ENTREVISTA AL CORONEL MIGUEL MANUEL PAREJA PÉREZ

La misión de los militares españoles en Afganistán, donde continúa el avance talibán

Son 18 y se encuentran en Kabul, en el Cuartel General de la misión de la OTAN Resolute Support. Ayudan a las fuerzas y cuerpos de seguridad afganos a organizarse para conseguir vencer a la insurgencia, que continúa su tenaz avance en el sur del país. A partir de septiembre, podrían unirse unos 50 militares españoles más. Estrella Digital habla con el jefe del contingente en Kabul

El coronel Pareja es el asesor principal para Logística Nacional de la misión Resolute Support. En la imagen, junto al general Faizi, Jefe de la Brigada Nacional de Transporte Afgana.
El coronel Pareja es el asesor principal para Logística Nacional de la misión Resolute Support. En la imagen, junto al general Faizi, Jefe de la Brigada Nacional de Transporte Afgana.
La misión de los militares españoles en Afganistán, donde continúa el avance talibán

Las noticias que llegan desde Afganistán son escasas y difusas. El tímido goteo de información que llega desde el país asiático dibuja un escenario en el que los talibán recuperan terreno a las fuerzas afganas. Varios analistas hablan del fracaso que supuso el fin de la operación Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN, que terminó a finales de 2015, tras más de 14 años tratando de dar apoyo a los afganos frente al avance de los talibanes.

Ahora, con la presión de Donald Trump ante una guerra que Estados Unidos no acaba de ganar, la OTAN volverá a impulsar una ampliación de la misión con el envío de unos 3.000 militares dentro de la operación Resolute Support, una continuación de la ISAF, pero en una versión de entrenamiento y asesoramiento.

España, que aportó a la anterior misión en Afganistán unos 30.000 militares de 2002 a 2015, mantiene a una veintena de hombres en la Resolute Support, aunque la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, anunció el envío de más españoles dentro de las exigencias estadounidenses aceptadas por la OTAN. Por el momento, no hay cifras oficiales del nuevo despliegue, ni de cuáles serán sus atribuciones, aunque se estima en unos 50 miembros de operaciones especiales. Mientras, los 18 militares del Ejército de Tierra y del Ejército del Aire desplegados en Kabul continúan con la escasamente conocida labor de asesoramiento de las fuerzas y cuerpos de seguridad de un país que trata de hacerse con las riendas de su propio destino.

El coronel Miguel Manuel Pareja Pérez es el jefe del contingente español que se encuentra ahora mismo en Kabul. Está al frente de un grupo seleccionado de militares españoles de distintas unidades que aporta un conocimiento específico y valioso para los afganos. “Valoran mucho que estemos aquí con esta misión. Es uno de los motivos por lo que merece la pena estar”, explica este coronel, destinado en la Subinspección General del Ejército, en Barcelona. Aun así, reconoce, “es una de las misiones más difíciles” en las que ha desplegado. Estrella Digital habla con él desde Kabul. 

-La inestabilidad en Afganistán aumenta y muchas fuentes dan por hecho el control talibán en grandes áreas del país. ¿Cómo valora la situación actual?

Existe una insurgencia muy activa. Hay zonas del país que están en disputa y otras de ellas están ocupadas por estos grupos -hablamos de unos 20-. Aunque hay que decir que son las fuerzas afganas las que tienen la iniciativa en la lucha contra ellos y está siendo una lucha muy efectiva. Lo que hace la misión Resolute Support de la que participamos aquí es ayudarles a mejorar sus capacidades para vencer a la insurgencia y que puedan controlar el país.

-La llegada del Daesh habrá supuesto una complicación añadida.

Como decía, son unos 20 grupos y el Daesh es uno más. El Estado Islámico está buscando un nuevo escenario donde desarrollar su tarea, puesto que está sufriendo derrotas en casi todos los lugares en los que está presente. En cualquier caso, la lucha contra este grupo está siendo muy eficaz y no parece que cuente con un gran apoyo de la población. Aquí es un elemento extraño y, por eso mismo, no le auguro un gran futuro.

-La OTAN anunció el envío extra de 3.000 militares a Afganistán, que se sumarán a los 13.000 ya desplegados en la Resolute Support. ¿Cuál es la situación de la misión?

Normalmente, se hacen revisiones periódicas de las misiones y se establecen cuáles son las necesidades para el siguientes periodo. El gobierno afgano ha establecido una hoja de ruta para los próximos cuatro años, el ‘Four year road-map’, y, en estos momentos, estamos en un periodo de contención inicial en el que se desarrollan las capacidades para tomar la iniciativa el próximo año. Eso significa que serán necesarias más misiones de asistencia a estas fuerzas, que van a crecer y que van a desarrollar más misiones. Ese es el motivo de que se haya solicitado a los países que haya una mayor contribución. Luego, cada país es soberano para decidir qué manda. 

Serán necesarias más misiones de asistencia a Afganistán

-En el caso de España, están desplegados una veintena de militares, una presencia casi desconocida. ¿Qué hacen ustedes exactamente en Kabul?

