LA ESTRECHA COLABORADORA DEL LÍDER DEL PP HEREDÓ SU ESCAÑO

Julieta de Micheo y Trillo: de Misa a la Embajada

Federico Trillo-Figueroa tendrá que declarar mañana en el Juzgado de los Social en razón de su actual cargo, embajador de España en Londres. Un feo asunto en el que está implicada también su más estrecha colaboradora, Julieta de Micheo, exsecretaria que lo ha seguido hasta la Embajada y que heredó su escaño por Alicante. Esta es la historia de la controvertida "sombra" del exministro y expresidente del Congreso

Julieta de Micheo, en una imagen del PP.
Julieta de Micheo, en una imagen del PP.

La presencia de un chica joven, guapa, muy bien vestida y con un cartapacio cargado de papeles en la puerta de la Iglesia no pasaba inadvertida a los viandantes. Pocas veces entraba en la Iglesia, y se quedaba charlando con los escoltas o el chófer, sin demasiadas confianzas. La escena tenía lugar en la calle Príncipe de Vergara, en la Parroquia de Santa Mónica, en Diego de león, los Oblatos, o bien en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas, en Conde de Peñalver, todas ellas en el barrio de Salamanca. La joven rubia ha viajado con Federico Trillo-Figueroa de los iglesias del barrio de Salamanca a varios despachos, ahora al del embajador de España en Londres.

Julieta de Micheo Carrillo-Albornoz está cerca de Trillo desde hace unos 20 años, cuando coincidieron en el Congreso de los Diputados. Él, presidente, ella secretaria. Pronto, a decir de testigos presenciales, ella era el ojito derecho del poderoso Federico Trillo-Figueroa Martínez-Conde. Y de allí a casi todas partes donde ha pisado el mandatario del PP.

Esta semana se aclarará, según informa el diario El País, el verdadero papel de De Micheo, diputada del PP por Alicante en sustitución de Trillo-Figueroa precisamente, en la Embajada de España, en el transcurso de un juicio de la sala 5 de lo social por posible acoso laboral contra una secretaria de la Embajada. Esta funcionaria asegura que se vio desplazada de sus funciones (llevar la agenda del embajador y organizar los actos sociales a los que acude) por De Micheo. La epopeya de Teresa Hernández, la secretaria que ha demandado a Exteriores, se parece a la que vivieron los miembros del Ministerio de Defensa con destino en el entorno a Federico Trillo-Figueroa cuando este estuvo a cargo del departamento, con Julieta como jefa de la secretaría del ministro.

En su demanda, Hernández asegura que, entre otras cosas, fue reprendida severamente por pasar directamente su teléfono al embajador (con una llamada de Julieta de Micheo, precisamente), y no hacerlo por medio del mayordomo. El día de la toma de posesión de Trillo-Figueroa en el Ministerio de Defensa se presentaron varios partes disciplinarios por uso del ascensor privado del Ministro por personal del Ministerio, en medio del ajetreo y barullo que supuso la toma de posesión.

Así se inició lo que fuentes de Defensa califican del “régimen del terror” de Trillo-Figueroa en la planta privada del Ministro, la cuarta. Allí se encastilló el nuevo ministro, con Julieta de Micheo como ama de la fortaleza, en su papel de jefa de la secretaría, con rango de asesora del Gabinete. “En torno a la cuarta planta se formó una burbuja impenetrable, sin acceso al ministro si no era con permiso de su secretaria”. “Bastante déspota”, asegura otro empleado del Ministerio. Los partes disciplinarios se sucedieron en el entorno del ministro Trillo-Figueroa, que usó todas las atribuciones posibles del boato que correspondían a su figura al frente de la Defensa. El primer encontronazo fue con el almirante que entonces era jefe de Gabinete militar del Ministro. "El almirante reclamó acceso directo al ministro, que era lo natural. Julieta se negó, y para sorpresa de todos, Trillo le dio la razón a su secretaria. El almirante decidió que no aceptaba la situación y se fue del puesto", explica una fuente del gabinete del entonces ministro.

Algún colaborador del ministro explica que éste comenzó a ver el mundo desde los ojos de Julieta de Micheo. “Ella es la que mandaba”, asegura uno de sus asesores personales, hoy lejos de la política de partidos.

