CREACIÓN DE 21.321 PUESTOS DE TRABAJO EN 2015

Los préstamos de pequeño importe de MicroBank, claves para la generación de empleo

Los microcréditos de MicroBank han contribuido decisivamente a la creación de 21.321 puestos de trabajo en 2015. El 69% de los beneficiarios de microcréditos asegura que su negocio va bien o muy bien, y la mayoría prevé un crecimiento en los próximos meses, según un estudio realizado por ESADE

Los préstamos de pequeño importe de MicroBank , claves para la generación de empleo.
Los préstamos de pequeño importe de MicroBank , claves para la generación de empleo.
Los préstamos de pequeño importe de MicroBank, claves para la generación de empleo

La financiación concedida por MicroBank, el banco social participado íntegramente por CaixaBank, ha contribuido decisivamente a la creación de 21.321 puestos de trabajo en 2015, según un informe realizado por el Instituto de Innovación Social de la escuela de negocios ESADE por iniciativa de la entidad financiera. “Desde su fundación, en 2007, el apoyo de MicroBank a través de préstamos de pequeño importe ha sido una pieza clave para la generación de 155.000 empleos -ha destacado Antonio Vila, presidente de MicroBank- con una repercusión significativa en el bienestar de las familias y en el crecimiento económico”.

El Informe sobre el impacto de los microcréditos, realizado en base a una encuesta entre beneficiarios de préstamos de MicroBank por sexto año consecutivo, extrae como una de las principales conclusiones que este tipo de financiación ha facilitado la creación de empleo, tanto sea en procesos de constitución de nuevos negocios como de ampliación de los ya existentes. De hecho, un 93% de los emprendedores financiados sigue trabajando en su propio negocio y un 29% ha contratado algún trabajador desde la concesión del microcrédito.

El microcrédito, impulso de la actividad económica

Los microcréditos son uno de los principales instrumentos para facilitar el acceso al crédito, como se refleja en el hecho de que el 50% de los encuestados asegura que no podría haber abierto o ampliado su negocio sin contar con un microcrédito. Otro 27% cree que lo podría haber hecho, pero con muchas dificultades.

Además, los ingresos generados por una microempresa son la principal fuente retributiva para una persona en el 30% de los casos, mientras que lo es para dos personas en el 27% de las iniciativas empresariales. Estas cifras ponen de manifiesto la importancia crucial que tiene el éxito de los negocios no sólo para el emprendedor sino también para su entorno más inmediato.

En el 30% de los casos, la contribución de los ingresos del emprendedor al presupuesto familiar es superior al 75%, mientras que en otro 29% representa entre el 50% y el 75%. Sólo en el 14% de las iniciativas esta contribución supone menos del 25% del presupuesto familiar.

Las razones para la apertura del negocio merecen un capítulo aparte. El emprendimiento por necesidad (es decir, aquellas personas que quieren abrir su propio negocio porque no tienen una mejor opción en el mercado laboral) representa un 20% de los beneficiarios de un préstamo de MicroBank destinado a montar una microempresa en 2015. Se trata de emprendedores que o bien no tenían un puesto de trabajo o temían perderlo. Los emprendedores que han afirmado emprender por haber visto una oportunidad clara de negocio representan un 24%, mientras que también es significativo el porcentaje de empresarios que emprenden para continuar con el negocio familiar o bien por vocación.

Optimismo respecto al futuro

Las personas que han pedido un préstamo se muestran optimistas respecto a su futuro. Un 70% cree que su negocio crecerá bastante o moderadamente en los próximos meses, mientras que un 26% asegura que se mantendrá estable. Sólo un 1% pronostica que las ventas caerán y que deberá cerrar. Basándose en el desarrollo actual de la empresa, un 57% afirma que funciona bien y un 12% considera que va muy bien. Además, un porcentaje mayoritario de los que han ampliado un negocio existente dicen que su negocio va mejor que el año anterior, y únicamente un 6% alerta de que va peor. 

Los emprendedores están convencidos de que abrir un negocio propio permite afrontar nuevos retos y desarrollar nuevas habilidades profesionales, aunque el 92% manifiesta ser consciente de que implica más dedicación y menos seguridad y estabilidad que un trabajo asalariado.