TRUCOS Y HERRAMIENTAS

Cómo conseguir bienestar en el hogar sin que aumente el estrés

La limpieza forma parte de uno de los factores clave para consiguir alcanzar el bienestar en el hogar, en ese refugio particular que tiene cada uno y donde se han de recargar pilas día tras día.

Cómo conseguir bienestar en el hogar sin que aumente el estrés.
Cómo conseguir bienestar en el hogar sin que aumente el estrés.
Cómo conseguir bienestar en el hogar sin que aumente el estrés

El ritmo de vida actual nos exige demasiado. Hay que ser eficientes en el trabajo, tener tiempo para la familia, dedicar algo a hacer ejercicio físico y a comer bien. Y, al final del día, nos espera una desagradecida casa que siempre parece sucia y desordenada.

Ante tal situación, es fácil que aparezcan los síntomas propios del estrés. No hablamos de un trastorno obsesivo compulsivo que deberá ser tratado por otras vías, sino de la autoexigencia y del deseo de dar la mejor imagen de nosotros mismos en algo tan íntimo y personal como el hogar.

Lo cierto es que la limpieza forma parte de esos factores clave que consiguen alcanzar el bienestar en el hogar, en ese refugio particular que tiene cada uno y donde se han de recargar pilas día tras día. Pero con organización, con algunos trucos y con las herramientas necesarias para hacer la tarea altamente efectiva, se puede conseguir un gran resultado sin esfuerzo.

La limpieza, factor clave

Por suerte, la última tecnología no solo se ha aplicado a esos dispositivos móviles que tienen el don de hacernos perder el tiempo irremediablemente. También se ha hecho lo propio con artículos que, precisamente, nos dejan emplear horas enteras en otra cosa.

Hace ya muchos años que las vaporetas supusieron toda una revolución. Por entonces no era posible encontrarlas en los portales online, con sus nada desdeñables ofertas, y la única opción era escuchar al comercial de turno que se presentaba en casa y al que se miraba con la misma suspicacia que ahora. Pero este electrodoméstico pensado para limpiar todo tipo de superficies con un sistema de vapor a presión, es y sigue siendo una posibilidad.

Más recientemente han llegado al mercado los famosos robots, aparatos inteligentes que se pueden programar y tiene autonomía para limpiar la casa de forma silenciosa sin que haya prestarle atención. Y es que, según el modelo, detectan la acumulación de residuos en el suelo y sortean obstáculos como desniveles o escaleras.

Está claro que un aparato de estas características ayuda, aunque no sirve de nada si se queda acumulando polvo en un rincón en vez de quitarlo. También serviría plantearse, si la economía lo permite, contratar un servicio de limpieza semanal.

Pero si no, lo más económico es armarse con los productos de limpieza tradicionales y proceder. Estos deberían ser, eso sí, eficaces: no todos funcionan igual y es una cuestión que no tiene por qué ir en relación al precio. Entre los que se pueden probar, Marubehogar, productos de limpieza, vende a través de Internet y garantiza un envío en 24 horas y gratis.

Correcta organización

Para quienes escojan el estilo tradicional, la organización debe ser fundamental. Es mejor ocuparse a las tareas unos minutos al día en vez de dejar que todo se acumule, como la lavadora o la plancha. Fijar un día de la limpieza da a pie a que aparezca la pereza cuando éste llegue, viendo todo lo que hay por hacer. Por otra parte, si se mantiene la casa ordenada parecerá más limpia, además de que después será más fácil proceder a su limpiado.

Ni que decir tiene que todos los inquilinos deben esforzarse por colaborar. Mucha gente lo ven como una terapia, pero a la mayoría le da la misma pereza, ¿por qué implicarse unos sí u otros no cuando a todos les gusta ver la casa limpia pero les da la misma pereza limpiar? Con los más jóvenes pasa igual: si no cumplen, no hay juego o salidas. Es una forma de enseñarles disciplina y responsabilidades, además de trabajo en equipo.

Más factores que influyen en el bienestar

No es lo mismo un espacio sucio que uno limpio, pero la luz tiene mucho que ver con esa sensación de pulcritud, sobre todo la luz natural y la luz fría.

Hoy día, la iluminación LED es un acierto, por presentar una eficiencia que supone ahorro y porque tienen múltiples formatos regulables. Hablamos de una amplia gama de bombillas LED, pero también de tiras y de tubos, como se puede ver en ViveLed.

Pensemos, por ejemplo, en un espacio utilitario como es el baño. Si se ubica en la parte interior de un apartamento, a no ser que éste esté en la parte superior del edificio, es probable que no tenga ventanas. La luz cálida y tenue no es la mejor opción, pero bien ubicadas, unas tiras LED pueden crear el efecto de la luz natural entrando por una claraboya.

En ésta y otras estancias de la casa, si es posible, siempre se puede considerar la apertura de más vanos para ventanas. Las ventanas de aluminio o las ventanas de PVC (que se pueden ver en páginas como ventanasgorriti.com) son opciones baratas y duraderas.

La limpieza y la luz son factores importantes, pero también lo son la buena disposición de los espacios (muebles, alfombras, elementos decorativos) o cuidar la armonía de los colores, por los efectos que pueden tener en la psicología.