UNA ANÉCDOTA CURIOSA

Un ciclista perdido durante la París-Roubaix es rescatado por la policía

Andrea Guardini, corredor italiano que corría la clásica ciclista, acabó la carrera de la forma más inesperada: en un coche de Policía. Una patrulla lo recogió cuando andaba perdido por la carreteras francesas, tras abandonar y buscar un atajo a meta

Un policía francés junto al ciclista Andrea Guardini. | Twitter
Un policía francés junto al ciclista Andrea Guardini. | Twitter
Un ciclista perdido durante la París-Roubaix es rescatado por la policía

La carrera ciclista de París-Roubaix de 2017 iba a convertirse en otro éxito que añadir a la lista de objetivos cumplidos de Andrea Guardini. Sin embargo, más que un éxito, el ciclista italiano ha hecho de esta carrera una anécdota que contar a su familia y amigos al ser rescatado por la policía francesa poco después de perderse por una carretera francesa al desviarse de la ruta.

El joven ciclista italiano de 27 años comenzó la carrera de 257 kilómetros con gran ilusión. A pesar de ello, no todo son ganas y poco antes de llegar a la mitad del recorrido, Andrea se vio obligado a abandonar. Aun así, intentó llegar a la meta y terminar la carrera como pudiera por lo que un miembro de su equipo le recomendó ir por una ruta más corta. Éste pensaba que llegaría al final 40 minutos antes que los ganadores, sin embargo, se encontró en una carretera más larga de lo normal y con un destino totalmente distinto. Cuando Guardini se paró a pensar cuánto faltaba, se dio cuenta de que en realidad, estaba perdido.

Los conductores que estaban circulando por dicha carretera vieron al ciclista pedaleando por un camino peligroso y poco adecuado para ir con una bicicleta. Por este motivo, decidieron avisar a la policía que se presentó en el lugar para recoger al deportista y acudir en su ayuda. 

Guardini dejó claro en todo momento que, a pesar de todos los rumores, la policía no le arrestó ni le multó. Los agentes que se personificaron en el lugar recogieron su bicicleta, la metieron en el furgón policial y le llevaron a la comisaría donde pudo llamar a su mujer que a su vez llamó a su equipo para que le recogiera. 

Sin embargo, el abandono y la anécdota no le quitaron la sonrisa en ningún momento al ciclista que agradeció en todo momento la ayuda de la policía. De hecho, Guardini regaló a uno de los agentes la camiseta y dorsal con el que competía como muestra de agradecimiento.