LXIII ANIVERSARIO DE LA BRIGADA PARACAIDISTA

La BRIPAC recupera, 60 años después, la bandera de su primera operación en la guerra de Ifni

En un acto celebrado en la Base Príncipe, el general Pérez de Aguado ha impuesto la medalla de Naciones Unidas a la viuda de un brigada fallecido durante la última misión en Líbano. Por primera vez en una parada en el aniversario de la brigada, ha estado presente una representación del Regimiento de Caballería Lusitania

El general de la BRIPAC, Alfredo Pérez Aguado, recibe la bandera de manos del teniente coronel Pradillo. | BRIPAC
El general de la BRIPAC, Alfredo Pérez Aguado, recibe la bandera de manos del teniente coronel Pradillo. | BRIPAC

Corría el año 1957. Las provincias españolas en África sufrieron varios ataques simultáneos y las recién creadas Fuerzas Paracaidistas del Ejército entraban en acción. Pese al apoyo vía aérea al fuerte de Tiliuin, el hostigamiento enemigo obligó a que el 29 de noviembre los paracaidistas del Ejército español realizaran su primer salto de guerra. El objetivo, socorrer el fuerte, situado al sur del protectorado y a 60 kilómetros de la capital, hasta que llegaran las columnas de refuerzo. La estrechez de la zona de lanzamiento la operación hizo que la operación se denominara “Pañuelo”.

El por entonces teniente Pradillo estaba al mando de las fuerzas destinadas a este puesto, una sección de tiradores, un pelotón de Policía Indígena y 5 civiles. Fue Pradillo quien cogió la bandera tras ser arriada con todos los honores el 4 de diciembre. Después, el fuerte fue volado. Este jueves, 60 años después, el teniente coronel Pradillo, hijo del teniente que sirvió en Ifni, ha donado la enseña nacional a la BRIPAC, que la guardará en la Sala Histórica de la Base.

La entrega de la bandera ha sido uno de los actos más emotivos de la parada militar celebrada este 23 de febrero en la Base Príncipe de Paracuellos de Jarama, donde la Brigada Paracaidista (BRIPAC) ha celebrado su 63º aniversario, con la presencia de un millar de personas, entre civiles y militares.

La viuda del brigada Muel, fallecido en Líbano en junio de 2016. | BRIPAC

La viuda del brigada Muel, fallecido en Líbano en junio de 2016. | BRIPAC

En el acto, que ha estado presidido por el jefe de la Fuerza Terrestre (FUTER), el teniente general Juan Gómez de Salazar -quien fue jefe de la BRIPAC-, se ha hecho entrega de la medalla de Naciones Unidas a la viuda del último militar fallecido en misión. El brigada Lorenzo Romeo Muel, jefe de la Unidad de Logística de la Base Miguel de Cervantes durante la Operación Libre Hidalgo XXV en Líbano, falleció por un disparo de su arma, un posible suicidio no confirmado oficialmente. Además, el Gobierno y las Fuerzas Armadas libanesas también le han hecho entrega de una placa conmemorativa y de agradecimiento.

También se han entregado medallas y otras condecoraciones, como la recibida por el pintor Augusto Ferrer-Dalmau, conocido por sus obras de temática militar, ha sido nombrado ‘Paracaidista Almogávar de Honor’ y el general de la Brigada, Alfredo Pérez de Aguado, le ha colocado la boina negra de la unidad. Ferrer-Dalmau, autor de conocidas obras como ‘Rocroi, el último tercio’, ha estado en zonas de operaciones como Afganistán y Líbano, donde realizó bocetos y pintó mientras convivía con las tropas españolas, ‘paracas’ incluidos.

Así, estuvo con el el contingente de la ASPFOR XXXI en Qala i Naw, Afganistán, y en el puesto avanzado de combate Ricketts, en Moqur. Se convirtió así en el primer pintor español que acudió a misiones en el exterior para colaborar con el Ministerio de Defensa.

Otro de los condecorados ha sido el alcalde de Álora, José Sánchez Moreno, por sus vínculos con la BRIPAC y la Asociación Retógenes que se encarga de dar a conocer y divulgar las actividades que desarrolla el Instituto de Historia y Cultura Militar. Otra ‘Dama Paracaidista Almogávar de Honor’ fue Esperanza Aguirre, a quien se le impuso la boina negra en el año 2015.

También presente el Regimiento Lusitania

Por primera vez, una plana del Regimiento de Caballería Lusitania han estado presentes en la celebración del LXIII aniversario, aunque no han desfilado con el resto de banderas de la BRIPAC. El regimiento, el primero de Caballería de la BRIPAC, pasó a formar parte de la BRIPAC el 1 de enero de 2017, como parte de la reorganización y adaptación al formato de Brigadas Orgánicas Polivalentes del Ejército de Tierra.

El acto conmemorativo del LXIII aniversario de la BRIPAC ha terminado con un salto en el patio de armas de la Base Príncipe, en Paracuellos de Jarama. | PPC

Para cerrar el acto, los ‘boinas negras’ han realizado dos lanzamientos en paracaídas. El primero, de ellos, ha sido una compañía de reconocimiento, que ha llegado de manera escalonada al patio de armas de la Base Príncipe. El acto se ha cerrado con el lanzamiento de los últimos 'paracas' que portaban una bandera de la base y otra de España.

La BRIPAC, tras la integración con otras unidades, está formada por unos 2.800 militares. La última misión en la que desplegó fue Líbano, de donde regresó en diciembre del pasado año pero también ha estado en Bosnia i Herzegovina, Kosovo y Afganistán y ha participado en operaciones de ayuda humanitaria en el Kurdistán, en Mozambique (inundaciones, 2000) y en Pakistán (terremoto, 2005-06). Sus próximos despliegues, aún por confirmarse, serán en Irak y Mali.