MEMORIA OFICIAL

Blanqueo de capital: más sospechas que nueces

Las sospechas por blanqueo de capitales aumentan, pero aumentan también los indicios rechazados. Más sospechas que delitos de blanqueo, que están vinculados, especialmente, al contrabando, el fraude y el narcotráfico

Blanqueo de capital.
Blanqueo de capital.
Blanqueo de capital: más sospechas que nueces

Se confirma el ruido en materia de blanqueo de capitales. Un ruido que no parece acompañado de idénticos resultados. Las entidades financieras son las mejores oferentes de indicios, tanto por las reformas legislativas como por el incentivo que supusieron sanciones del pasado.

El Servicio Ejecutivo de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) ha hecho público la Memoria de Información Estadística, entre los años 2011 a 2015. Parece que hay más sospechas pero menos casos comprobados y menos condenas de las esperadas.

Tanto como delito individual como conexo a otras actividades, los últimos años han sido prolijos en denuncias sobre blanqueo de capitales, la sospechas han sido abundantes, especialmente las que proceden de los bancos; si embargo los resultados no son tantos como cabría esperar por el ruido de las denuncias.

El crecimiento de las sospechas

Las sospechas (“Reportes de Operaciones Sospechosas – ROS-) han crecido en los últimos años a los que se refiere la memoria citada, en un 30%. 4757 sospechas en 2015 frente a 2.975 en 2011. Este crecimiento se debe a la mayor vigilancia de las entidades financieras que han crecido en estos años en un 70%.

El sector financiero se ha convertido, frente a lo que se cree, en el suministrador fundamental de sospechas sobre blanqueo de capitales.  El 83% de la información procede, en el último año de la memoria, de la banca. Un crecimiento que se debe tanto a la nueva normativa bancaria como a la política de sanciones que había superado los seis millones de euros en 2014 para iniciar a reducirse. Sanciones, que mayoritariamente, afectaban a las entidades financieras.

Las comunicaciones de indicio de otros sectores permanecen estables, aunque parece que abogados, notarios y registradores están suministrando menos información, aunque crece el compromiso de las entidades de promoción inmobiliaria y de juego.

Las comunicaciones de sospechas van vinculados en general a delitos que preceden al blanqueo. Frente a lo que podría pensarse, el número de sospechas de blanqueo de capitales que proceden de sobornos y corrupción es un porcentaje muy reducido del total (3,4%). El dinero que se blanquea procede, de forma muy relevante, del contrabando – un 27%, habiéndose multiplicado por dos en los últimos cinco años que data la memoria- . El fraude y el narcotráfico constituyen, otras tantas fuentes de blanqueo.

Mas sospechas que delitos

Este crecimiento de sospechas no va acompañado de un crecimiento de los delitos. El 30% de las sospechas documentadas son descartadas, al no contrastarse o confirmarse la existencia de indicios relevantes de las sospechas. De hecho, tanto el número total de operaciones como el importe total de las mismas ha ido disminuyendo.

En 2011, incluyendo todas las operaciones de medios de pago, se levantaron poco más de diez mil actas de inspección, mientras en 2015, fueron 5.479. Si hablamos de recursos, los 1725 millones de 2011, se redujeron a 912 millones, cuatro años después.

Según el Centro de Inteligencia contra el terrorismo y el crimen organizado (CITCO), el número de investigaciones de blanqueo de capitales crece un 10% (frente al citado 30% de sospechas), mientras el número de personas investigadas en ese periodo ha crecido apenas un 3%, reduciéndose en el último año, sin que tampoco crezcan el número de grupos criminales investigados.

Las sentencias solo han ascendido a 79 y han afectado a 299 personas en 2015. El 65% de las condenas están siendo inferiores a los dos años y un 60% de las multas económicas en sentencias no superan los 250.000 euros.

Incautaciones: más vehículos que dinero

Las operaciones de investigación se han centrado en la congelación de cuentas corrientes que se han situado en 224 en el año 2015, reduciéndose respecto a los dos años anteriores.

Se reducen, respecto, a 2011 las incautaciones económicas. Aumentan eso si, las incautaciones de vehículos, especialmente de automóviles que se multiplican por dos. También crecen las incautaciones de embarcaciones. En ambos casos, da muestra de la relevancia que para este tipo de delitos de blanqueo tiene el narcotráfico.

La Audiencia Nacional ha recibido peticiones por comisiones rogatorias en número de 301 en 2015, frente a las 376 recibidas en 2012. Por su parte, el Ministerio de Justicia recibió 62 peticiones. Por su parte, el Ministerio formuló 76 peticiones, atendidas en menor proporción que las aceptadas al extranjero.

En suma, los delitos de toda la vida pero con menos rendimientos de capital, centran el blanqueo de capitales detectado por las autoridades españolas. Un número de delitos que parecen reducirse respecto a periodos anteriores.