ALMACÉN PARA 102.000 METROS CÚBICOS

La Agencia Tributaria paraliza el depósito de carburantes del Puerto de Motril

Hacienda ha descubierto que la empresa vasca Elcano Energía tenia en explotación un gran depósito de carburantes en el puerto de Motril utilizando la licencia de otra compañía, que en realidad tenia alquiladas las instalaciones. Han sido los administradores de la arrendataria quiénes han denunciado la situación

Imagen aérea de la zona logística del Puerto de Motril, donde está el almacén de carburantes. | ED
Imagen aérea de la zona logística del Puerto de Motril, donde está el almacén de carburantes. | ED
La Agencia Tributaria paraliza el depósito de carburantes del Puerto de Motril

La Agencia Tributaria, por medio de una resolución del 9 de junio, ha paralizado la actividad que la empresa Elcano Energía mantenía en los depósitos de carburantes del muelle de las Azucenas, en el Puerto de Motril. Esta compañía, con domicilio fiscal en Bilbao, tenia alquilado los almacenes de combustible de otra mercantil, la granadina Secicar. El problema es que Elcano estaba operando con el Código de Actividad y Establecimiento (CAE) de Secicar, lo que la Agencia Tributaria ha considerado irregular. Se trata de unas instalaciones con 102.500 metros cúbicos de capacidad.

La historia es aún más complicada, ya que se mezcla con contratos privados y la lucha por el control de estas compañías petrolíferas. Ha sido la propia Secicar la que ha denunciado la situación fiscalmente irregular de estos depósitos del Puerto de Motril. Ha sido la primera consecuencia de la toma de control de Secicar por uno de sus fundadores, el empresario Juan Manuel Ariza. Ariza y su equipo descubrieron el contrato que habían firmado los anteriores gestores de la compañía, los hermanos Isidro y María Angustias Moleón, también empresarios dedicados a la construcción, con Elcano. Un contrato peculiar, ya que llevaba aparejada una adenda, firmada unos meses después entre los hermanos Moleón y Alejandro Hamdym, propietario de Elcano Energía.

La adenda, básicamente eliminaba cualquier control por parte de Sicecar de sus instalaciones, que quedaban en manos del personal de Elcano Energía. En una de sus cláusulas, esta adenda reconoce que el titular del CAE es Sicecar y que Elcano Energía “actuará como mandatario”, lo cual es irregular, a juicio de la Agencia Tributaria. El CAE y la facultad de vender hidrocarburos es una autorización del Estado a favor de una empresa, no se puede alquilar o prestar.

Una de las muestras más claras de que Secicar perdía el control de sus instalaciones logísticas es que mientras en el contrato inicial era la empresa de Granada la que ejecutaba y detentaba las órdenes de Elcano Energía respecto de producto almacenado y su tratamiento, a partir de enero de 2017 es esta empresa la que se hace con el control de la gestión fiscal, contable y administrativa de Secicar, de manera que ésta pasaba a ser un sujeto pasivo.

Hasta tal punto tenia control la empresa vasca de los depósitos del Muelle logístico del Puerto de Motril, que el nuevo administrador de la empresa, Ariza, tuvo problemas para que su personal accediera a las mismas. Es más, según fuentes de la empresa, “fueron expulsados luego violentamente. No controlamos ahora mismo el depósito”.

El apoderado de Secicar que firmó este contrato, es a la vez también directivo de Elcano Energía. Esta compañía bilbaína forma parte de un conglomerado llamado Grupo Hafesa, también bajo el control de Hamlyn, empresario de origen latinoamericano. Está asociado con el grupo alemán Marquard & Bahls a través de la compañía Mabanaft, según informa el propio grupo por medio de su web oficial.