LOS GEOS AUTONÓMICOS

Los SWAT del barrio

La Policía Foral de Navarra, Los 'Mossos d'Esquadra', la 'Ertzaintza' y la Policía Municipal de Madrid cuentan todas ellas con una unidad especial para llevar a cabo operaciones de alto riesgo, ya sea para proteger a ciudadanos y altas personalidades o en misiones de rescate y antiterrorismo. Su entrenamiento y formación, muy similares a la de un geo de la Policía Nacional

Los GEI de los 'Mossos d'Esquadra', los GRI-UCES de la Policía Municipal de Madrid, los GIE de la Policía Foral de Navarra y los BBT de la 'Ertzaintza'. (De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo).
Los GEI de los 'Mossos d'Esquadra', los GRI-UCES de la Policía Municipal de Madrid, los GIE de la Policía Foral de Navarra y los BBT de la 'Ertzaintza'. (De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo).
Los SWAT del barrio

Son muy pocos, de hecho, cada vez son menos. No copan portadas, no tienen buena prensa y sus intervenciones en muchas ocasiones son silenciadas o eclipsadas por otras unidades de más relumbrón como los GEO (Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional) o los GAR (Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil). Pero la realidad es que en España existen cuatro cuerpos especiales conformados por los agentes más cualificados de algunas de las policías autonómicas más importantes del país.

Ellos son los GIE (Grupo de Intervenciones Especiales de la Policía Foral de Navarra), los BBT ('Berrozi Berezi Taldea' de la 'Ertzaintza'), los GEI (Grupo Especial de Intervención de los 'Mossos d’Esquadra') y los GRI-UCES (Grupo de Reacción inmediata de la Policía Municipal de Madrid). Estos últimos no son autonómicos, sino locales, aunque su preparación es similar al resto de unidades especiales. Los GIE, BBT y GEI se enmarcan dentro de las unidades tácticas, mientras que los GRI son un híbrido entre las tácticas y las de intervención.

Las cuatro unidades cuentan con los mejores agentes de sus respectivos cuerpos de seguridad. Son la élite y para ello han de pasar unas duras pruebas de acceso. Por ejemplo, para entrar en los 'Berrozi' (BBT) el agente ha de soportar unas duras jornadas de resistencia muscular del tren superior, inferior y dorsal. Los aspirantes deben de colgarse de escaleras con agarre supino (las palmas de ambas manos mirando para arriba) y cruzarlas en menos de 30 segundos o realizar las máximas dominadas posibles en una barra fija y en el menor tiempo posible.

berrozi

Miembros de los 'Berrozi', durante una intervención.

Tanto los BBT, como los GIE y los GEI están preparados para realizar cualquier asalto, entrada y registro a inmuebles con riesgo de hallar en su interior hombres armados. Están entrenados para llevar a cabo operaciones de alto riesgo, ya sea para proteger a ciudadanos y altas personalidades o en misiones de rescate y antiterrorismo. Al ser unidades tan específicas requeridas en situaciones muy concretas, su mayor actividad se centra en unos durísimos entrenamientos donde aprenden, entre otras cosas, a manejar todo tipo de armamento y explosivos. Además, también reciben clases de conducción ofensiva, técnicas de intervención, escalada, orientación… La formación que reciben estos agentes no tiene nada que envidiar a otro tipo de unidades especiales nacionales. De hecho, estas tres unidades han participado hace muy pocas semanas en unas jornadas de tiro organizadas por el Ejército de Tierra.

Los entrenamientos son muy similares a los que puede realizar un GEO. De hecho, los GEI de los Mossos d’Esquadra nacieron bajo el amparo, las recomendaciones y la supervisión del Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía. En cuanto a equipamiento, los cuerpos especiales autonómicos también se asemeja mucho a los agentes de élite a nivel estatal. Botas tácticas, chalecos antibalas, cascos, gafas antifragmentación, escudos balísticos y… armas largas (escopetas, subfusiles, fusiles...).

