PROTECCIÓN CONTRA ROBOS

Los productos más sencillos para la seguridad del hogar y de pequeños negocios

La preocupación por la seguridad frente a robos es una inquietud constante que se ve incrementada por la situación  y la localización de la vivienda o local

Los productos más sencillos para la seguridad del hogar y de pequeños negocios.
Los productos más sencillos para la seguridad del hogar y de pequeños negocios.
Los productos más sencillos para la seguridad del hogar y de pequeños negocios

La actividad de un intruso puede ser impedida o frenada por un buen sistema de seguridad. La buena integración de productos de calidad hacia ese fin reduce el costo total del sistema que se quiera instalar. Las buenas cerraduras, las alarmas, cámaras de seguridad y mirillas están siempre incluidas entre los objetos que facilitan esta labor de vigilancia y defensa pasiva frente al delito.

Las alarmas junto con una buena cerradura para empezar

Las alarmas para casa ofrecen una gran variedad de modelos y tecnologías de las que se sirven para ser operativas.  Entre el abanico presente en el mercado hay un gran número para las cuales no es necesario ninguna instalación especial. Básicamente y sin herramientas ni necesidad de emplear ningún medio especializado se sitúan estas alarmas en las zonas sobre las que se quiera ejercer un control de acceso.

En esencia en cada alarma hay un sistema de detección de intrusos que puede ser de distintos tipos. También de una respuesta que suele consistir en una señal acústica disuasoria algo mayor de 105 decibelios lo suficiente para hacer notar la presencia extraña y no autorizada en el recinto que protege.

Las alarmas pueden estar más indicadas según la ausencia del hogar sea esporádica o continua Siempre ha de estar en proporción a los demás sistemas de seguridad y del importe económico que se desee preservar. La posición final de las alarmas se ajustan a cualquier entrada sea puerta o ventana y por los tamaños disponibles apenas modifican el aspecto exterior de los elementos mobiliarios sobre los que se fijan.

Normalmente las alarmas responden a una señal física producida por el desplazamiento de una parte de la propia alarma. La respuesta sonora debe además de alertar a posibles testigos ser lo suficientemente intensa para que el delincuente decida huir del lugar.

La seguridad del hogar deriva de la integración de medidas preventivas

El concepto de seguridad resume en pocas palabras un conjunto diverso de medidas materiales e inmateriales destinadas a impedir un acceso no autorizado. De producirse éste las alarmas están llamadas a desempeñar un papel obstaculizador en los planes de fuerza sobre las cosas que puedan tener los delincuentes sobre los que actúa.

La acción de una alarma antirrobo suele estar diseñada para un tipo de delincuencia específica que puede tener distintos grados de sofisticación. Los obstáculos que tenga que vencer quien tenga intenciones de cometer un delito van  a ser determinantes para conocer el desenlace.

Una alarma de seguridad en un chalet de urbanización con distancias importantes entre viviendas requiere de sistemas más sofisticados que las de un apartamento por ejemplo.

El grado de seguridad que se desea para un entorno es siempre una medida muy subjetiva. La tecnología está siendo una aliada fundamental para aumentar la seguridad en ciudades y barrios. El abaratamiento de las cámaras de seguridad permite ver en tiempo real lo que ocurre en un área restringida al acceso.

El sonido de la alarma es una señal inequívoca de que los delincuentes han sido descubiertos y ante eso la respuesta más natural es huir del lugar. Es la sencilla función, pero de inestimable eficacia, para preservar los bienes de la apropiación indebida. Con ellas en perfecto estado de uso todos salimos ganando.