CRISIS ALIMENTARIA

España no tiene problemas de huevos

Se confirma, como publicó Estrella Digital, que no se han comercializado huevos contaminados en España

Varios trabajadores desechan huevos contaminados, en una granja de Holanda.
Varios trabajadores desechan huevos contaminados, en una granja de Holanda.
España no tiene problemas de huevos

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), dependiente del Ministerio de Sanidad, asegura en nota publicada en su Web "que no se han distribuido en España" huevos contaminados por el insecticida tóxico friponil.

Con fecha 20 de julio la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) tuvo conocimiento a través del Sistema Europeo de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF),   de la detección de fipronil en huevos efectuada por Bélgica. 

El fipronil es un producto, no autorizado para su uso en animales de producción de alimentos. En este caso, ha sido utilizado  para tratar la presencia de un ácaro  denominado “Dermanyssuss gallinae” en gallinas de puesta.

La Agencia asegura que hay distribución de huevos contaminados en trece países: Austria, Bélgica, Suiza, Alemania, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Irlanda Italia, Holanda, Polonia, Rumania y Suecia.

Las medidas adoptadas en estos países, sobre las granjas de producción y los huevos presuntamente implicados ha sido la de proceder al bloqueo de la producción de estas granjas, así como  la localización y la retirada inmediata del mercado de los productos implicados.

La Comisión Europea (CE) decidió ayer abrir una investigación para analizar si Bélgica reaccionó tarde en el escándalo de los huevos contaminados con fipronil.

La crisis alimentaria se hizo pública   a principios de este agosto pero que se remonta hasta junio, cuando la autoridad responsable de la seguridad alimentaria en Bélgica, la Afsca, detectó por primera vez la sustancia en partidas de huevos.

No fue, sin embargo, hasta el 20 de julio cuando Bélgica informó a las autoridades comunitarias a través del sistema de alerta rápida europeo (Rasff), que permite a los demás Estados miembros estar atentos e incluso reforzar los controles si lo estiman necesario.

Según los análisis publicados, fue la granja holandesa Chick Friends la que utilizó este tratamiento, pero fue Poultry Vision, una empresa belga de la provincia de Amberes, la que proporcionó la sustancia a Holanda.

El comisario europeo de Seguridad Alimentaria ha defendido la imposición de multas a los autores del fraude de los huevos contaminados.