En esa época De Micheo tenía que esperar menos en los bancos del Barrio de Salamanca. El aparato que daba cobertura al ministro Trillo-Figueroa (seguridad, transporte y protocolo) tenía en los itinerarios de sus desplazamientos previstas iglesias para casi cualquier movimiento de la comitiva. Incluso una en el trayecto entre el Ministerio de Defensa (en el Paseo de la Castellana) y el Congreso de los Diputados (Carrera de San Jerónimo). Trillo mandó poner en marcha de nuevo la capilla que hubo en su momento en el Ministerio.

Trillo-Figueroa vivió un amargo final en su etapa ministerial, como consecuencia del escándalo en las identificaciones de los caídos en el accidente del Yak-42. Tras la derrota del PP en 2004, Trillo-Figueroa se centró en la dirección del área de Justicia y Libertades Públicas del PP. Julia de Micheo no se fue al paro, sino que pasó a ser la jefa de Gabinete del Trillo en estas funciones. El exministro es el autor de la estrategia jurídica del PP en el “Caso Gürtel” y cobró del PP por este trabajo.

En este tiempo, además, mejoró ostensiblemente su patrimonio personal. Adquirió un ático en la calle Príncipe de Vergara (donde ya disponía de una gran casa) de más de 400 metros cuadrados, con dos plazas de garaje, en el corazón del Barrio de Salamanca, como ya informó ESTRELLA DIGITAL. Julieta de Micheo lo acompañaba, desde la Misa temprana hasta el final de la jornada.

La joven, nacida en Inglaterra, logró plaza en las listas del PP al Congreso en 2011, por la circunscripción de Alicante, que encabezaba, por supuesto, Federico Trillo-Figueroa. El aluvión de votos no le dio escaño a De Micheo, que lo logró en mayo de 2012, cuando su mentor Trillo-Figueroa fue nombrado embajador de España en Londres. La biografía oficial del Congreso asegura que el "Licenciada en comunicación, márketing y RRPP", sin que conste en qué facultad obtuvo su titulación.

Imagen en Twitter de la colaboradora de Trillo.

De Micheo, a pesar de ser vocal en dos comisiones del Congreso y vicepresidenta primera de la de Estudios de Redes Sociales, acompañó al flamante embajador en su destino en Londres. Inicial y formalmente, como apoyo a la delegación para los Juegos Olímpicos de Londres. No es de extrañar, por tanto su escasa participación en el Congreso: 12 preguntas por escrito (hechas en dos únicos días de trabajo) y 15 preguntas orales en tres años en el Congreso, vocal de dos comisiones y vicepresidenta de otra. Un balance más que modesto.

Ahora una demanda laboral de una trabajadora de la Embajada deja al descubierto la poderosa mano de De Micheo en la legación española. Una legación en la que Trillo-Figueroa entró con una guadaña: destituyó a 18 cargos diplomáticos en sus primeros 5 meses. También frenó la contratación de Belén Martín-Amat en la secretaría de la Cámara de Comercio española en Londres, un suceso muy traumático para los empresarios españoles allí presentes.

Teresa Hernádez, la secretaria de la Embajada despedida por faltas disciplinarias, fue la única miembro de la Legación no invitada a la fiesta del Día Nacional en la Embajada, según aseguran fuentes diplomáticas, “un hecho inaudito, en una fiesta en la que no faltaron las monjas españolas de Londres”.

José María Cano, Julieta de Micheo y Trillo en un acto en Londres (Pulso.es).

Fuentes cercanas a Trillo-Figueroa aseguran que la relación que mantiene con Julieta de Micheo es casi paterno-filial, de gran complicidad espiritual. Eso sí, lo que no logró Trillo-Figueroa es que su ayudante más estrecha, desplazada a Londres para apoyar en los Juegos Olímpicos, fuera acreditada a los mismos. La organización inglesa no entendía su papel y le denegó la autorización.

"Yo pensaba que Trillo, que había hecho un doctorado sobre Shakespeare, tenía un nivel alto de inglés –explica uno de sus colaboradores de los tiempos de Defensa–, hasta que descubrí que apenas lo chapurreaba. Claro, entonces descubrí que Julieta ha nacido en Newcastle y que es bilingüe". Julieta, un nombre muy shakesperiano, por cierto.