JOSÉ MOTA

"Los políticos están encorsetados y les da miedo quitarse la camisa"

Después de rodar 'Abracadabra', película que está a punto de ser estrenada, este miércoles vuelve a TVE con El acabose, programa en el que va a mezclar el directo con la ficción

José Mota, en el plató de El acabose.
José Mota, en el plató de El acabose.

-¿Dónde le gustaría que le pillara a usted 'El acabose'?

-A quién no le gustaría por ejemplo estar viviendo en ese instante un momento de pasión absoluta, que ya que me voy de este mundo que me vaya como lo de las pipas Facundo, 'no te marches de este mundo, sin probar pipas Facundo'.

-¿Es usted muy apocalíptico, tan mal ve esta sociedad?

-Yo veo las dos cosas. La sociedad va hacia sitios que no me gustan nada y que va hacia otros que me gustan. No podemos decir que el mundo va sólo hacia la destrucción, es mentira. La gente nunca ha vivido más años, ni está mejor alimentada, por mucho que los productos cada vez sean peores porque se modifican genéticamente. Todo es según lo puntilloso que quieras ser. Puedes tener razón al ser extremadamente positivista o negativista. Si te vuelves un neurótico no sales de tu casa, y así no se puede vivir. El arte de vivir reside en convivir con lo imperfecto. No tiene sentido vivir secuestrado, no conviene rallarse, porque casi nada de lo que nos ocurre es para tanto. 

-¿Y con esa filosofía cómo van a ser los invitados que va a tener?

-Buscamos invitados que nos den juego, hay gente que está secuestrada por el puesto que ocupa, está encorsetada y los da miedo quitarse la camisa. Todo lo que sea humanizar la imagen de un político les acerca a la gente y eso lo han entendido antes en Estados Unidos, aunque ahora la política de aquí se está acercando a esto. La gente tiene ganas de jugar, de divertirse, queremos acercar la política al humor, que se relajen y dejen la profesión a un lado. 

-Va a entrevistar a muchos políticos, como Revilla, Monedero, Cifuentes... ¿Tienen sentido del humor los políticos?

-Yo creo que sí, pero también que hay mucho miedo a descomponer el personaje público que tienen. Aquí no queremos que nadie se sienta mínimamente incómodo, sino que se lo pase bien. Por eso a los que se lo hemos propuesto han dicho que sí, salvo que no pudieran por motivos de agenda. 

-Va a competir cada miércoles con Bertín Osborne, ¿se imagina hacer un crossover con él?

-Yo por mí encantado, porque Bertín me cae súper bien, es un tío con un éxito absolutamente merecido. Ha aportado cosas nuevas en el tema de las entrevistas. Su naturalidad no es forzada y la gente ha comprado su programa por él, porque es muy natural y sencillo. 

-¿Cómo es usted como entrevistador?

-Como yo soy, quiero hacer que el entrevistado se sienta cómodo y ser yo, pero sin pretender nada. Lo bonito reside en lo pequeño, en la no pretensión, yo no tengo ninguna. El disparadero de todo esto fue el fin de año, el por qué no podía llevar eso a un programa. 

-¿Va a ver el espectador otra cara de José Mota con El acabose?

-Por lo menos otra propuesta. A mí me pone mucho tener junto a mí a Bustamante y que de repente entre Bartolo. Esa mezcla del rabioso directo con lo ficcionado me ponía muchísimo. 

-¿Se ha quejado alguien por sus imitaciones?

-Que yo sepa no, que no sepa, sí. Tampoco me caracterizo por ser un tío sangrante en las parodias que hago.

-¿Hay alguien a quien no se pueda imitar?

-En cuanto a TVE, no, porque nunca me han impedido imitar a nadie, he imitado hasta al Rey y a su padre, y en cuanto a los registros de voz siempre habrá alguno que tú no hagas porque tú tienes un timbre ni similar, pero trataría de hacer una astracanada. A mí no me preocupa tanto la calidad de la imitación como el contenido de lo que hago. Que se parece, bien, pero no me quita la vida porque me parece más interesante el mensaje, es un trabajo más en profundidad y elaborado. 

-¿Sería usted capaz de vivir un día sin móvil?

-Estamos pillados. El otro día me quedé sin móvil hora y media y pasé un momento angustioso grande, tenemos una dependencia absoluta. El consumo de información es la máxima droga, por eso la importancia de lo de la nube. 

-Ya que va a jugar con el tiempo en El acabose, ¿si pudiera viajar en el tiempo a qué época le gustaría ir?

-Me gustaría conocer a Jesucristo, sin duda ninguna. No sé si estaría preparado psicológicamente para ir al espacio. Todos los que han ido allí tuvieron que tener una preparación increíble. El aburrimiento trae muchas cosas como lo de ir a Marte, pero cuando llevases un mes allí pensarías en esa tapita y esa cervecita, y te querrías volver. 

-Ha comentado usted que le dan hasta las tres de la mañana en el plató, ¿cómo se gestiona eso con ser padre de tres hijos?

-Mal. Hay días en que prácticamente no les veo. Yo me levanto y voy y cuando llego están durmiendo. Cada sábado por la mañana les hacía un show de cinco minutos, les hacía chorradas mientras estaban en la cama. 

-¿Ha pensado hacer un programa para niños?

-Sí me gustaría. Me gusta mucho Jugando con las estrellas, y me llamaron pero me da cierto pudor llevar a un hijo mío porque me gusta que permanezcan al margen. Pero no lo sé, porque porque vayan una vez...

-¿Participaría en un reality?

-Master Celebrity mola mucho, pero me gusta mucho cocinar pero me falta conocimiento, no sé lo suficiente. Tu cara me suena es otro programa bien bonito, pero no podría ir porque estoy con mis proyectos. 

-¿Qué balance hace de 'El hombre de tu vida'?

-Pues que si no triunfó fue porque teníamos que haber modernizado la idea, era demasiado dulce para los tiempos que corren, tendríamos que haber hecho unos guiones más agresivos. Ya una agencia matrimonial no se entiende sin aplicaciones y eso se tendría que haber modernizado. Pero mi paso por la serie ha sido un rodaje y un aprendizaje absoluto, creerme que es gimnasio interpretativo y no va a ser el último proyecto de este tipo.

-¿Es decir, que piensa volver a trabajar en ficción?

-Por supuesto, tengo muy claro que yo acabaré ahí. Acabo de rodar una película con Antonio de la Torre, Pablo Vergel y Maribel Verdú, 'Abracadabra', que se estrenará pronto y ha sido una experiencia preciosa. El cine a mí es lo que más me puede gustar en el mundo. 

-Lo que menos, ¿que le hayan relacionado con una estafa de prevaricación?

-Me da pena, no quise decir nada en su momento. Me da pena por gente que lo necesita y se pueda quedar sin ayudas. ¿Que si me arrepiento de haberlo hecho? Yo creo que uno en la vida tiene que hacer el bien, y si la gente que recibe tu bien no sabe gestionar ese bien que tú le das es problema de él, no tuyo.