AUMENTA EL DELITO EN EL MADRID DE CARMENA

Un diez por ciento de las mujeres, en situación de violencia

Los datos de criminalidad de 2016 alertan sobre la violencia de género, pero también sobre el comportamiento de la criminalidad en lugares como Madrid capital o Navarra

Violencia machista.
Violencia machista.
Un diez por ciento de las mujeres, en situación de violencia

El Ministerio del Interior ha presentado hoy los datos de criminalidad relativos a 2016. España se mantiene en una posición privilegiada en Europa respecto a la violencia, y ve reducir la tasa de criminalidad. La sombra de la violencia machista, empero, aparece como sombra sobre el comportamiento criminal en España.

Violencia machista

El gobierno solo reconoce 44 asesinadas en 2015 por violencia de género, un 15% de las muertes violentas de toda naturaleza. La contabilidad, fuera de la estricta medida de la ley,  alcanzaría los 56 asesinatos si se cuentan, según el Convenio de Estambul, a todas las mujeres asesinadas por hombres, aunque algunas cifras del movimiento feminista lleva esa cifra por encima del centenar. 

En suma, los asesinatos de mujeres se sitúan entre el 15% y  el 20% de todos los asesinatos violentos.

Pero no es solo el asesinato. El Sistema de violencia de género ha llegado a analizar hasta dos millones y medio de situaciones de riesgo. Una cifra, que puesta en relación con la población femenina de nuestro país, supondría que el diez por ciento de las mujeres que viven en España pasan por situaciones de violencia.

El Sistema de Violencia de Género mantiene activos 51.940 casos y tiene a 38,694 usuarias y usuarios en el sistema.

En el Madrid de Carmena, más delitos

Dos millones de infracciones penales, suponen una reducción de delitos en todas las Comunidades Autónomas, excepto Navarra, Madrid, Cantabria e Islas Baleares. Castilla La Mancha es la Comunidad donde más se reduce la tasa de delito.  

El crecimiento de delitos de Navarra alcanza un 7,5%, el más alto de España. En términos relativos son los delitos de drogas los que más crecen, un 37%. En términos absolutos, es el crecimiento en más de 1400 hurtos los que explican la alta tasa de criminalidad.

El comportamiento infractor de la Comunidad de Madrid viene determinado por el comportamiento de la capital. De hecho, solo tres municipios de la Comunidad de Madrid tienen un crecimiento por encima de la media: Madrid, Majadahonda y Rivas.

La mayor parte de los municipios madrileños analizados reducen sus delitos y unos pocos – Aranjuez, Getafe, Coslada, Las Rozas y Valdemoro- tienen crecimientos por debajo de la media de la Comunidad.

La Comunidad de Madrid aumenta en 9.178 los delitos, mientras la capital compensa las reducciones aumentando en 11.515 las infracciones penales. En términos relativos, el mayor aumento en la ciudad de Madrid es en los crímenes violentos, aumentan en cinco los homicidios. Aunque en términos absolutos el crecimiento más importante es el de los hurtos: un aumento de 8.198.

En el caso de Majadahonda son los hurtos los que determinan el crecimiento de la criminalidad y en Rivas Vaciamadrid, el robo de vehículos.

La muerte violenta

Se han producido un total de 292 muertes violentas en 2016, frente a las 302 del año pasado. Una reducción del 3% (una decena de muertes violentas). Una reducción inferior a la del año pasado y de las que vienen produciéndose desde 2007, con la excepción del año 2014. Las muertes violentas son un 43% menos que hace una década y un 25% menos que hace cinco años.

La disminución de la tasa de delitos

Los datos de la memoria presentada hoy revelan que España, según los datos de Eurostat, es el segundo país europeo con menos tasa de delitos, después de Austria. En España se han cometido 43,2 delitos por cada mil habitantes, frente a los 33,7 cometidos el pasado año, una leve reducción. El conjunto de infracciones penales se han reducido un 1,2%.

La tasa de criminalidad es siete puntos menos que hace diez años, aunque cinco de ellos se concentran en el último lustro. Todas las modalidades de delito se reducen con la excepción del robo de vehículos y, especialmente, los delitos relacionados con las drogas que crecieron tres puntos el año pasado.