TIEMPO DE OPORTUNIDADES

Es momento de emprender

Es momento de agudizar el ingenio, de proveerse de los recursos necesarios para desarrollar una idea

Emprendedores.
Emprendedores.

Todo es cuestión de perspectiva. En tiempos de coyuntura socioeconómica, son muchas las personas que se lamentan después de haber visto reducido sus ingresos económicos e incluso su patrimonio. En cambio, otras sienten que están en el momento justo de emprender.

Es momento de agudizar el ingenio, de proveerse de los recursos necesarios para desarrollar una idea. No hablamos de dinero, al menos no en primera instancia. Hablamos de networking, de mentorización, de asesoría profesional que ayude a buscar la viabilidad de esa idea inicial, que es posible que requiera de algunas modificaciones para alcanzar el éxito.

Se trata de aprovechar ese torrente de conocimiento y sinergias que hay en el entorno, más cerca de lo que en muchas ocasiones somos capaces de ver, ya provenga de organismos oficiales, de asociaciones y organizaciones empresariales o de entidades privadas.

No es más que tener la firme convicción de que se puede salir adelante en una situación complicada, de querer hacerlo, de pensar en lo que se puede hacer, de buscar ayuda para poder desarrollarlo y de ponerse manos a la obra.

Desarrollar una idea

No son pocas las personas que deciden no emprender, aun teniendo buenas ideas, porque consideran que no tienen dinero ni acceso a una fuente de financiación que les ayude en el proceso inicial. Y, sin embargo, hay muchos pasos que dar antes de recurrir a esa fuente, que no es tan inaccesible como pensamos si antes se han dado de la manera correcta. Grandes proyectos han nacido en muchas ocasiones de lo que al principio no era más que una pequeña idea, o al menos eso parecía.

En primer lugar, es necesario identificar el proyecto, detallar la actividad que va a desarrollar, realizar una valoración inicial del mismo. Un análisis DAFO que ayude a visualizar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades puede ser de mucha ayuda, un documento sobre el que trabajar.

Habría que considerar también la idea, conocer las capacidades y carencias de la persona o equipo que va a desarrollarla y trabajar sobre ello, así como elaborar el correspondiente informe del entorno, teniendo en cuenta la perspectiva social, económica, tecnológica e institucional. Así pues, a modo de ejemplo y entre otras cosas, habría que tener en cuenta si la idea se adapta a la situación cultural de la población, la renta per cápita de ésta, la infraestructura que posee (no es lo mismo un pequeño pueblo de la sierra que una ciudad en cuestiones como conexión a Internet), la presencia o no de ayudas públicas a emprendedores...

Una vez se tenga claro, no se puede dejar de elaborar un buen plan de marketing, que ha de definir bien no solo lo que se vende, sino el público objetivo (el target) al que éste se dirige o cómo la empresa va a hacerle llegar el producto. Para que quede lo más completo posible, habrá que estudiar también la situación del mercado, la demanda que tiene y/o puede llegar a tener el producto o servicio, los potenciales clientes, la competencia… Ayudará a diseñar las estrategias necesarias, con las acciones y el presupuesto pertinente.

Será momento luego de elaborar un plan que coordine los procesos a través de un plan de operaciones que ayude en la producción, venta y gestión de existencia del producto o producto. Debe ir de la mano del plan de Recursos Humanos que ayude a organizar la compañía, a que cada uno tenga claro su papel, a comenzar a preparar un proceso de contratación si es necesario, lo que haría también necesaria la existencia de una política salarial.

El desarrollador o desarrolladores de la idea inicial deben estar en disposición de compartir conocimientos. Seguro que en su localidad o ciudad hay alguna oficina pública de desarrollo empresarial o alguna asociación de empresarios. Es posible que se organicen también jornadas que pueden ir desde aprender a manejar herramientas como las redes sociales, hasta sesiones de networking en el que miembros de empresas start-up o ya consolidadas comparten sus impresiones. Es una forma también de hacer contactos.

Es interesante también la opción que propone la Asesoría Online Emprendeon. Como asesoría online, precisamente, actúa como plataforma de apoyo a autónomos y PYMES, ayudando a evitar costes de desplazamiento y tiempo por tener que personarse físicamente en una oficina, lo que no siempre es garantía de respuesta a las preguntas que se tienen. Celeridad y eficacia es lo que busca un emprendedor.

Negocios online

Muchas de las nuevas ideas emprendedoras pasan en la actualidad por el amplio mundo del online. Las empresas de toda la vida que poseen tiendas físicas en las que vender productos y/o servicios operan a través de Internet y amplían su mercado gracias al e-commerce. Otras, directamente, solo operan en digital.

En esta era digital, no se trata tanto de “pegar” con un spot original o una música pegadiza, que consiga que la gente no pueda sacarse el producto de la cabeza. Se trata de que los buscadores posicionen muy arriba, que aparezca como primera opción “Floristería Juani”, cuando alguien busca “floristerías Madrid”. Para conseguirlo, se pone en marcha el famoso “Search Engine Optimization” o SEO.

Ponerse en contacto con un experto en la materia da buenos resultados, de lo que dan buena cuenta casos de éxito en el posicionamiento web en Google, el principal buscador. Desde la página Expertoseo.com llegan con las consignas “Consultoría SEO de España. Posicionando en Google numerosas empresas. ¿Nos gustan los retos?”, y traen bajo el brazo los mejores casos de éxito en el posicionamiento web en Google.

Esto de negocios online suena todavía algo desconocido, sí. Sobre todo para quienes no son los llamados nativos digitales, personas de cierta edad que recelan de todo lo que la tecnología trae. Deben aprender a hacerse con las muchas herramientas que hay a su disposición.

Interesante es contar con un buen validador de cuenta bancaria, que ayude a validar CCC. Evitará errores de transcripción, una de los principales temores de los no muy duchos en el online. El validador de cuentas bancarias es el mejor amigo del e-commerce.

Cómo conseguir financiación

Una vez se ha confirmado que la idea es viable para ser desarrollada con un correcto Plan de Empresas, es el momento de buscar financiación. Evidentemente y pese a que el crédito estos días no fluye como a muchos gustaría, no será tan difícil acceder a él si el emprendedor es capaz de convencer, de llevar (como se suele decir) “los deberes bien hechos”.

Hay un gran número de herramientas que ponen a disposición de quienes quieren poner en marcha su proyecto con créditos personales. Considerar los préstamos online amplía las posibilidades de acceder a uno, teniendo en cuenta que las “viejas” entidades financieras son ahora mucho más rígidas a la hora de concederlo, como hemos señalado. Y, sin embargo, los préstamos personales tienen una importancia fundamental a la hora de mover y regenerar la maltrecha economía de una comunidad.

No es tan difícil. Se trata de tener energía y voluntad, así como confiar en el proyecto y en las capacidades que se tienen para ponerlo en marcha. Partiendo de ese punto, lo demás debe ir como la seda.