LA CURA PARA LA HEPATITIS C

La especulación con Sovaldi "está matando vidas"

El creador del medicamento que cura la Hepatitis C no considera desorbitado su precio puesto que "esta medicina cura, por eso cuesta más". Sin embargo, según una especialista, el precio real es de unos 400 dólares y "el resto es pura especulación"

Raymond Shinazi, el creador de Sovaldi, en un fotograma del programa de Cuatro
Raymond Shinazi, el creador de Sovaldi, en un fotograma del programa de Cuatro
La especulación con Sovaldi "está matando vidas"

Raymond Shinazi es el creador de Sovaldi, el medicamento que cura la Hepatitis C en un porcentaje del 90%. En las últimas semanas ha concedido entrevistas a diversos medios, entre ellos a Cuatro en el programa de Samanta Villar, ‘Conexión Samanta’, en el que decía que él no tenía la culpa del precio del medicamento, “no es asunto mío” asentaba, y se defendía de las críticas de la periodista, quien intentaba proteger los derechos de los enfermos, diciendo que si mucha gente quería Sovaldi el precio tenía que subir. “No es mi problema. Esta medicina cura, por eso cuesta más”. Asegurando que no se puede dar gratis o a un bajo precio un medicamento que ha costado dinero y que salva la vida de cientos de personas. Un medicamento que costaría a cada afectado español 25.000 euros, pero que en EEUU valdría 60.000 y 600 en Egipto e India, por lo que "cuesta 400 dólares, el resto es pura especulación" cuenta una especialista a Samanta. Una diferencia de miles de euros que se traduce a miles de beneficios para Sovaldi.

Shinazi: el precio del medicamento "no es asunto mío"

El médico, dependiendo de la situación de cada paciente, puede recetarle este fármaco, pero el proceso es lento y muchos afectados han tenido que recurrir a las querellas para que el medicamento que puede curarles la vida les llegue a tiempo. Aunque muchos de ellos todavía siguen esperando y continuarán con todo el proceso legal para conseguir lo que, según ellos, les pertenece.

Por su parte, el Director General de Farmacia del Ministerio de Sanidad, Agustín Rivero, muy lejos de conocer la realidad de los afectados, decía que “el tratamiento llegará a los pacientes que lo necesiten”, ignorando que hay enfermos de Hepatitis C en grados F3 y F4 -que rozan la situación terminal- que, a pesar de que sus médicos les han recetado el medicamento, todavía no les ha llegado. Rivero defendía a su vez que era imposible que esos enfermos no lo tuviesen, y les invitaba a enviarles el informe en el que se explicaba su situación para estudiarla y hacerles llegar el medicamento. Agustín Rivero no quería ser consciente de la situación de los afectados.

Un repunte desorbitante

La empresa, que se ha convertido en un monopolio del fármaco, ha conseguido en 3 años quintuplicar sus ingresos: ha pasado de tener unos beneficios de 3 millones a 15 millones. La patente de un fármacos que solo tienen ellos es lo que ha hecho que esta curva de beneficio solo crezca.

Podría crearse un genérico

El excesivo precio de este fármaco podría rebajarse si el Gobierno presiona, puesto que podría crearse un genérico que acabaría con el monopolio de Sovaldi. Algo que es totalmente legal, pero que supondría un gran desplome del precio del mismo y unas ganancias inferiores a las que se están consiguiendo.