JAIME CANTIZANO

"En la vida hay que mojarse el culo alguna vez"

Se hizo famoso con DEC (¿Dónde estás corazón?) y ahora, ya repuesto del 'susto' de la gala Objetivo Eurovisión, ha vuelto a TVE como presentador cada sábado de Jugando con las estrellas, programa que no le impide estar cada mañana con los oyentes de Cadena Dial con su 'Atrévete'

Jaime Cantizano.
Jaime Cantizano.

-Ahora que es padre, ¿cómo lleva lo de grabar con niños?

-A estas alturas no me asusto ya de nada. Para mí no es tan complicado porque vengo de la segunda temporada de Fenónemo Fan, que han emitido las autonómicas con éxito, y con mis seis meses de padre ya he pillado algo de práctica. 

-Pese a esa práctica, ¿qué le ha sorprendido más del formato de Jugando con las estrellas?

-Me ha sorprendido que los niños son realmente los que mandan en casa, y también mandan en el plató, porque conocen perfectamente cómo se mueve este mundo y no hay manera de pararlos. Soy de los que creo que hay que tener normas, ejemplos, y en ello estoy.

-¿A quién le gustaría llevar al programa?

-En el formato inglés, una vez que lo vieron los famosos empezaron a llamar para participar, y me da que aquí va a pasar exactamente lo mismo. De todas formas no hay que fijarse tanto en las caras conocidas como en los niños, porque estoy seguro de que muchos de ellos en el futuro van a ser estrellas

-¿A usted le daría miedo en un programa como el suyo que su hijo contara cosas suyas?

-Pues no, porque no somos de acero, somos gente normal que tenemos problemas para ocupar el baño porque el peque lo ocupa, yo ronco en el sofá... No me asustaría porque todo es muy natural, cosas que nos ocurren a todos.

-¿Se ha llegado a censurar algo que les haya pedido algún invitado que no emitan?

-No, no hemos tenido ningún tipo de problema y mire que en algún momento se ha contado, por ejemplo, que "mi papá, en el súper cogió...". Todo es muy natural y muy sano.

-¿Le ha cambiado mucho la vida ser padre?

-Desde luego. Hay un antes y un después. No duermo nada, pero esa es la parte más lógica, el sacrificio de millones de padres y madres, no soy nada diferente. Ser padre soltero es mucha responsabilidad, pero a mí me va la marcha y si tomé esta decisión es porque pienso que en la vida hay que mojarse el culo alguna vez, y yo me lo he querido mojar así, formando mi propia familia, y es la mejor decisión que he tomado. 

-¿Aunque tenga que sacrificar esa siesta que tanto le gustaba?

-Aunque no la haga hay una prioridad que es mi hijo. La agencia con la que trabajo sabe unas 'reglas' que he consensuado, que a las doce, doce y media estoy en mi casa, para dar el biberón y cambiar pañales, elegir la ropa. Hago lo que tiene que hacer cualquier padre o madre, aunque nadie te prepara para ser padre, y es una sorpresa permanente. De nada te sirven los libros que veas hasta que no estás en esa realidad, y se aprende minuto a minuto. 

-¿Qué ha aprendido de usted al ser padre?

-Que me está haciendo mejor persona, mejor hombre. La generosidad, los sentimientos, la manera diferente de acercarte al amor.

-Vamos, todo lo contrario que ocurrió en Objetivo Eurovisión que usted presentó...

-Eso es como si hubiéramos hecho el borrado del disco duro. Me ha pasado a mí y a todos los que allí estuvieron. Viendo las imágenes uno puede intuir más o menos cómo estaba yo. Eso era TV, sólo TV, y no había que llevarlo más allá. 

-¿Repetiría como presentador de Objetivo Eurovisión?

-Yo repetiría Jugando con las estrellas. Eurovisión lo he vivido con amigos, en terrazas, chiringuitos, pero ya estoy vacunado.

- ¿Y cómo va lo de la denuncia contra la supuesta acosadora que quería tener una relación con usted?

-Lo que se ha publicado. El caso está en manos de la Justicia, tiene que actuar y no voy a entrar en nada más. He presentado la denuncia y cualquier padre o madre hará lo máximo posible para proteger a su familia. Confío plenamente en la Justicia y se tendrá que tomar una decisión. Eso sí, me han sorprendido titulares en los que se entrecomillan declaraciones mías cuando no he hecho ninguna al respecto. Yo he guardado silencio porque son otros los que tienen que actuar.