EL SECTOR FINANCIERO ABANDONA CATALUÑA

Empresas catalanas: "Molt bé, pues adiós"

Caixabank y Gas Natural se suman a la fuga que ayer consumó el Sabadell. También lo hacen en la mañana del sábado, la Fundación Bancaria de La Caixa, su mayor accionista, que se va a Palma. Crecen las empresas que dudan. La respuesta empresarial  se suma a la legal. La CUP presiona para la declaración de independencia y sectores del PDeCat piden prudencia

El Sabadell ha abierto la marcha de empresas financieras fuera de Cataluña. La sangría del "proceso" es evidente. | ED
El Sabadell ha abierto la marcha de empresas financieras fuera de Cataluña. La sangría del "proceso" es evidente. | ED
Empresas catalanas: "Molt bé, pues adiós"

Solo Junqueras y algún medio nacionalista le quita importancia. Desde el PDeCAT hasta los sindicatos mayoritarios, bastante complacientes con “el procés”, se han visto sorprendidos por las contundentes y rápidas reacciones empresariales.

El propio conseller de Empresa de la Generalitat, Santi Vila, ha venido a declarar que defiende “un tiempo sin decisiones unilaterales" en Cataluña. Artur Mas pide, en el Financial Times, “precaución”.

Ayer Caixabank se marchaba a Valencia, este sábado la Fundación La Caixa, su mayor accionista a través del holding Criteria se lleva a Palma de Mallorca ambas instituciones.

Gas Natural profundiza en una herida que dura meses y, además, no bromea: directamente se marcha a Madrid. Con menos ruido y más modestia, a la misma hora, Ballenoil, red de gasolineras y lavado, que pertenece al grupo Progeral, se marcha también a Alcobendas.

El Sabadell, Caixabank y Gas Natural son bombas notables que hacen ruido, pero el movimiento ya venía de lejos. Ciertamente se trataba de modestas entidades que se reducían parcialmente con nuevas llegadas, pero una salida tan discreta como imparable desangraba el tejido empresarial catalán: en 2016, según el Registro Mercantil, 802 empresas habían renunciado a la sede social en Cataluña; en el primer trimestre de este año han sido 220 entidades las que han trasladado su domicilio social fuera de Cataluña.

En cuatro días han sido cinco empresas, y el quinto día apunta a redondear la cifra y su trascendencia. El argumento de la empresas sobre que la fractura social y ausencia de paraguas europeo se traduce en incertidumbre de inversores y clientes revela la debilidad del argumentario económico del independentismo. El discurso “fake”, como ocurriera con el Brexit, desnuda a los responsables de la operación política: la frivolidad con la que siempre se trataron los efectos económicos.

El Decreto del Gobierno

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley en materia de movilidad de los operadores económicos dentro del territorio español. La norma aclara quiénes son los órganos competentes para aprobar el cambio de sede social por parte de las sociedades que así lo decidan. Se facilitan los trámites de manera que, salvo que exista una declaración expresa en contrario por parte de los Estatutos de la sociedad, será el Consejo de Administración el competente para aprobarlo.

La decisión hoy del Consejo de Ministros explicita que solo cuando los Estatutos “dispongan expresamente que el órgano de administración no ostenta esta competencia” se impedirá al Consejo de Administración adoptar la decisión.

El Ministerio de Economía justifica la medida en una demanda de amplios sectores empresariales ante las dificultades surgidas para el normal desarrollo de su actividad en una parte del territorio nacional.

Las empresas que se van

Este jueves el Consejo de Administración del Banco Sabadell decidió formalmente trasladarse a Alicante. El viernes lo hacían Gas Natural y Ballenoil, una red de gasolineras, que se van a Madrid. poco antes de que CaixaBank anuncie que se traslada a Valencia. Hecho que apunta a que alguna de sus participadas (Criteria, la que tiene las participaciones industriales de La Caixa) le sigan.

La junta de accionistas de Mediolanun, marca líder en banca personal, se marcha a Valencia. La cooperativa de crédito Arquia Banca -la antigua Caja de Arquitectos- también ha acordado trasladar su sede social de Barcelona a Madrid.

Oryzon (biotecnología) y Dogi (textil) se van a Madrid. Klockner (medicina dental) abandona Cataluña. El distribuidor odontológico Proclinic Expert ya había tomado la decisión de irse de Hospitalet a Zaragoza. Eurona, sociedad de telecomunicaciones se va a Rivas Vaciamadrid.

La cadena de nutrición y dietética Naturhouse, que desde 2015 cotiza en la bolsa española ya se había ido el 1 de julio. WPP, líder de la publicidad y accionista entre otros de Mediapro- ya está en Madrid. Hace dos años, NH Europa y NH España, dos filiales de NH Hoteles encargadas de gestionar las participaciones hoteleras de la compañía fuera de España, también decidieron irse de Barcelona a Madrid, en previsión de lo que pudiera suceder en un futuro. Grifols, multinacional farmacéutica, se marchó a Dublín.

Y las que dudan

La lista de dudas no es pequeña, encabezada quizás por Abertis.  Inmersa en una OPA por parte de la italiana Atlantia o de Florentino Pérez, no ha descartado su marcha. El consejo de administración de Service Point Solutions también se reúne este viernes, en sesión extraordinaria, para analizar esta posibilidad y la aseguradora Catalana Occidente esta reflexionando al respecto.

En el sector del cava, el consejo de Freixenet debatirá su traslado. Codorniu advierte de riesgo también de emigrar.

Las empresas extranjeras permanecen a la expectativa, aunque sus portavoces ya han indicado que esperan la evolución de los acontecimientos. Se estima en 5.000 empresas extranjeras operando en Cataluña. La mayor parte son francesas (25%) y, en segundo lugar, las alemanas (19%). Italia y Holanda sumarían otro 20% de firmas.

En definitiva, más de 3.200 firmas sujetas a disciplina europea que se podrían ver forzadas por inversores, instituciones financieras o reguladores a buscar un espacio europeo de garantías.