IMANOL ARIAS

"Cuanto más compromiso adquiero, más ganas tengo de quedarme en España, y cumplir"

Mientras se resuelven sus problemas en Hacienda, el actor no sólo acaba de terminar el rodaje de 'Cuéntame cómo pasó' pensando ya en la próxima temporada sino que se ha convertido en el gran fichaje de 'Velvet Colection' y el próximo 26 de abril comenzará a rodar una superproducción en Marruecos

Imanol Arias.
Imanol Arias.
"Cuanto más compromiso adquiero, más ganas tengo de quedarme en España, y cumplir"

-¿Es usted la gran estrella de esta nueva versión de 'Velvet'?

-No. Digamos que soy el elefante, por edad, experiencia en TV... En realidad es algo muy generoso, porque los que han hecho más de cuatro millones de audiencia son el resto, y me he encontrado con un reparto con una inteligencia y un cariño especial y me siento como una vaca invitada.

-Y encima va a tener como mujer a Adriana Ozores, con la que pudo compartir 'Cuéntame cómo pasó'...

-Efectivamente, era la persona elegida para el papel de Ana Duato, pero no pudo hacerlo. Esta es una historia de volver otra vez a empezarla.

-¿Por qué ha apostado por otra serie?

-Hay una relación con la compañía y a lo largo de estos años 'Cuéntame' ha tenido una difusión brutal en América Latina y he ido viendo cómo 'Velvet' ha ido ocupando también un lugar preponderante. Es una serie que he seguido y me interesaba mucho el acercarme a modelos estéticos en TV que no sean sólo tramas sentimentales.

-¿Había recibido más ofertas de TV en estos últimos años?

-Ha habido de teatro, tuve que suspender una gira mundial para hacer 'El Inquisidor', alguna película, pero de series no. 'Cuéntame' tenía ya algo de 'Boyhood', de vital, de ir envejeciendo con ella, que los hijos fueran creciendo, y no noto un ambiente cerrado sino la posibilidad de ejercer en los años que me tocan el papel que me corresponde. Empecé en la TV sin querer, hice las primeras rodadas en cine, en los 80, ya no volví hasta los 90 y en el 2000 también he estado. Ahora hay un nuevo ciclo con los nuevos formatos y plataformas. Algunas generaciones han sufrido muchas pérdidas y algunos nos hemos quedado con un camino para poder hacer que dependerá de nuestro ánimo. 

-¿Tenía algún tipo de exclusividad con Ganga?

-No. Los primeros años había un compromiso, hacíamos 19 capítulos al año de 70 minutos y estábamos unos nueve meses, y lo que hacía era descansar tres. Era un impedimento físico, pero hace años dije que el día que los jóvenes tomaran el relevo en 'Cuéntame', la serie tendrá una potencia jamás imaginada, y ahora ha pegado un cambio para bien ultrageneracional y sitúa a la serie en una novedad, es un modelo de vida. Al espectador no hay que exigirle tanta fidelidad y hay que darle lo mejor, y eso es no abundar siempre en lo mismo. 

-¿La alegría por fichar por 'Velvet' compensa los últimos sufrimientos personales?

-Ha sido el año en el que uno tiene que responsabilizarse de todo lo que no ha hecho. La vida te da posibilidades de salir adelante y para mí es un año vital porque, según dicen las ciencias antiguas, un hombre con 60 años tiene la última oportunidad para renacer, sino sigue siendo el mismo hasta que se muere. Yo he tenido la suerte de que la vida me ha dado muchas dificultades para renacer. 

-¿Qué es lo que más le ha dolido?

-Ninguna cosa. No tengo ningún rencor, ni nada, en todo caso la percepción de que ha habido una parte de mi vida de la que no me he ocupado como tenía que ocuparme. Tengo una responsabilidad y, afortunadamente, la vida me permite hacerme cargo de ella.

-Hace años usted pensaba en irse fuera para no cansar a la gente...

