64 PERSONAS FALLECIDAS Y MÁS DE 200 HERIDAS

El incendio de Portugal podría ser provocado

El presidente de los bomberos portugueses sugiere el origen criminal del incendio que asola Portugal. Más de 30.000 hectáreas han sido calcinadas durante el incendio forestal declarado el pasado sábado en Portugal. Actualmente, aunque el 70% está controlado, cuatro focos continúan activos y más de 2.000 bomberos trabajan para extinguirlos. Las condiciones climatológicas no acompañan

Bomberos de Portugal.
Bomberos de Portugal.
El incendio de Portugal podría ser provocado

Al menos 64 personas han muerto y más de 60 han resultado heridas como consecuencia del incendio forestal declarado el pasado sábado por la noche en el término municipal de Pedrógão Grande, en Portugal. En total, más de 2.000 efectivos trabajan sin cesar para sofocar las llamas.  Entre los heridos y los fallecidos se encuentran varios bomberos que luchaban contra las llamas. 

Más de 30.000 hectáreas han sido calcinadas y la tierra de la zona afectada continúa muy caliente. El viento no ayuda, y su fuerza está dificultando las tareas de extinción. 

Una gran parte de las personas fallecidas quedaron atrapadas en el interior de sus vehículos en un camino ubicado entre las localidades de Figueiro dos Vinhos y Castanheira. "Estamos ante la mayor tragedia de víctimas humanas de los últimos tiempos por un siniestro de este tipo", declaró anoche Costa. 

El fuego alcanzó rápidamente varios pueblos e inmediatamente se pusieron en marcha varios planes de evacuación. Mientras tanto, la prioridad continúa siendo "combatir el fuego" y "auxiliar a las familias de las víctimas", añadía Costa. Sin embargo, la tarea resulta "difícil" por culpa de los diferentes focos activos, según ha señalado Elíseo Oliveira. "Hay muchas y diversas líneas de fuego con características diferentes", ha apuntado el comandante de operaciones de los servicios de Protección Civil.

Los usuarios de las redes sociales se han volcado con los bomberos portugueses, especialmente tras la publicación de una fotografía en la que éstos, completamente exhaustos, intentan descansar unos minutos. 

Por este motivo, España envió dos aviones apagafuegos del 43º Grupo del Ejército del Aire para colaborar en las labores de extinción de los incendios que afectan al distrito de Leiria, en Portugal, según confirman fuentes del Ministerio de Defensa español. Uno de ellos salió desde el destacamento operativo desde el día 15 en la Base Aérea de Matacán, Salamanca, mientras que el otro lo ha hecho desde la base central de esta unidad del Ejército del Aire en Torrejón de Ardoz. A bordo de cada avión anfibio dos pilotos y un mecánico de vuelo. Sin embargo, debido a la virulencia de las llamas, en las últimas horas se han enviado otros dos aviones con las mismas características.

La UME se suma a las tareas de extinción

A petición del Gobierno de Portugal al Gobierno de España, alrededor de 200 militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME) se incorporaron a las tareas de extinción de los incendios forestales que asolan el centro de Portugal, en la zona de Pedrogao Grande, y que han costado ya más de 64 muertos civiles y bomberos y una cincuentena de heridos, según informan desde el Ministerio de Defensa en una nota de prensa