EN MITAD DEL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Felipe VI, la Guardia Civil y la Policía Nacional, los grandes ovacionados del 12-O

El público que abarrotaba las aceras del Paseo de la Castellana, más numerosos de lo habitual, han mostrado su apoyo al jefe del Estado y a las fuerzas y cuerpos de seguridad. La muerte del piloto de un caza Eurofighter que participaba en el desfile se ha conocido al finalizar el acto

Los reyes han presidido el desfile. | Casa Real
Los reyes han presidido el desfile. | Casa Real
Felipe VI, la Guardia Civil y la Policía Nacional, los grandes ovacionados del 12-O

El día del “Orgullo de ser españoles”, como ha bautizado el Ministerio de Defensa al Día de la Fiesta Nacional, se ha materializado este jueves en las calles de Madrid. El tradicional desfile del 12 de octubre ha estado mucho más concurrido de lo habitual, con centenares de personas -hay quien apunta, a que las cifras han llegado a miles- apostadas en las aceras del madrileño Paseo de la Castellana. Las banderas nacionales más próximas al palco real han estado acompañadas por constantes gritos de “Viva España” –e, incluso, algún cántico contra el president de la Generalitat, Carles Puigdemont-.

El final del desfile ha quedado ensombrecido por la muerte del capitán del Ejército del Aire, Borja Aybar, tras estrellarse con uno de los cazas que, precisamente, habían realizado una exhibición aérea en los cielos de Madrid. La noticia se ha empezado a conocer según el desfile terrestre llegaba a su fin y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha sido informada al bajar de la tribuna y se dirige junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la Base Aérea de Los Llanos, en Albacete, donde se ha producido el siniestro.

Mucho antes de que se produjera el fatídico accidente, el desfile se ha desarrollado de manera muy distinta a la de los últimos años. Muchas más personas se han acercado al Paseo de la Castellana y uno de los momentos más vibrantes ha sido la llegada del rey Felipe VI, que ha acudido acompañado por la reina Letizia, la princesa de Asturias y la infanta Sofía. Todos ellos a bordo de uno de los Rolls Royce Phantom que suele utilizar el monarca en este tipo de actos. Las ovaciones se oían Castellana arriba a medida que avanzaba la comitiva real hasta su llegada a la Plaza de Lima sobre las 11.00 horas.

llegada

Un cuarto de hora antes, habían comenzado a llegar el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, el general Fernando Alejandre; la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Desde una de las tribunas de invitados, también le observaba su hermana, la infanta Elena, que ha visto el desfile arropada con una bandera de España y con su hija, Victoria Federica, cerca de ella. En el mismo palco, aunque un poco más separado, también se encontraba el hijo de María Dolores de Cospedal, que ha estado acompañado por su secretaria personal.

Uno de los asistentes que más ha llamado la atención ha sido el expresidente Felipe González, que se ha sentado en la tribuna del Gobierno, justo detrás de los reyes. No es habitual ver a ex jefes de Gobierno en este acto, aunque son siempre invitados al acto por protocolo, según han confirmado fuentes del Estado Mayor de la Defensa. Las ausencias han continuado en la línea de años anteriores. Los presidentes autonómicos de Navarra, País Vasco y, por supuesto, Cataluña no se encontraban entre los asistentes.

El del Homenaje a los Caídos, uno de los momentos más emocionantes de los actos militares, ha estado protagonizado por la madre de Ignacio Echevarría, el joven español que fue asesinado por un terrorista en Londres, mientras intentaba ayudar a un policía.  

Aplausos para la Policía Nacional y Guardia Civil

Pero, sin duda, los protagonistas del desfile terrestre han sido la Policía Nacional y la Guardia Civil. En total, en el acto han participado 78 aeronaves, 84 vehículos y más de 3.900 militares, pero ha sido la llegada de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado los que más aplausos han arrancado –con el permiso de la Patrulla Águila, siempre muy querida-.  

La Policía Nacional ha desfilado por primera vez en 30 años y se ha encontrado con un gran recibimiento en las calles de Madrid.  

Además de Policía Nacional y Guardia Civil, también han desfilado 120 gendarmes franceses que se están instruyendo en la lucha contra el terrorismo con el instituto armado español y la bandera de Líbano, un gesto de agradecimiento al país después de que en agosto sus soldados ondeasen la española tras enfrentarse al ISIS, en recuerdo a los fallecidos en los ataques del grupo terrorista en Cataluña.