POR UN MATRIMONIO FALLIDO

El calvario de un discapacitado al que la Administración niega una VPO

Con una minusvalía del 95%, la Empresa Púbica de la Vivienda en Ceuta le niega la posibilidad de ser adjudicatario de un piso de protección oficial por ser poseedor del 50% de otra VPO en la que vive su exmujer. "Me siento discriminado", asegura, y afirma que la corrupción y el tráfico de influencias sobrevuelan a Emvicesa

Antonio Anillo Blanco.
Antonio Anillo Blanco.
El calvario de un discapacitado al que la Administración niega una VPO

Antonio Anillo Blanco, natural de Badajoz y afincado en Ceuta desde 1993, sufre una discapacidad del 95% provocada por una poliomelitis infantil en la pierna izquierda. Al infierno que vive debido a su enfermedad se suma la amarga lucha que mantiene con Emvicesa (empresa municipal de la vivienda en Ceuta) para obtener una vivienda de protección oficial sin barreras arquitectónicas. A pesar de tener en su posesión una carta firmada por Antonio López, exdirector de Emvicesa, en la que se comprometía a entregarle una de las 317 viviendas de protección oficial de Loma Colmenar (Ceuta), la realidad es que una vez más quedó excluido del concurso. La Administración alega que a Anillo ya se le fue adjudicada una vivienda VPO en 1993. Un hogar que en la actualidad habita su ex mujer porque una sentencia judicial dictada entonces entrega su uso y disfrute a su ex pareja.

La tortuosa historia de Antonio Anillo comienza a principios de la década de los años 90. Funcionario de la Administración Pública, fue trasladado a Ceuta en 1993. A su llegada a la ciudad autónoma consiguió una vivienda de protección oficial a la que se trasladó junto a la que ahora es su ex mujer y los dos hijos de ambos. En 1997, el matrimonio rompe y un juez dictamina que el uso y disfrute de la vivienda serían para su ex pareja y sus vástagos, aunque la propiedad se mantiene a partes iguales. Lo que desconocía Anillo era que esa posesión del 50% iba a convertirse en su peor enemigo en el futuro.

Tras la separación, el pacense rehizo su vida sentimental en 2004. Durante este tiempo la discapacidad sufrida por una poliomelitis infantil no para de aumentar hasta llegar a convertirse en pensionista por accidente laboral. Sí a su llegada a Ceuta su minusvalía era del 33%, por ese entonces ya alcanzaba más del doble. “No me pueden operar porque por la complejidad de la misma mi vida correría peligro”, afirma. A partir de ese momento, Anillo inicia una batalla por conseguir una vivienda de protección oficial para él y su nueva pareja sentimental. 

Carnet-de-Discapacidad-Antonio-Anillo

En 2010, solicitó una de las 225 viviendas que Emvicesa iba a construir en Loma de Colmenar, pero la empresa pública rechazó su petición alegando que Anillo ya era propietario de una vivienda VPO, desde 1993. Este mismo argumento fue esgrimido por la Administración para denegarle en 2012 el acceso a las 170 casas que se iban a edificar en la misma zona. Pero, en realidad, la vivienda a la que hacía referencia Emvicesa estaba, y está, habitada desde 1997 por su ex mujer debido una sentencia judicial que le otorgaba el uso y disfrute de la misma. Es decir, la empresa pública le denegaba el derecho a presentarse a cualquier concurso de VPO por ser propietario del 50% de una casa en la cual no habitaba.

Ante esta tesitura el afectado decidió emprender acciones legales. “Le puse una denuncia a Emvicesa, por  falsedad documental en la Oficina Permanente Especializada Dirección General de Políticas de Apoyo a la Discapacidad Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Transcurrido unos meses, me llamaron de Emvicesa para comunicarme  que sí, que me admitían como demandante de Vivienda en Ceuta. Fui inscrito como demandante y me otorgaron el carnet 1008”, afirma Anillo.

Fue tal el compromiso de Emvicesa que incluso redactaron y rubricaron un documento en el que se comprometía a adjudicar una de las 317 viviendas VPO de Loma de Colmenar que iban a ser entregadas en 2015 al afectado. “Emvicesa me entregó una carta firmada por el anterior Gerente y Subdirector de la Empresa Municipal de la Vivienda en Ceuta S.A, Antonio López, comprometiéndose  a que en las próximas VPO seriamos adjudicatarios mi familia actual y yo”, asevera.

Emvicesa--317-VPO-001

Carta firmada por Antonio López Fernández.

"Esto se realizó con el consentimiento de Susana Román, ex consejera de Fomento y Presidenta de Emvicesa, que propuso que se firmara este acuerdo entre las dos partes, la Empresa Municipal de la Vivienda en Ceuta. S.A y yo", según afirma el propio afectado.

Durante este largo proceso, la discapacidad de Anillo ya había alcanzado el 95% y la familia había aumentado después de nacer dos hijos más fruto de su segundo matrimonio. Los estragos de la enfermedad comenzaban a hacer mella y su única obsesión era poder ofrecer a su familia un futuro mejor. Después de la carta firmada por Antonio López todo parecía solucionado, pero una vez más volvió a quedarse sin su vivienda VPO.

El nuevo problema comenzó el 25 de junio de 2015 con la publicación de una 'lista fantasma' de adjudicatarios de las 317 viviendas VPO de Loma Colmenar, en un diario ceutí. Anillo era uno de los que aparecía en dicha relación de personas agraciadas. Pero Emvicesa negó al día siguiente que esta lista fuera la oficial. Las sospechas de un posible caso de corrupción y tráfico de influencias se cernieron sobre la empresa pública. Los 317 afectados, entre los que se encuentra el propio Anillo, aún siguen reclamando su vivienda en los juzgados.

Tras el escándalo, la directiva de Emvicesa fue renovada. Este nuevo equipo es el que ha denegado de nuevo a Anillo cualquier participación en un concurso de viviendas VPO porque afirman que ya es propietario de una desde 1993. Es decir, la misma razón que esgrimía los anteriores miembros directivos antes de comprometerse por escrito con él.

“Me siento discriminado como discapacitado. Es difícil de entender que una persona con un 95% de minusvalía no tenga acceso a una vivienda adaptada a sus necesidades. La Administración ha jugado conmigo”, finaliza.