GRAN PLATAFORMA

Buscar trabajo en Internet: por dónde empezar

La situación de desempleo que lleva afectando durante unos años a nuestro país ha hecho que encontrar trabajo sea una de las tareas más complicadas a la que se enfrentan muchas personas, siendo más o menos compleja dependiendo del sector de trabajo que se trate en concreto

Búsqueda Internet. | Imagen de Archivo
Búsqueda Internet. | Imagen de Archivo
Buscar trabajo en Internet: por dónde empezar

 A día de hoy, conseguir un buen puesto de trabajo sigue siendo una quimera para aquellas personas desempleadas que buscan cualquier oportunidad laboral que les haga entrar de nuevo al mercado de trabajo.

Afortunadamente, hoy en día se dispone de un método del que nada se sabía hace unos años y que ha cambiado por completo el paradigma a la hora de encontrar nuevas ofertas para desarrollar la actividad laboral. Se trata, por supuesto, de Internet. Esta gran plataforma hace no tanto que está presente de forma masiva en la sociedad, pero su popularización ha llevado a que sea posible acceder a todo tipo de información a través de un ordenador o dispositivo móvil con acceso a la red de redes.

Las plataformas para buscar trabajo han existido desde que Internet comenzó a dar sus primeros pasos, pero se han incrementado con el paso de los años y muy especialmente desde que la crisis económica se comenzó a hacer efectiva. En la actualidad, miles de ofertas son publicadas a diario en estas páginas web buscando al candidato perfecto para cubrir el puesto.

Los conocidos portales de empleo

Una de las vías más conocidas para buscar trabajo es a través de los muchos portales de empleo que existen en la actualidad. Estos funcionan como una gran bolsa de trabajo organizada por categorías y tipos de empleo que permitirán seleccionar aquellos que más se adecuen a las necesidades de cada uno de manera rápida y sencilla. Las hay más y menos conocidas, pero la dinámica que subyace en todas ellas es la misma: recabar solicitudes de empleo para una oferta específica y que la empresa empleadora decida entre los que más le gusten.

El demandante de empleo tiene así a su disposición cientos de oportunidades que se ajustarán en cierta medida al perfil que está buscando, pudiendo aplicar para cuantos puestos considere conveniente. El principal punto a considerar en estos portales de empleo es que los más famosos son usados por empresas de especial relevancia, pero también por un mayor número de usuarios que harán que el proceso de buscar trabajo (y encontrarlo) se incremente debido a la gran demanda.

Aun así, la variedad de páginas y de ofertas de trabajo hacen que sea el primer recurso a tener en cuenta cuando se hace uso de Internet para encontrar un nuevo trabajo. La clave está en no desanimarse nunca y seguir buscando y enviando solicitudes, aunque el perfil que se tenga pueda no cuadrar del todo con lo que busca una empresa en un principio. Nunca se sabe.

Hay otras vías alternativas

Todos los medios con los que se pueda contar a la hora de buscar trabajo son pocos, por eso conviene tener conocimiento del mayor número de posibilidades que existen para hacer que la búsqueda de empleo sea lo más corta posible. Y es que en Internet no existen únicamente las plataformas de empleo como herramientas para encontrar trabajo, sino que hay otras vías disponibles para aquellos que realmente quieren explotar todas las posibilidades.

Una de ellas es la referida al uso de las redes sociales como herramienta de búsqueda potencial de empleo. Cada día son más las compañías que publican solo en sus cuentas de Twitter o Facebook las ofertas de trabajo disponibles, pues la interacción con los usuarios suele ser mucho más rápida que haciendo uso de una plataforma de empleo. Mediante cuentas especializadas, palabras clave o hashtags se pueden acceder cada día a cientos de ofertas a través de este tipo de plataformas que de forma ordinaria son utilizadas con fines informativos o de entretenimiento.

La ventaja que suponen estas frente a las plataformas de empleo no es únicamente el acceder antes a la oferta, sino que se puede establecer contacto de forma más fácil con la empresa o encargados de llevar esa oferta de empleo en particular. Las direcciones de correo o los mensajes directos, por ejemplo, son buenas vías de comunicación para mostrar un primer interés en solicitar un puesto vacante.