POR SUS DERECHOS SOCIOECONÓMICOS

Los enfermos de cáncer llevan su lucha ante la Defensora del Pueblo

Beatriz Figueroa, enferma de cáncer desde hace unos años, denuncia ante Soledad Becerril la situación de desprotección laboral y social de miles de pacientes oncológicos que se encuentran al borde de la exclusión social

Beatriz Figueroa y Soledad Becerril.
Beatriz Figueroa y Soledad Becerril.

Beatriz Figueroa continúa con su lucha a favor de los derechos socioeconómicos de los enfermos de cáncer. Esta abogada y periodista viguesa diagnosticada de cáncer ha dado un paso más en su particular cruzada por modificar la Ley General de la Seguridad Social. Este martes ha logrado entrevistarse con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, para pedirle una mayor protección laboral y social para los pacientes oncológicos, muchos de ellos al borde de la exclusión social y la miseria, y para que se reconozca, de una vez por todas, la prestación de incapacidad permanente.

Figueroa ha valorado positivamente el encuentro con Becerril, donde le ha trasladado las quejas de todos los enfermos. Le ha recordado que la Seguridad Social está denegando sistemáticamente la incapacidad permanente a los pacientes que padecen cáncer. "Si la Seguridad Social no reconoce esta condición, las personas diagnosticadas de cáncer que están en paro y no tienen prestación corren el riesgo de quedarse en una situación de vulnerabilidad social al no tener cobertura económica de ningún tipo", ha explicado a Estrelladigital.es.

Durante la reunión con Becerril, Figueroa le ha recordado que, pese a haber transcurrido casi 18 años, aún está pendiente el desarrollo reglamentario del artículo 137 de la Ley General de la Seguridad Social, lo que ha dejado a enfermos de cáncer y pacientes de otras patologías sin poder beneficiarse de la existencia de una lista de enfermedades que les proporcione seguridad jurídica debido a su situación de incapacidad. "No tiene sentido que haya que acudir a un juez como hice yo para que te reconozca una incapacidad que la Seguridad Social con la misma información te haya previamente denegado”, denuncia Figueroa.

En este momento están abiertos dos expedientes en la oficina de la Defensora del Pueblo a los que ha dado trasladado, por ser de competencia estatal la normativa que la regula. Becerril está atendiendo la queja de Figueroa desde hace unos meses y se ha comprometido a dirigirse personalmente a la Secretaría de Estado de Seguridad Social para saber si tiene previsto el desarrollo reglamentario que permitirá objetivar los carcinomas que deben llevar aparejada una incapacidad permanente automática.

Figueroa también ha aprovechado el encuentro para denunciar que los enfermos tengan que hacer frente al 40% del precio de los fármacos que necesitan para vivir. Ante esta injusticia, la abogada gallega ha propuesto que se tenga en cuenta el nivel de renta y la duración del tratamiento para fijar la cuantía a pagar o incluso declarar su exención. "La situación durante y tras el cáncer no permite a los enfermos reinsertarnos en la sociedad, ni como civiles ni como trabajadores", subraya Figueroa, quien se ha mostrado satisfecha tras el encuentro con Becerril.

Esta infatigable luchadora no está dispuesta a bajar los brazos ante la injusticia, por ello reactivó su campaña de recogidas de firmas hace unos meses con el objetivo de alcanzar el millón y dar voz a todos los enfermos para que llegue el día en que alcancen el reconocimiento y la protección social que se merecen. Desde que en mayo de 2013 iniciara una huelga de hambre para denunciar esta situación de injusticia social, Figueroa no ha dejado de recibir los testimonios de cientos de enfermos a los que el INSS les deniega la incapacidad permanente sin estar recuperados o no les reconoce secuelas invalidantes para el ejercicio de su profesión.

El pasado mes de octubre llegó a recoger 500.000 firmas en la plataforma Change.org para lograr que el Instituto Nacional de la Seguridad Social dé una protección especial laboral a los enfermos de carcinoma que les garantizaría una seguridad económica y jurídica. Sin embargo, el consenso de todos los partidos de la oposición fue inútil después de que la mayoría parlamentaria del Partido Popular tumbara la propuesta y no la admitiera a trámite. Aún así, Figueroa no cayó en la desesperanza y el desánimo, y volvió a levantarse para luchar por que la justicia social acabe imponiéndose. El encuentro de este martes con la Defensora del Pueblo es una prueba más de su titánica batalla.

Beatriz Figueroa no ha estado sola en su cita con Becerril. Varios enfermos de cáncer le han acompañado.

Beatriz Figueroa no ha estado sola en su cita con Soledad Becerril. Varios enfermos de cáncer le han acompañado