FUEGOS ARTIFICIALES Y FIESTAS LOCALES

España huele a pólvora…china

La importación de pólvora china inunda el mercado español de fuegos artificiales. Pero no es solo el producto y sus efectos en la calidad; la, son los precios de los espectáculos y algunos cambios, como los que proponen “fuegos silenciosos” los que amenazan al sector

Fuegos artificiales.
Fuegos artificiales.
España huele a pólvora…china

El largo fin de semana festivo, probablemente el más importante del año, llena España de una de las tradiciones populares mas exigidas a los organizadores de fiestas locales: los fuegos artificiales.

Se celebra estos días, sí, el famoso concurso de fuegos de artificio de la Semana Grande de San Sebastián. Pero son miles de municipios los que disparan castillos de fuegos artificiales. Lo que quizá sea menos conocido es que el 85% de los disparos tendrán origen chino.

Durante décadas, empresas de carácter familiar, la mayoría de origen valenciano, llenaban el cielo español de color y pólvora. Siguen, aparentemente, haciéndolo. Algo ha cambiado, sin embargo: la pólvora que disparan será china y muchas empresas tradicionales abandonan los festejos en los que tradicionalmente participaban.

El fenómeno producido en la Mascletá valenciana en el que empresas tradicionales prácticamente no participan, debido al nivel de precios, se ha extendido a numerosas empresas.

El verano no empezó bien: una de las empresas con más tradición –Pirotecnia Caballer- entraba en concurso de acreedores. Ciertamente, la razón tiene su origen en una inversión inmobiliaria. No obstante, revela la dificultad del mercado para generar tesorería que estabilice la situación financiera de las empresas.

El sector pirotécnico en España suma alrededor de 120 empresas – pero unas quinientas entidades están relacionadas con ellas- y factura en torno a 100 millones de euros, 70 millones en espectáculos y 30 millones en venta directa, y el 50% de esta facturación se produce en la Comunidad Valenciana.

El principal volumen de negocio está en el exterior y las empresas valencianas concentran el 40% de lo exportado a nivel nacional, con destino a EEUU, Francia y Japón, fundamentalmente,

La internacionalización ha salvado, relativamente, a las empresas españolas que han padecido tanto la crisis como la invasión china.

La contaminación del producto chino

Antes de la crisis, el material chino no amenazaba especialmente ni la calidad ni la presencia española en los festejos. Los presupuestos municipales hacían rentable el producto español. El material chino solo era un complemento.

Tras el 2007, los presupuestos municipales se agotaron y redujeron el gasto en festejos. Una situación que no se ha recuperado a pesar de que los ayuntamientos han vuelto al superávit. Crisis y nueva normativa de seguridad (cambios en los disparos en la vía pública y en las fábricas), obligaron a las empresas a inversiones para las que no siempre estaban preparadas. Una falta de tesorería que se ha sumado a un abaratamiento dramático de los precios de los disparos, circunstancia agravada por los habituales retrasos en los pagos.

Los profesionales del sector alertan de la necesidad de que los precios crezcan entre un 15 y 20% para cubrir sus costes. Con su material y su estructura, muchos disparan bajo coste y solo los que trabajan en mercados internacionales pueden mantener sus estructuras.

España era el principal exportador de productos pirotécnicos de Europa. Ahora nos hemos convertido en el primer país importador. Los productos pirotécnicos ahora proceden de China ya que, debido al bajo coste de la mano de obra, ofrece artículos mucho más baratos que los españoles.

España es el séptimo exportador. La mitad de la exportación española se concentra en el producto Valenciano, tanto por sus artificios como por el diseño de espectáculos

El Kilogramo chino se paga a 2,50 mientras el español, se sitúa en 21,18. Todos los exportadores que nos preceden en el mercado, excepto China, tienen precios superiores a los españoles. No es el coste, por lo tanto, si no probablemente la estructura comercial la que impide competir con el producto chino.

Menos calidad y reconversión

Ahora, las empresas disparan más barato – sin lograr muchos más márgenes- pero ofrecen menos calidad. La utilización masiva de la pólvora china afecta tanto a los colores de los disparos, como a la duración de los proyectos pirotécnicos.

A pesar de no ser un campeón en la exportación, la internacionalización ha salvado a las entidades españolas, al menos a las más importantes, de la crisis.  España forma parte de los tres productores de calidad más importantes, tanto en calidad de producción como en diseño. La participación española en “concursos” internacionales es muy elevada.

Es la digitalización en relación con el diseño lo que desean las empresas basar sus procesos de reconversión.

Tampoco la cultura popular es una garantía

En cualquier caso, no son solo problemas económicos los que enfrenta el sector. Relevantes sectores sociales han iniciado una crítica a los fuegos de artificio, en relación de la contaminación acústica y las molestias vecinales, proponiendo los “fuegos silenciosos”. Por otra parte, las instituciones parecen estar reorientando sus propuestas hacia las proyecciones en tres dimensiones. Procesos de cambio que afectan a la pirotécnica tal y como la hemos conocido.