-Confiaba muy poco en mi. Sigo viajando, porque me voy pronto a La Habana para presentar una versión especial de 'Despido improcedente', y el próximo día 26 voy a Marruecos para hacer una película con Max von Sydow, Giancarlo Giannini, Marisa Paredes y Rodolfo Sancho, y sigo trabajando en proyectos en América Latina, pero no me voy a ir de España. Es más, cuanto más compromiso adquiero, más ganas tengo de quedarme y de cumplir. Se aprende en la vida. Un día me dijo alguien que todo este proceso dependería de la cantidad de amargura que fuese capaz de gestionar, y en un proceso como el nuestro, al que es ratón y al que es elefante se le araña igual, te destrozan igual. Es una cuestión de ponerte bien contigo mismo, asumir y vivir, y entonces creces muchísimo. Te quedas más solo, pero el camino hay que hacerle en silencio y solo. 

-¿Pero en qué situación está ahora mismo su caso?

-No puedo decir nada. Yo tengo dos frases y ya le he dicho una, que no sabía pero que asumo mi responsabilidad, y la segunda que cuando sea todo estará solucionado, y va todo muy bien. 

-¿Cómo valora esos 60 años, tanto a nivel personal como profesional?

-Yo debe ser que no valgo para muchas cosas que no sea mi faceta de actor, y ésta consigue colmarme. Yo empecé con siete años, fui casi profesional con 17, cuando gané un premio nacional, y a partir de ahí mi vida ha sido una suerte de poder elaborar un oficio, para el que tengo condiciones. Vengo de una familia muy humilde y todo el viaje por el mundo que he hecho me hace sentir que he hecho un recorrido. Es también un homenaje a mis padres, a mi lengua y al país que me ha acogido siempre y en el que siempre estaré. Algunos estamos muy solos, te vas quedando en unas generaciones en las que parece que es el peor momento para trabajar y sin embargo al final puede ser uno de los grandes momentos para trabajar y tener una vejez tranquila. En el mundo del actor siempre hay una obsesión, qué pasará cuando no tengas toda la memoria, y cuando ves que al menos vas a hacer como tu vecino de al lado, que vas a llegar a final de mes, es una alegría tremenda. A esta edad sólo necesitas eso.

-¿Temió en algún momento por la vida de 'Cuéntame'?

-Es tan privado eso. No puedo explicar por qué, pero no, porque por otro lado nos estaban ofreciendo seguir. Se dio una circunstancia peculiar, que había gente que quería la serie y que había que aclarar un asunto que no tenía nada que ver con su continuidad. Miedo nunca tuvimos. No hay que reprochar nada a nadie, pero cada uno juega sus bazas y hay que saber entenderlo porque sino te pones enfermo. Creo que todo el mundo hizo lo que creía que tenía que hacer. 

-Para quien sí ha llegado el final de esa serie ha sido para Juan Echanove. ¿Cómo lo ha vivido usted?

-Igual que él. Al ser hermano y amigo lo sufres tanto como él. Son dos cosas, una la marcha y otra la sensación que uno tiene de las formas, y no puedo estar en desacuerdo con él. Juan ha sido muy importante en esa serie. 

-¿Lo más difícil de 'Velvet Colection' va ser hacer ver a los telespectadores que ya no es ahí Antonio Alcántara?

-Si le digo la verdad no va a ser difícil. Si se han tragado que era Anacleto... Eso sí es el colmo, y después de eso... Los flacos tenemos una desventaja, que tenemos que mostrar mucha energía, para que se nos vea. 

-¿Está quitando opciones la TV al cine?

-La TV es mi futuro y el de la interpretación, pero creo que la producción se va a incentivar porque necesitan mucho contenido. Y todavía no han desembarcado las grandes del todo, y aparecerá Apple TV. 

-El que pronto desembarcará también será su hijo Jon...

-Jon estudió para ser actor en el extranjero, la música se le cruzó en su vida y hasta que no paró con ella no echó una ojeada a lo otro. Lo suyo va a ser una sorpresa, principalmente para él. Lleva un año haciendo pruebas para Hollywood y creo que se nos va a ir y para mí es un orgullo. Si yo hubiera tenido a mi padre me lo hubiera llevado conmigo y ahora espero que si alguna vez se va para allí me contrate para estar con él, y entonces sí que lo dejo todo para ayudarle. Jon es un gran tipo.