ACUSADO TAMBIÉN DE FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTO Y USURPACIÓN DE FUNCIONES

Detenido en Alicante un falso vigilante de seguridad por presuntos abusos sexuales

Este miércoles, la Guardia Civil ha detenido en Crevillent (Alicante) a un falso vigilante de seguridad acusado de abusos sexuales por haber captado a cinco hombres con el pretexto de ser candidatos a un empleo del sector y someterlos a pruebas para acceder ese trabajo, algunas de índole sexual

Detenido en Alicante un falso vigilante de seguridad por presuntos abusos sexuales.
Detenido en Alicante un falso vigilante de seguridad por presuntos abusos sexuales.
Detenido en Alicante un falso vigilante de seguridad por presuntos abusos sexuales

El arrestado captó a esos cinco hombres, todos españoles de entre 30 y 40 años, quienes, en un primer momento, debían superar un periodo de prueba, consistente en la vigilancia de un supermercado en horario nocturno, según un comunicado del instituto armado.

En una fase posterior les instó supuestamente a realizar otro tipo de prueba para finalizar su formación, esta vez de carácter sexual.

Según el instituto armado, el sospechoso habría solicitado a los empleados que se dejaran realizar tocamientos en sus partes íntimas, llegando a masturbar e intentar penetrar a uno de ellos, aunque no logró su propósito con los cuatro candidatos restantes, a los que insistía incesantemente.

Su detención se produjo después de que, a finales del pasado mes de julio, un hombre con una discapacidad psíquica del 40 % denunciara ante la Guardia Civil de Crevillent haber sido víctima de presuntos abusos sexuales por parte del sospechoso, bajo el pretexto de realizarle una serie de pruebas para la obtención de un puesto de trabajo.

El arrestado, español de 50 años, habría creado una empresa de seguridad ficticia, supuesta filial de otra más conocida, en la que "contrataba" a personas del municipio, en su mayoría con necesidad inmediata de un trabajo, para desempeñar servicios de vigilancia en los exteriores de los supermercados de Crevillent en horario nocturno.

Según la misma fuente, para convencer a los aspirantes de que se unieran a su "empresa" les ofrecía un sueldo que variaba entre los 1.500 y los 1.800 euros.

El detenido se ganaba también su confianza y credibilidad, identificándose con una tarjeta con la inscripción "Ministerio del Interior, Dirección General de la Policía, Vigilante de Seguridad", alegando que él ya se encontraba trabajando para la empresa ficticia en cuestión y que poseía la titulación necesaria.

Una vez logró convencer a cinco hombres, todos ellos comenzaron a desempeñar las respectivas labores de vigilancia en los supermercados, que estos establecimientos desconocían.

Los servicios de vigilancia se extendieron a todo julio, mes en el que las víctimas no cobraron, por lo que dejaron de trabajar al mes siguiente al no percibir salario alguno.

El sospechoso, a quien se le imputan los presuntos delitos de abuso sexual, falsificación de documento, usurpación de funciones y contra los derechos de los trabajadores, ya ha pasado a disposición judicial y ha quedado en libertad provisional con cargos, según la Guardia Civil.