DANIEL CALPARSORO

"El cine español está completamente abandonado por los políticos"

Después de triunfar en el cine con 'Cien años de perdón', el director no ha tenido la misma suerte con la segunda temporada de 'Víctor Ros', y espera desquitarse con 'Apaches', la serie que hizo para Antena 3 y que espera vea la luz el año que viene, en el que tiene previsto rodar dos películas

Daniel Calparsoro.
Daniel Calparsoro.

-Su 'Víctor Ros', sin cromas y con tanto exterior poco se parece al de la primera temporada...

-Cuando me lo dijeron me propusieron hacer una evolución, una transformación, llevar el proyecto a un sitio más contemporáneo, que la acción y los emplazamientos de cámara fueran más cercanos al realismo. Hemos buscado un poco modernizarlo un poco. En la primera temporada se veía desde fuera, aunque estuviera bien, y he intentado meter al espectador dentro para que pueda vivirla desde dentro. Ha sido una experiencia muy positiva. 

-Y poco fiel al libro...

-He sido fiel al guión que me han dado. No se trataba de ser fiel al libro sino de hacer una evolución. 

-¿Fue fácil rodar en Madrid?

-No es fácil por los permisos que necesitas y las complejidades técnicas. Además, cuando estás haciendo época tienes que ocultar muchas cosas. La mayor dificultad sigue siendo pese a todo al poco tiempo que teníamos para hacerlo, porque esta era una serie de presupuesto medio, con lo cual había que tirar mucho de ingenio, pero estoy satisfecho con el resultado. Por eso, por ejemplo, hicimos dos secuencias en el mismo día, en calles distintas, donde había que hacer un traslado y todo. 

-En el primer capítulo el espectador de cine podría creer que estaba viendo 'Cien años de perdón'...

-Yo también lo creía, pero no, son cosas completamente distintas, pero ya me hubiera gustado que hubiese tenido el mismo éxito.

-¿Satisfecho entonces con el resultado de la película?

-Sí, estoy muy contento porque vamos a acabar el año como número dos de taquilla, detrás de 'Un monstruo viene a verme', que es otra película fantástica pero con otro nivel de producción, de estudio básicamente. 

-¿Y después de triunfar en el cine realmente a un director como usted le preocupan realmente las audiencias de TV?

-Nada es superfluo, siempre te tomas todo con la mejor intención y yo me considero un profesional y cada vez que hago algo pongo toda la carne en el asador, aunque te pueda salir mejor o peor. No considero la TV un producto menor.

-¿Hay que hacer TV para poder hacer cine?

-Creo que son dos mundos que se nutren el uno del otro, son dos lenguajes distintos pero que al final tienen el mismo lenguaje audiovisual de cara al público. Está muy bien probar ambos. 

-¿Se hace hoy en día mejor TV que cine?

-No lo creo. Se hace TV buena y TV mala, y se hace cine bueno y cine malo, como siempre. Hay algunas series que son mejores que algunas películas, y viceversa.

-¿Y para cuándo podremos ver esos 'Apaches' que hizo para Antena 3?

-Pues no lo sé. Creo que Antena 3 no ha encontrado el mejor momento para sacarla y no es la primera vez que lo hace, pues también pasó con 'El tiempo entre costuras', y cuando vean que es el mejor momento la sacarán. En Vitoria enseñaron un montaje que gustó a unos mientras que otros decían que era lenta, pero esto es relativo, no te puedes fiar nunca de lo que dice la gente, en ningún sentido. 

-¿Le hubiera molestado competir contra usted mismo?

-No, porque esto no es una peli donde estoy implicado en todo, en las series soy sólo parte del engranaje, no es tan mío, no he estado en la génesis de la historia, son trabajos muy distintos, no los considero como propios. 

-¿Y aquellas tv-movies con las que empezó en TV?

-Esas sí las paría yo y eran mías, tanto las que iban bien como mal. Lo malo es que cuando se cambió la ley se dejaron de hacer miniseries, pese a que había un mercado floreciente buenísimo para la industria. Se cambió inexplicablemente en la etapa de Zapatero, con Sinde en Cultura, y no sé por qué no consideraron que fuera bueno incluirlas en el cupo de lo que tenían que hacer las tv con el cine. Daba muchísimo trabajo y eso lo único que ha conseguido es atomizar la producción, todo se ha vuelto mucho más selectivo. Fue un error porque hizo mucho daño. 

-¿Tanto depende el sector del cine de las decisiones políticas?

-Si las TV no tuvieran la obligación de producir cine no sé yo si lo producirían. Ahora hay películas que sí dan dinero, pero en general el apoyo que recibe el cine vía subvenciones o exenciones fiscales, por no hablar del IVA, es el más bajo de todos los países europeos, quitando Portugal y Grecia, y eso que España tiene una industria cinematográfica muy fuerte, pujante, que compite a nivel internacional, y estamos pese a todo dejados de lado. Negar esa realidad es taparse los ojos, y eso es malo porque este es un sector que más empleo joven genera, que puede dar mucho empleo de lo que está dando.

-¿Se sienten perseguidos?

-Estamos completamente abandonados por los políticos. Habrá que apretarse los machos y tratar de conectar con el público, cosa que hacemos, porque este año hay tres o cuatro pelis, aparte de la del monstruo, que han pasado del millón de espectadores. Ya hubo un grupo de personas hablando en Moncloa, se le pidieeron una serie de medidas, otorgó alguna, como pagar las subvenciones atrasadas, con lo que se evitó que cerraran algunas productoras, y otras las dejó en el aire y habrá que seguir insistiendo. De todas formas, el cine español es el enfermo eterno y como el refrán dice, "hombre enfermo, hombre eterno".

-¿Qué proyectos tiene para 2017?

-Ahora estoy desarrollando dos proyectos de largometraje y algo de TV y llevo todo el año trabajando en ellos, uno con Morena Films, y otro con Vaca Films, y espero que e próximo año sea muy movidito, porque espero, gracias al éxito de 'Cien años de perdón', poder rodar los dos.