GRAVES CARENCIAS DE AGUA EMBALSADA Y PÉRDIDA DE COSECHAS

La peor sequía de los últimos 20 años

La sequía golpea con fuerza. El agua embalsada cae al 38,9% de la capacidad total, Galicia decreta la alerta en la mitad de su territorio y Castilla y León declara la pérdida del 70% del cereal

Vista del caudal de uno de los ríos gallegos afectados por la sequía.
Vista del caudal de uno de los ríos gallegos afectados por la sequía.
La peor sequía de los últimos 20 años

España afronta la peor sequía de los últimos veinte años y Galicia es una de las zonas más afectadas. Las reservas hídricas han caído al 38,9% de la capacidad total de los embalses, un registro que sólo fue superado por el periodo de sequía que se vivió entre 1992 y 1995, cuando las reservas llegaron a caer hasta el 26,4%. Esta actual situación se debe a que este año ha llovido poco y mal.

El 2017 es el año más seco de la historia, ya que las lluvias han estado en un lugar tan húmedo como la cuenca del Miño-Sil un 40% por debajo de la media, según Francisco Marín, el presidente de la Confederación Hidrográfica. El principal objetivo de los ayuntamientos es extremar el cuidado en el uso del agua en fuentes y en otros elementos decorativos, así como no malgastar el agua.

La comunidad autónoma de Galicia lleva desde enero de este mismo año en prealerta, por culpa de la sequía y, el pasado martes 3 de octubre, se decretó la alerta en toda la demarcación Miño-Sil. Este viernes se ha procedido a hacer lo mismo en seis zonas de Galicia, así como en las provincias de A Coruña y Pontevedra.

Otra comunidad autónoma afectada es la de Castilla y León, donde la sequía lleva un año en Valladolid, y mantiene bajo mínimos los embales de la Cuenca del Duero. Las cuencas del Duero junto al Tajo, se encuentran al 32,2% y al 40,8%. La principal afectación se encuentra en la agricultura, donde se declara la pérdida del 70% de la cosecha del cereal.

Captura de pantalla 2017-10-06 a las 13.29.20

Las otras dos cuencas más afectadas

Las cuencas más afectadas son las que primero suelen sufrir la escasez. Se trata de las cuencas del Júcar, con un 26% de los recursos disponibles y la del Segura, con un 14,3%. Pero la cuenca del Segura tiene el inconveniente de suministrarse del Tajo-Segura, ya que la sequía afecta a la cuenca cedente. En Castilla-La Mancha tampoco ha llovido y no quieren ceder más agua en el siempre polémico Trasvase Tajo-Segura. Además, el Guadalquivir se encuentra bajo mínimos y la cuenca del Ebro también ha cruzado el umbral de reservas por debajo de la mitad de la capacidad, con el 44,2%.

El consumo de agua sube un 2% en Madrid y los embalses están al 61%

El municipio de Madrid inicia el nuevo año hidrológico 2017-2018 con un volumen de agua almacenado de 576,1 hectómetros cúbicos, que se sitúa 11 puntos por debajo del volumen de hace un año, cuando las reservas de agua embalsada eran de 684,4 hectómetros cúbicos, según datos de Canal de Isabel II.

La sequía comenzará a ser objeto de debate político la próxima semana, con una interpelación de la senadora socialista Elena Víboras a Isabel García Tejerina, la ministra de Medio Ambiente. La parlamentaria acusa al Gobierno de "cruzarse de brazos mientras seis cuencas de Galicia y las del Júcar, Segura y Duero están en alerta mientras que otras están en prealerta".