Tiradores de élite

En cuanto a formación de tiro, en muchas ocasiones los agentes de estas unidades especiales autonómicas están más entrenados incluso que otros de los GOE o los GAR, que tienen restringidos las prácticas de tiro externas al cuerpo. "Yo soy instructor en algunos cursos y realizo entre cinco y seis a lo largo del año", afirma un miembro de las GRI, actuales UAS (Unidad Apoyo de Seguridad de la Policía Municipal). En este sentido, los popularmente llamados antidisturbios de la capital reclaman el poder usar armas largas debido a la amenaza yihadista latente, pero la Ley no se lo permite. "Dependemos de lo que mande el Ayuntamiento de Madrid porque no dependemos de la Comunidad como los GIE o los GEI. Los alcaldes nunca han querido dotarnos de armas largas porque para eso ya están los GEO de la base de Guadalajara", explica el mismo agente.

GRI

Miembros de los GRI-UCES, en una foto de archivo.

Formados por los mejores

Los cuatro cuerpos especiales datan de fechas distintas, aunque son los 'Berrozi' y los GEI los más antiguos. Los agentes de élite de la 'Ertzaina' no tienen una fecha de fundación concreta, aunque los expertos sitúan en el 1985, el año de su nacimiento. Sus primeros miembros fueron entrenados por ex-miembros de la Royal Navy con el objetivo de arrebatar el dominio rural a la banda terrorista ETA. Es precisamente la existencia de ETA la culpable de que los 'Bezorri' sean uno de los cuerpos especiales autonómicos más activos, durante la década de los años 80 y los años 90. La operación más destacada de esta unidad data del año 1991 cuando se enfrentaron a componentes del comando Vizcaya en el parque de Etxebarría, en Bilbao. En esta intervención fallecieron el 'ertzaina' Alfonso Mentxaka y el etarra Juan María Ormazabal, 'Tturko'. Con el paso de los años y el desplome de ETA han perdido peso y ahora son cerca de 30 agentes los que conforman esta unidad. 

Por su parte, los GEI comenzaron su actividad a comienzos de la década de los 90, aunque la idea de la creación de esta unidad especial nació en el año 1989. Los pioneros de los futuro geos catalanes fueron siete agentes enviados a Alemania en el año 1991 para ser instruidos por los SEK (Spezialeinsatzkommando, una unidad táctica de la Policía alemana), y estar preparados para la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Más tarde, otro grupo de seis agentes de los 'Mossos d'Equadra' fueron enviados a Guadalajara, donde los GEO tienen sus instalaciones. Allí recibieron una formación similar a la de la unidad de élite de la Policía Nacional. A este curso también se unieron los siete miembros iniciales que viajaron a tierras teutonas. Con el paso del tiempo, los GEI se han especializado en operaciones de alto riesgo y han ido aumentado su número hasta llegar a contar con cerca de una treintena de agentes, en la actualidad. Aunque por norma general no copan portadas, como el resto de unidades especiales autonómicas, recientemente saltaron a la palestra mediática al participar en la detención del pistolero de Gavá. 

GEI

Dos miembros de los GEI, durante un entrenamiento.

Por último, los GIE de la Policía Foral de Navarra fueron creados en el año 2005 en un intento de modernizar el cuerpo, según explican fuentes policiales. "Se aprovechó la época de bonanza económica que vivían las arcas públicas", afirma un agente de la Policía Foral de Navarra. Lo cierto es que no se le recuerda una actuación destacada, aunque sí participan en operaciones complicadas y registros relacionados con el tráfico de drogas. En el ámbito local, los GRI-UCES de la Policía Municipal de Madrid han visto mermado su protagonismo desde su creación en el año 2007. Con la llegada de Ahora Madrid y Manuela Carmena han perdido sus siglas -ahora son las UAS (Unidad de Apoyo a la Seguridad- y una de sus unidades -antes eran dos-. A pesar de ello, estos agentes se presentan como imprescindibles en una ciudad, la capital de España, donde cada semana hay una manifestación o una gran concentración.