CHENOA

"El buscarme novio es un clásico en el mundo del amor"

A partir de este viernes hace doblete en el mundo televisivo, al sumar a su colaboración en Zapeando el estreno en Antena 3 de Tu cara no me suena todavía, programa en el que volverá ejercer de jurado

Chenoa.
Chenoa.

-¿Le ha gustado tanto la experiencia de TCMS que repite ahora con Tu cara no me suena todavía?

-Bueno, sí, pero en este caso no vamos a repetir nada porque esto es absolutamente novedoso. No va a ser lo mismo porque son anónimos.

-¿Se siente cómoda juzgando?

-No valoro ni juzgo, aporto una crítica que pretendo que sea constructiva y nunca he sido del todo tajante ni brusca con la gente que actúa, me merece todo el respeto, y es un privilegio divertido donde puedes aprender. Lo que pretendo es dar el punto positivo de lo bien que lo han hecho y si se puede ayudar para que lo hagan mejor, pues ahí estoy. 

-¿Es más fácil o más difícil valorar a un famoso o a un anónimo?

-Más que ser famoso o anónimo es la energía que ellos me den. Si es una persona tolerante, curioso, con ganas de aprender es más ameno hacerlo, pero si ves a otro más cerrado, con una actitud como 'no se te ocurra decirme nada' esas guerras no son mías. Intento ayudar desde el buen rollo.

-¿Qué le parece que le imiten a usted?

-Me hace gracia todo. Ya he dejado claro en estas últimas épocas el sentido del humor que tengo.

-¿Va a echar de menos a Latre y Lolita?

-Mi Lolita de mi corazón y mi Latre bueno. No pasa nada, porque les veré en la próxima edición de Tu cara me suena o si no me voy a casa de Lolita a tomar un café y me río un rato. 

-Al menos se quita la etiqueta de 'la nueva'...

-Sí, menos mal, ahora entra Micki Nadal, aunque lo tengo de compañero en Zapeando y ahí soy la nueva yo. Lo importante es seguir aprendiendo, tanto él como yo. 

-¿Qué le está aportando esta etapa televisiva tan intensa que lleva?

-Este es mi año. Soy una privilegiada porque tengo quince años de carrera y ahora estoy teniendo muchísimo trabajo que creo que me lo he ganado. Me interesa aprender, curiosear, indagar, la tele me gusta, porque además he nacido en tele, y por otro lado estoy con todos los conciertos de Soy Humana. 

-¿Qué tal sus primeros días en Zapeando?

-Calle, calle, qué nervios. Estaba muy nerviosa. Buscar un límite es salir de una zona de confort que yo controlo, pero al final sino no nos atreveríamos a nada por temor a que te pongan verde. Quiero saber cosas que tengo que aprender. He aprendido a modificar el lenguaje, porque digo muchas palabrotas y ahora digo menos. Las digo menos porque sé que hay público pequeño mirando y no me gusta nada, porque soy educadora, pero con mis amigos y en mi casa no digo yo que no me quede a gusto. 

-Va a competir los viernes en audiencia con David Bisbal...

-Vamos a competir con el otro programa y nosotros ofrecemos como novedad que es un formato en directo, con un tipo de música e imitación que es otra cosa. Lo importante es que la terapia de la música no falte y que la gente se siga juntando para reírse y juzgar en casa, porque nosotros sólo juzgamos un 50%.

-¿Con tanta TV, se está planteando ya ser presentadora?

-Guau, eso son palabras mayores. Sí me gustaría, por qué no, porque hay que atreverse a hacer las cosas, y si se hacen mal, se vuelven a hacer, y aprender de la gente que tienes al lado. En Tu cara estoy con Mónica Naranjo al lado, y recuerdo que cuando salí de Operación Triunfo dije que mi cantante favorita era ella, y ahora la tengo sentada al lado. Tiene un criterio que a mí me gusta, cómo lo explica, lo desmenuza... Y de Lolita, lo mismo.

-¿También se ha planteado qué no haría?

-Imitar, por ejemplo. Ya estuve de Diana Ross, con Latre, y dije que ya me habían visto, pero no lo voy a hacer más porque soy consciente de que no me sale bien, así que ¿para qué voy a hacer algo que me sale mal? Con lo perfeccionista que soy necesito meses de aprendizaje. Hay algunos en el programa que dan vergüenza ajena

-Ha recordado O. T. ¿Supongo que en esta gente anónima de Tu cara no me suena todavía se verá reflejada un poco?

-Claro, porque a esta gente les ponen un foco y una cámara delante y hay dos tipos de reacción ante eso, que te suba la adrenalina y te guste o que te de miedo y te baje. Notas si esto es para ti y el ser tan atrevido es un factor de valentía. 

-En este programa al final es el público el que decide, todo lo contrario que en Operación Eurovisión...

-El criterio del público es la voz del público, pero no quiere decir que sea justo o injusto. Yo conozco gente muy buena que ha quedado cuarta y no pasa nada, es la vida. 

-¿Le da miedo que le busquen otro novio entre los concursantes que vengan?

-Eso es un clásico en el mundo del amor. Con tantas cosas como estoy haciendo ahora mismo, ¿usted cree que yo en este momento, después de un año de tranquilidad, tengo tiempo para eso? Estoy tranquila, y además cuando tengo pareja lo digo o me paseo con ella. 

-Vamos, que está abierta al amor...

-Estoy muy abierta al amor, por supuesto, como todas. Nunca he sido una tía que haya dicho que no quería nada en este tema. Yo soy una persona que no habla públicamente y no he ganado nunca dinero con esto, por lo que no me parece bien que vengan a mi casa. Me he ganado por derecho el que me dejen tranquila.