más completa de los niños, teniendo en cuenta aspectos que la enseñanza tradicional olvida como la creatividad, la independencia o la responsabilidad”

Pedagogía Waldorf: Desarrollo superior con un mínimo de restricción y un máximo de consciencia.

“De todos los métodos de enseñanza, la enseñanza Waldorf es uno de los que mejor se adaptan a las necesidades de los niños, teniendo en cuenta una serie de objetivos muy determinados y relacionados con el ritmo y procesos corporales, que se han de llevar a cabo en un contexto de libertad y no de libertinaje”, apunta García Ongil, quien imparte clase a niños de primaria.

Este sistema de enseñanza, basado en la antroposofía de Steiner, busca promover el desarrollo saludable en cada niño de forma muy individualizada y capacitar y potenciar sus habilidades intelectuales y creativas, teniendo en cuenta las diferentes etapas por las que pasa el niño durante su infancia. Requiere una gran comprensión y compromiso por parte de los maestros y de los padres, pues se ejerce en un ambiente muy libre, aunque estricto en su planteamiento. 

“Esta metodología actúa de un modo armonizador que afecta al organismo de los niños. Por ello, los bloques en los que se divide cada día y cada clase, tienen en cuenta el pensar, el sentir y la voluntad de los alumnos. Los maestros Waldorf buscamos potenciar dichos aspectos por medio de actividades que involucran la mente, las emociones, la comprensión, etcétera, buscando un equilibrio, mientras trabajamos los bloques de contenidos necesarios para que aprendan lo exigido por el Ministerio de Educación curso a curso", añade el experto.

La pedagogía Waldorf, presente en más de 65 países, con más de mil escuelas repartidas por todo el mundo, se presenta como una opción educativa de lo más alternativa para niños y jóvenes de 0 a 17 años. Los resultados educativos son plenamente satisfactorios a nivel curricular, y "los niños aprenden felices, mientras crean su mundo en lugar de tratar de adaptarse al existente. "Además es magnífico que los niños tengan al mismo maestro durante cada una de las diferentes etapas educativas, -primaria,  secundaria y bachillerato", afirma García Ongil.

Montessori: independencia y responsabilidad

Este método, creado por la educadora italiana María Montessori, quien se dedicó a la investigación educativa en niños con trastornos mentales y con necesidades especiales, se basa en la búsqueda del desarrollo de la independencia del niño, por medio de su trabajo personal y de la observación clínica por parte del maestro.

"La escuela Montessori no es un lugar donde el maestro enseña, sino donde se desarrolla la responsabilidad y la capacidad física, psicológica e intelectual del niño, a través de un 'guía' y de trabajo libre con material didáctico especializado y sus correspondientes exámenes y deberes", explica García Ongil.

En España hay cerca de un centenar de escuelas o centros educativos en los que se imparte la metodología Montessori, implantada en 1973, por lo que ya es un sistema muy afianzado en la educación española. 

Además de estas pedagogías existen varios métodos que se aplican en colegios tradicionales o clases particulares para cubrir mejor las necesidades de los menos en algunas materias, como la Lectura Comprensiva Rosetta o el método EntusiasMAT o Kumon para las matemáticas.

Según García Ongil, lo más importante a la hora de decantarse por un método educativo u otro es" tener en cuenta el desarrollo vital del niño y buscar el que mejor pueda responder a sus necesidades vitales y educativas".