En estos momentos, estamos 18. Desarrollamos la misión a un nivel alto. La mayoría estamos en labores de apoyo al Mando y Control de la misión en el Cuartel General y algunos estamos desarrollando misiones de asistencia, lo que se llama ‘Train, advice and assit’ (Adiestrar, asesorar y asistir) a los órganos centrales del ejército, la policía y el ámbito ministerial. Los cambios que se pretenden hacer son muy de arriba a abajo. En el ámbito regional, también hay mandos regionales de esta misión que no son españoles y que son los que hacen el asesoramiento y adiestramiento a más bajo nivel.

El Cor Pareja hace entrega de un Certificado de Reconocimiento al General Faizi, Jefe de la Brigada Nacional de Transporte Afgana, tras haber superado 400 misiones de transporte de combate y recorrido más de dos millones de kilómetros en los últimos seis meses.

El coronel Pareja hace entrega de un Certificado de Reconocimiento al General Faizi, Jefe de la Brigada Nacional de Transporte Afgana, tras haber superado 400 misiones de transporte de combate y recorrido más de dos millones de kilómetros en los últimos seis meses.

-¿En qué labores concretas se realiza ese asesoramiento?

El ámbito de Inteligencia es uno de los más importantes. El objetivo es que los órganos de Inteligencia afganos estén lo más preparados posible a la hora de conseguir información, analizarla y 'explotar' esos elementos de inteligencia. También les asesoramos en materia de Transmisiones, una parte fundamental para tener información, algo básico. En Logística, también tenemos una participación bastante destacada. Estamos desarrollando la logística a nivel nacional, tanto de la policía como del ejército. Es una labor esencial porque sin logística, las operaciones no se pueden llevar a cabo. A esta parte es a la que precisamente me dedico yo [el coronel es el asesor principal para Logística Nacional de la misión Resolute Support]. 

Se ha hecho una gran labor para conseguir unas estructuras con capacidad para sostener las operaciones

-¿Cuáles han sido los principales logros del despliegue español en Afganistán?

Al estar en un ambiente multinacional, no se puede hablar de logros específicamente españoles, aunque sí que es cierto que los españoles se caracterizan por su capacidad para comunicarse, entender la cultura afgana, conseguir la colaboración de las autoridades y los responsables afganos, que son los que tienen que decidir cuáles son las reformas que se llevarán a cabo. Ese es el mayor logro desde mi punto de vista.

-¿Y a nivel concreto de la misión?

Precisamente, a nivel logístico se ha hecho una gran labor para conseguir crear una cultura logística y unas estructuras con capacidad para sostener las operaciones del ejército y la policía afgana.

-Últimamente, ha habido ataques contra militares de la coalición y han muerto varios soldados estadounidenses. ¿Han tenido algún incidente los miembros del contingente español?

Por parte española, no ha habido ningún caso de ataque, aunque me gustaría destacar que sentimos todas las bajas como propias, somos miembros de la misma misión. El ataque podría ser contra cualquiera. Nosotros entendemos que no somos objetivo prioritario de la insurgencia, pero sí somos un elemento de oportunidad, por lo que en un momento determinado podemos ser útiles como blanco.

-Hace relativamente poco hubo un ataque precisamente en Kabul, donde ustedes están ubicados…

Sí, hubo muchos muertos y aún se investiga la cantidad de explosivos que utilizaron -se calcula que más de mil kilos-. Pero era algo que no se producía desde hacía mucho tiempo y el objetivo que buscan es demostrar que tienen capacidad. No es la tónica habitual aunque, evidentemente, existen riesgos.

-En alguna ocasión se han dado ataques desde dentro del propio ejército afgano. ¿Es esta una amenaza para ustedes?

Es la llamada amenaza ‘insider’, uno de los riesgos que más llama la atención: que gente con la que trabajas, se pueda volver contra ti. Son casos muy raros y, cuando ocurre, suele ser en entornos afganos, es decir, dentro de los propios cuarteles afganos. Es cierto que también ha habido casos espectaculares, como el de Mazer-e Sharif, [donde un grupo de talibán se infiltró en uno de los principales cuarteles y acabó con la vida de más de 140 soldados]. Por eso, aunque sean casos muy aislados, nunca se pueden descartar. De hecho, una parte de la preparación que realizamos es para aprender controlar y hacer frente a este tipo de ataques. Pero, insisto, contra los miembros de la Coalición son escasos y raros.

El gobierno afgano ahora mismo, por sí solo, ahora mismo lo tiene difícil

En cualquier caso, harán algún tipo de investigación de las personas con las que trabajan…

Sí, hay un proceso en el que se estudian los antecedentes de esas personas, las circunstancias y también el estado en general que se pueden encontrar. Aquí hacemos mucho uso de los intérpretes, que son afganos y, además, tienen una sensibilidad especial cuando hay una situación de mayor o menor tensión, no solo por el idioma, sino por aspectos culturales. Son de una gran ayuda.

¿Cómo ve el futuro de la misión?

Afganistán necesita ayuda. El gobierno afgano ahora mismo, por sí solo, ahora mismo lo tiene difícil. La misión está concebida sin un plazo determinado para su finalización. Está pensado que se reduzca la huella de la coalición en el momento en el que el gobierno y las autoridades afganas puedan hacerse con el control del país. Será en ese momento cuando se cumpla la misión de la OTAN y de la Coalición. Será un plazo largo… Tenemos la idea clara de que la situación aquí no se va a solucionar de manera inmediata.