Lunes 19.11.2018

¿Cuál es la mejor caja fuerte para mi negocio?

Estudiar el contenido que vamos a guardar en la caja de fuerte, saber la ubicación de la misma y apostar por sistemas de cierre de calidad son algunas de las premisas que nos van a ayudar a escoger la mejor opción

España es uno de los países de la Unión Europea (UE) con un mayor índice de robos y hurtos en comercios y oficinas. En concreto y según el último Barómetro Mundial del Hurto, elaborado por The Smart Cube, España se situó en la tercera posición por número de robos sufridos en negocios, alcanzando unas pérdidas superiores a los 2.487 millones de euros.

En cuanto a los negocios con mayor índice de robos destacan las las tiendas de ropa (1,86% sobre el total de ventas), las joyerías y relojerías (1,66%) y los establecimientos de bricolaje y jardinería (1,44%). Los negocios que menos pérdidas desconocidas sufren son las tiendas de deportes (el 1,09% de lo que venden) y las perfumerías (0,95%).

Debido a esta situación y para evitar el robo de documentación y productos de alto valor para cualquier negocio, España ha registrado un incremento en la compra de cajas fuertes con el objetivo de proteger documentación especialmente relevante para los negocios. Una subida que está motivada, además de por el aumento de los robos, por la mejora de las cajas fuertes fabricadas, unos dispositivos que cada año incorporan tecnología de alto valor añadido para hacer más difícil su apertura por parte de los ladrones.


Dentro del sector de las compañías de cajas de seguridad y cajas fuertes destaca el fabricante alemán Hartmann Tresore, una compañía que diseña y distribuye una completa gama de cajas fuertes y armarios blindados especialmente concebidos para la protección de documentos y bienes de valor. En la actualidad, esta empresa ofrece más de 5.000 productos que componen un stock que cumplen con las normas de seguridad exigidas por la Unión Europea.

Por ello, si alguna vez te has hecho la pregunta “¿Cuál es la caja fuerte más adecuada para mi negocio?” antes tienes que tener en cuenta una serie de aspectos claves para dar con el tipo de caja fuerte más adecuada. Tipologías que pueden ir desde las cajas fuertes de apertura de llave hasta los armarios ignífugos. Todo dependerá, como se ha dicho antes, de una serie de aspectos claves que te vamos a relatar a continuación para que no te equivoques con tu elección.

Aspectos claves a tener en cuenta

Todos los comercios y negocios no necesitan la misma caja de seguridad. En este sentido, hay negocios que tienen que cumplir unas normativas de seguridad más exigentes que el resto. Esto se produce, por ejemplo, en las joyerías y relojerías, locales donde será necesaria la instalación de una caja fuerte o cámara acorazada para la custodia de efectivo y de objetos preciosos. 

Las cajas fuertes de este tipo de negocios deben tener un sistema de apertura automática retardada, activado durante la jornada laboral, así como de un dispositivo mecánico o electrónico que permita el bloqueo de la puerta, desde la hora de cierre hasta primera hora del día siguiente hábil. La orden INT/317/2011 del Ministerio del Interior indica que cuando la caja fuerte tenga un peso inferior a 2.000 kg., deberá estar anclada, de manera fija, en una estructura de hormigón armado, al suelo o al muro conforme a la NORMAUNE 108136.

Así, además del tipo de negocio, habrá que tener en cuenta:

  • Contenido. En este punto deberemos valorar si los objetos que vamos a introducir tienen poco valor, si metemos dinero en efectivo, armas, documentos legales,... Según el tipo de contenido también sabremos el tamaño que debe tener nuestra caja fuerte, algo que va a condicionar nuestra elección. Así que el primer paso es tener claro qué tipo de elementos vamos a proteger e nuestra oficina. 
  • ¿Dónde la vas a colocar? ¿Quieres esconderla en la pared o en un armario? O simplemente la vas a tener al vista. En función de su ubicación deberás decidir cuál es la caja que mejor se adecua para el espacio disponible. Así, existe una amplia variedad como cajas empotradas, cajas de superficie,...
  • ¿De qué nos vamos a proteger? Analizar cuáles son los riesgos más importantes que tenemos también es relevante a la hora de escoger la mejor opción. No es lo mismo una caja fuerte dirigida especialmente para protegernos de posibles robos, que las cajas especialmente preparadas para soportar el fuego. En estos casos, los armarios ignífugos de una compañía como Hartmann son la mejor opción.

 

¿Cuándo es recomendable hacerse con un armario ignífugo?

Las cajas ignífugas son aquellas que protegen nuestros contenidos de posibles incendios. Dependiendo de los objetos que guardemos existen diferentes tipos de cajas que pueden aguantar diferentes temperaturas. En este caso, Hartmann Tresore ofrece unos tipos de armarios tanto para uso personal con capacidad para unos 100 litros mientras como para oficinas o negocios con capacidad de hasta 900 litros. No obstante, también fabrica diseños a medida.

Gracias a la tecnología utilizada por Hartmann Tresore, sus armarios ignífugos de almacenamiento de documentos en papel están pensados para mantener una temperatura baja en su interior y pueden aguantar lo suficiente hasta que los bomberos resuelven el fuego.